Se extiende el uso del pase sanitario en Europa: entra en vigor en Italia y Francia lo exigirá hasta el 15 de noviembre

El controvertido sistema busca torcer la voluntad de los antivacunas. Los profesores y maestros italianos deberán estar inmunizados contra el COVID-19 para regresar a dar clases a las aulas

Bares, restaurantes, trenes, aviones. En Europa se extiende el uso del pasaporte sanitaria para la mayoría de las actividades cotidianas.
Bares, restaurantes, trenes, aviones. En Europa se extiende el uso del pasaporte sanitaria para la mayoría de las actividades cotidianas.

Sólo quedaban publicar los detalles legales de aplicación. Con los requisitos normativos cumplidos, Italia y Francia encabezan en Europa la obligación de un pase de salud para ingresar a lugares públicos y establecer, en determinados grupos de trabajadores, la obligatoriedad de la vacuna anti covid-19.

En Francia, en el Diario Oficial del viernes 6 de agosto, al día siguiente de su validación, en su mayor parte, por el Consejo Constitucional, la ley es aplicable “hasta el 15 de noviembre de 2021 inclusive”.

Este pase de salud ya está vigente desde el 21 de julio en ciertos lugares de ocio y cultura. Pero desde el lunes se extenderá a cafés, restaurantes, aviones, trenes, autobuses para viajes largos, ferias, seminarios y ferias comerciales.

Con el respaldo del órgano de control constitucional, además de las medidas, llegaron los avisos de movilizaciones en rechazo a las restricciones. El dispositivo es impugnado por los franceses anti-pass o anti-vacunación, que han lanzado nuevas convocatorias para manifestarse este fin de semana. El 31 de julio, más de 200.000 personas marcharon en varias ciudades de Francia, según el Ministerio del Interior.

La prórroga de este “permiso”, que tuvo algunas impugnaciones por el Consejo Constitucional, fue nuevamente objeto de un video publicado por el presidente Emmanuel Macron en las redes sociales. Publicado en Instagram este jueves, el jefe de Estado volvió a defender el uso del instrumento que prioriza a personas vacunadas.

El tribunal eligió responder a un comentario sobre la privación de libertades que resultaría, para algunos, de esta nueva medida: “El pase sanitario es una privación de mi libertad sin precedentes y es insoportable”.

Sin embargo, en una decisión esperada, los jueces validaron la implementación del pase en restaurantes y cafeterías pero también en geriátricos y hospitales, la medida más controvertida.

Para explicar este punto tan controvertido, el gobierno admite cierta flexibilidad. Así lo adelantó Olivier Véran, el ministro de Salud francés: “Nadie será privado de atención sin un pase. Queremos ponerlo en su lugar para asegurarnos de que en un hospital cuando haya enfermos o vulnerables personas, el virus no se introducirá”.

Por otro lado, los magistrados eliminaron de la ley el aislamiento obligatorio de las personas con coronavirus, considerado desproporcionado, así como la rescisión anticipada de un contrato de trabajo a duración determinada o trabajadores con contratos indefinidos sin pase de vacunación si su actividad lo requiere.

Italia suma a profesores y universitarios

El jueves, el gobierno del primer ministro, Mario Draghi, hizo obligatorio el pase de salud para los profesores y universitarios, así como para los usuarios del transporte público, incluidos los vuelos nacionales, ferries y líneas de trenes de larga distancia. La decisión también incluye a clientes de restaurantes y bares.

El “Green Pass”, una extensión del certificado digital Covid de la Unión Europea vigente desde inicio de julio, será obligatorio a partir de este viernes para entrar en cines, museos y pabellones deportivos, o incluso para comer dentro del hotel.

El gobierno de Mario Draghi ha decidido que profesores y alumnos universitarios deban tener el pase sanitario para regresar a las aula. En las escuelas la medida alcanza a los maestros.
El gobierno de Mario Draghi ha decidido que profesores y alumnos universitarios deban tener el pase sanitario para regresar a las aula. En las escuelas la medida alcanza a los maestros.

