Por qué en muchos países las cifras oficiales de fallecidos no incluyen el verdadero número de víctimas por COVID-19

Cálculos demorados, ausencia de registro de quienes no fueron testeados antes de morir y muertes por el agravamiento de otras enfermedades son algunas de las causas del déficit de datos

En muchos países excluyen a las víctimas que no dieron positivo por coronavirus antes de morir (EFE/Fernando Bizerra Jr/Archivo)
En muchos países excluyen a las víctimas que no dieron positivo por coronavirus antes de morir (EFE/Fernando Bizerra Jr/Archivo)

A medida que la pandemia de COVID-19 se extendió en por el mundo, las personas normalizaron la existencia de los anuncios diarios de las muertes ocurridas por esa enfermedad, que se publican oficialmente cada día.

El cálculo que se realiza de los decesos podría elevarse aún más a causa de la concurrencia de un cúmulo de razones.

Por un lado, las estadísticas oficiales en muchos países excluyen a las víctimas que no dieron positivo por coronavirus antes de morir, lo que puede ser una mayoría sustancial en lugares con poca capacidad de prueba.

En segunda instancia, ya se han producido retrasos en los hospitales y los registros civiles, entidades que no necesariamente procesan las constancias de defunción en el momento en que se producen, demorando incluso semanas, lo que genera retrasos en los datos o desajuste en la medición de contagios y riesgos consecuentes.

Por último la pandemia ha obstaculizado el tratamiento de otras dolencias crónicas, de emergencia o de tratamientos en curso, ya que se ha aconsejado a las personas a no concurrir a los centros de atención o bien, muchas de las personas no se han sentido cómodas ante la telemedicina, lo que puede haber provocado indirectamente un aumento en las muertes por enfermedades distintas al COVID-19.

Una forma de explicar estos problemas metodológicos es utilizar la medida demográfica “exceso de muertes” (REUTERS/Bruno Kelly)
Una forma de explicar estos problemas metodológicos es utilizar la medida demográfica “exceso de muertes” (REUTERS/Bruno Kelly)

Una forma de explicar estos problemas metodológicos es utilizar la medida demográfica “exceso de muertes”: tomar el número de personas que mueren por cualquier causa en una región y período determinados, y luego compararlo con una línea de base histórica de los últimos años.

Muchos países occidentales, y algunas naciones y regiones de otros lugares, publican regularmente datos sobre la mortalidad por todas las causas. En la mayoría de los lugares, el número de muertes en exceso (en comparación con la línea de base) es mayor que el número de muertes por COVID-19 registradas oficialmente por el gobierno.

El semanario británico The Economist ha desarrollado una tabla que incluye los datos completos de cada país, así como un código subyacente, la Base de datos de mortalidad humana, una colaboración entre UC Berkeley y el Instituto Max Planck en Alemania, y el Conjunto de datos de mortalidad mundial, creado por Ariel Karlinsky y Dmitry Kobak.

Gran parte de América Latina experimentó una primera ola devastadora de abril a julio de 2020, según muestran las cifras desarrolladas por el sistema. Bolivia y Ecuador se vieron particularmente afectados (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)
Gran parte de América Latina experimentó una primera ola devastadora de abril a julio de 2020, según muestran las cifras desarrolladas por el sistema. Bolivia y Ecuador se vieron particularmente afectados (EFE/ Juan Ignacio Roncoroni)

Utilizando datos de EuroMOMO, una red de epidemiólogos que recopilan informes semanales sobre muertes por todas las causas en 23 países europeos, se obtuvieron cifras muestran que, en comparación con una línea de base histórica de los cinco años anteriores, Europa ha sufrido algunas temporadas de gripe mortales desde 2016, pero que el número de muertos por COVID-19 ha sido mucho mayor. Aunque la mayoría de esas víctimas eran mayores de 65 años, el número de muertes entre los europeos de entre 45 y 64 años fue un 40% más alto de lo habitual a principios de abril de 2020.

