Foto de Sophie Lauth
Foto de Sophie Lauth

También se dedica a cazar tormentas.

"Obeso", "consíguete una vida", "virgen". Son algunas de las cosas que los internautas han comentado sobre Serge Zaka gracias a su pasión compulsiva por coleccionar empaques de hamburguesas McDonald's.

Y aún así, el hombre que se reúne con nosotros en Jacou, un suburbio de Montpellier al sur de Francia —en el McDonald's frente a su trabajo— no es nada parecido al estereotipo del "nerd gordo". Zaka tiene 28 años y lleva barba de tres días, sombrero vaquero, una camisa a cuadros medio abierta y tirantes: una agradable mezcla de granjero bávaro y hipster. Mientras hablamos, juega con un poco de masilla adhesiva para concentrar su energía. "No soy un hombre común; tan sólo la manera en cómo me veo hace que la gente se me acerque. Y luego cuando me preguntan a qué me dedico —cazador de tormentas y coleccionista de cajas de McDonald's— es cuando más se sorprenden". En resumen, eres quien eres.

Serge Zaka, tomando un descanso en McDonald’s. Todas las fotos son de Sophie Lauth.
Serge Zaka, tomando un descanso en McDonald’s. Todas las fotos son de Sophie Lauth.

Zaka ordena mientras nos cuenta todo sobre el nuevo sistema de servicio que adoptaron en McDonald's. En su mano sostiene una carta de geolocalización, con la cual los empleados sabrán exactamente dónde estamos sentados. Nos sentamos bajo el sol para esperar su refrigerio favorito, coca y un cigarro. Es todo lo que le gusta.

Su hobby nació —¿en dónde más?— en Estados Unidos. Hace siete años, mientras estaba de intercambio, Zaka no podía imaginarse regresando a casa sólo con un imán o un globo de cristal navideño como souvenir.

"Me dije a mí mismo, Serge, ¿en qué te hace pensar en Estados Unidos? Fácil: vaqueros y hamburguesas. Así que, ve a comprar un sombrero del viejo oeste y guarda la caja de una Big Mac". El nuevo look recibió la aprobación de sus amigos y ahora la caja de McDonald's está pegada en su pared, como si fuera una postal.

La diversión podría haber terminado ahí. Pero la verdadera pasión de este hombre es la cereza del pastel; o deberíamos decir, el pepinillo en la hamburguesa: Zaka es un cazatormentas. Fascinado por los relámpagos, se unió a InfoClimat—la asociación líder en meteorología— a la edad de 13 años. Después se convirtió en un estudiante brillante de agroclimatología, habiendo concluido sus estudios hace poco con una tesis.

Hoy en día, Zaka es investigador para una compañía naciente que inventa herramientas agrícolas; idea formas de hacer que las plantas hablen y medios basados en el tiempo para conocer sus necesidades. Pero sobre todo, viaja alrededor del mundo en busca de relámpagos. Y bueno, ¿qué mejor pretexto para coleccionar cajas de hamburguesa?

Zaka nos lleva de regreso a su hogar, donde por fin nos muestra su colección de empaques: 495 cajas de hamburguesa diferentes, originarias de 44 países distintos. "Tengo una base de datos donde escribo todo: país de origen, edición limitada y así". Amigos suyos alrededor del mundo le traen cajas nuevas y otras personas de todos los países le mandan otras más.

"Que yo sepa, no hay nadie como yo en el mundo", dice Zaka sonriendo. Desenvuelve algunas de sus mejores piezas, casi todas "artículos para coleccionistas": una McNutella, traída de Italia; la McChoucroute —tres salchichas, un filete y sauerkraut (chucrut)— de Alemania; la McRaclette francosuiza; y la McArabia de Líbano.

"McDonald's tiene mucha imaginación. Pueden adaptarse a las características de cualquier lugar: las sopas en Portugal, el pollo Maharaja Mac de la India —que es un remake de la clásica Big Mac, pero con pollo, claro—. O también tienes la Quebec, donde los anglicismos están prohibidos, así que la Happy Meal (Cajita Feliz) es en realidad ' Joyeux Festin'".

La McChoucroute

"La hamburguesa alemana es definitivamente uno de los sabores más sorprendentes. Se elabora con tres salchichas y sauerkraut. Sólo para que sepas, no me atreví a probarla. ¡Demasiado originales! La conseguí en un mercado navideño en Strasbourg. No pude resistirme a cruzar el río Rin para conseguir esta caja, ¡es tan alemana!"

La McRoyal Fan

"Una de mis cacerías me llevó a Portugal durante la última Copa Mundial. Allá encontré la McRoyal Fan, una hamburguesa para los amantes del futbol con un bollo en forma de balón. Nunca había visto nada parecido. Me trae recuerdos muy queridos de mi vista a Portugal".

La Kiwi Angus Burger

"La caja de la Kiwi Angus Burger es en definitiva mi favorita. En su diseño, encontrarás las características más famosas de Nueva Zelanda: el kiwi, un ave endémica; el famoso equipo de rugby All Blacks, la danza Maori Haka y su equipo de cricket".

Mientras Zaka observa con fascinación, el gigante de las hamburguesas ofrece productos regionales adaptados al gusto, religiones y política de cada cultura. Por tanto, su extraña colección es casi un estudio sociológico. "Lo que me interesa son todas las diferencias dentro de la unidad. Y honestamente, eso es lo que McDonald's hace mejor, presente en 117 países. Es un empresa capitalista, un símbolo de la globalización y aún así está sazonada de forma distinta para cada país".

Paradójicamente, Zaka está en contra de la comida chatarra. Cocina mucho e "incluso prepara mermelada en casa". No va a su establecimiento de comida rápida más de cuatro veces al mes. En su vida todo es cuestión de balance: "A menudo pido una ensalada en vez de papas a la francesa".

Si bien estamos conscientes de la "basura" que los fabricantes añaden a nuestras recetas, Zaka piensa que McDonald's recibe demasiadas críticas injustas. Después de todo, la compañía "logra su producción en línea de A a Z, lo cual es notable cuando tienes que lidiar con una distribución tan enorme. Y hacen un gran esfuerzo para reducir su huella de carbono y comprar a los productores locales". Y sobre todo, ofrecen empaques que hacen latir el corazón de Zaka.

El hombre con el sombrero de vaquero le gustaría organizar una exhibición de su colección, abierta al público. Sin embargo, todavía no tiene el tiempo para organizarla. Cree que además de mostrar las diferencias culturales, sería enriquecedora para ilustrar cómo se transforma la sociedad.

"McDonald's cambia sus diseños cada 10 años. En los 90, una década con demasiada comida rápida, había cajas de poliestireno con muchas letras M. Luego cuando la gente comenzó a decir que era comida chatarra, McDonald's diseñó las cajas de cartón, más amables con el ambiente y deseables. El nuevo estilo es una purificación 'ecológica' total para ellos, hoy en día es el único estilo".

¿Por qué cazar tormentas y cajas de McDonald's? Una razón y nada más una: porque a Serge Zaka le encanta.

Publicado originalmente en VICE.com