El certificado digital, como en Francia, servirá para que su portador y titular demuestre que ha recibido el esquema completo de vacunación, se ha recuperado después de haber pasado una infección por Covid-19 en los últimos seis meses o ha dado negativo en las últimas 48 horas a un test por coronavirus.

En un paso cuestionado duramente, el primer ministro también decidió que el personal de escuelas y universidades, así como los estudiantes universitarios, deben tener un pase de salud. Los maestros sin un pase de salud durante cinco días seguidos serán suspendidos y sus salarios congelados, de acuerdo a lo dispuesto por las autoridades gubernamentales.

Pero para complementar el decreto están las 15 páginas del Plan Escolar elaborado por el ministro de Educación, Patrizio Bianchi. La disposición, reafirma la regla del distanciamiento social y de portar una mascarilla. Además aclara que los alumnos menores de edad no tendrán ninguna restricción por el pase sanitario.

Reino Unido y Alemania, en la lista

Las autoridades británicas, para aumentar la tasa de vacunación, están pidiendo a los jóvenes que no “se pierdan los buenos tiempos”, resaltando que para ello es necesario que acepten recibir sus dos inyecciones de Covid 19.

El gobierno de Boris Johnson, a través del secretario de Salud, Sajid Javid, ha adelantado un “pasaporte de vacunas” que se introducirán en los clubes nocturnos y otros lugares concurridos en otoño inglés.

Por eso, la principal campaña publicitaria en vía pública y redes sociales se centrará en las libertades que permiten las vacunas, desde discotecas hasta viajes al extranjero.

La canciller alemana, Angela Merkel (Michael Kappeler/Pool via REUTERS)
La canciller alemana, Angela Merkel (Michael Kappeler/Pool via REUTERS)

Alemania, que comenzó esta semana a vacunar públicos vulnerables contra el virus corona por tercera vez, espera diferenciar en un tiempo a personas inoculadas y no. Los llamamientos del ministro federal de Salud, Jens Spahn, a los ciudadanos que aún no han sido vacunados contra el coronavirus son cada vez más urgentes.

“La vacunación es un acto patriótico”, escribió el jueves el político de la CDU en Twitter. “No sólo te proteges a ti mismo, nos proteges como sociedad”.

El gobierno de Angela Merkel, que rechazó en un primer momento cualquier disposición que signifique la obligatoriedad de la vacuna, estima que en septiembre, incluso luego de la elección que defina su sucesión, prevé implementar un pase sanitaria como lo exige Francia, Italia, y otros países europeos.

Una tendencia peligrosa

En Francia, algunos jóvenes han manifestado su intención de querer contraer el coronavirus intencionalmente para evitar ser vacunadas si se han recuperado y así saltar la obligatoriedad del pase sanitario.

El dispositivo es impugnado por los franceses anti-pass o anti-vacunación, que han lanzado nuevas convocatorias para manifestarse este fin de semana. El 31 de julio, más de 200.000 personas marcharon en varias ciudades de Francia, según el Ministerio del Interior.
El dispositivo es impugnado por los franceses anti-pass o anti-vacunación, que han lanzado nuevas convocatorias para manifestarse este fin de semana. El 31 de julio, más de 200.000 personas marcharon en varias ciudades de Francia, según el Ministerio del Interior.

“En el peor de los casos, me ata a la cama durante unos días, en el mejor de los casos no tengo ningún síntoma”, citó el miércoles el canal de noticias “FranceInfo” a un joven de 20 años.

Un joven de 25 años dijo al diario “Le Figaro” que ya no usaba su máscara y que era menos probable que se lavara las manos para infectarse y así obtener el “pase sanitario”.

En esta controvertida prueba de vacunación, prueba negativa o infección de coronavirus pasada, se encuentra la llave para tener el código QR del pasaporte sanitario, que será obligatorio desde el lunes para sentarse en restaurantes, bares o realizar viajes de larga distancia en tren.

SEGUIR LEYENDO:





TE PUEDE INTERESAR