Gran parte de América Latina experimentó una primera ola devastadora de abril a julio de 2020, según muestran las cifras desarrolladas por el sistema. Bolivia y Ecuador se vieron particularmente afectados. Una segunda ola surgió en la región a fines de 2020, ya que México, Perú y Brasil registraron picos más altos de exceso de mortalidad que en cualquier punto anterior durante la pandemia. El virus ha seguido circulando por todo el continente desde entonces, y Colombia y Paraguay sufrieron sus peores cifras de muertos en abril y mayo de 2021.

Cifras que sorprenden en virtud de las situaciones de cierre que aún se experimentan. Un monitor elaborado por el propio semanario The Economist que mide el tiempo que pasan las personas en su casa, en comercios, espacios públicos, oficinas, cines y otros sitios para compararlo con la situación previa a la irrupción de la pandemia de COVID-19 ubica a la Argentina en el puesto 45° de un total de cincuenta países relevados. Sólo Chile está por debajo en la región, mientras que Perú, Brasil y otros países seriamente golpeados por el virus están más cerca de volver a la normalidad.

Cálculos mundiales

El sudeste de Europa ha seguido un patrón similar. Noviembre y diciembre de 2020 fueron particularmente letales (REUTERS/Danish Siddiqui/File Photo)
El sudeste de Europa ha seguido un patrón similar. Noviembre y diciembre de 2020 fueron particularmente letales (REUTERS/Danish Siddiqui/File Photo)

Si bien el COVID-19 estaba devastando Nueva York en marzo de 2020, las ciudades de Europa occidental también estaban sufriendo brotes graves. Gran Bretaña, España, Italia, Bélgica y Portugal tienen algunas de las tasas nacionales de exceso de mortalidad más altas del mundo, después de ajustar por el tamaño de sus poblaciones. Estos países también sufrieron una segunda ola de muertes en el otoño e invierno de 2020. Algunos países de Europa occidental tardaron en vacunar a sus ciudadanos a principios de 2021. Pero en junio, las tasas de mortalidad habían vuelto a la normalidad en toda la región.

Los países del norte de Europa han experimentado en general tasas de mortalidad mucho más bajas durante la pandemia. Algunas naciones nórdicas casi no han experimentado un exceso de muertes. La excepción es Suecia, que impuso algunas de las medidas de distanciamiento social menos restrictivas del continente durante la primera ola.

En Europa central, en cambio, solo los Países Bajos y Suiza sufrieron un gran número de muertes en exceso a principios de 2020. Después de que se reanudaron los viajes internacionales, toda la región fue devastada en el otoño. Polonia, Hungría y la República Checa sufrieron picos adicionales de mortalidad en marzo y abril de 2021.

Fuera de Europa y América, pocos lugares publican datos sobre el exceso de muertes (REUTERS/Baz Ratner/File Photo)
Fuera de Europa y América, pocos lugares publican datos sobre el exceso de muertes (REUTERS/Baz Ratner/File Photo)

El sudeste de Europa ha seguido un patrón similar. Noviembre y diciembre de 2020 fueron particularmente letales, y Bulgaria registró las tasas semanales de exceso de mortalidad más altas de cualquier país en nuestro rastreador. Desde entonces, varios países han experimentado nuevos brotes mortales.

Entre las antiguas repúblicas de la Unión Soviética, solo Bielorrusia sufrió un exceso sustancial de mortalidad a principios de 2020, después de casi no introducir restricciones en la vida diaria. Una segunda ola a fines de 2020 afectó a toda la región. Por su parte, Rusia tiene ahora una de las brechas de exceso de mortalidad más grandes del mundo. Registró alrededor de 580.000 muertes más de las esperadas entre abril de 2020 y junio de 2021, en comparación con un número oficial de COVID-19 de solo 130.000.

Fuera de Europa y América, pocos lugares publican datos sobre el exceso de muertes. No existe tal información para grandes extensiones de África y Asia, donde algunos países solo emiten certificados de defunción para una pequeña fracción de personas.

SEGUIR LEYENDO: