¿La carga viral es un buen indicador de la infecciosidad presente en el organismo?

La detección de la carga viral a través de tests de PCR no necesariamente equivale a la capacidad de contagiar el COVID-19 de esa persona. La relación exacta entre la carga viral y el riesgo de transmisión aún no está clara para los expertos

COVID-19 se transmite principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias llamadas aerosoles,
COVID-19 se transmite principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias llamadas aerosoles,

Según la evidencia actual, COVID-19 se transmite principalmente de persona a persona a través de gotitas respiratorias llamadas aerosoles, así como por contacto indirecto a través de la transferencia del virus de fómites contaminados a la boca, nariz u ojos.

Como ocurre con la mayoría de las infecciones virales respiratorias, es probable que se produzca alguna transmisión a través de aerosoles más pequeños, pero su contribución relativa en comparación con las gotitas sigue sin estar clara. Varios informes de investigación de brotes han demostrado que la transmisión de COVID-19 puede ser particularmente eficaz en espacios cerrados como lugares de trabajo, incluidas fábricas, iglesias, restaurantes, centros comerciales y entornos de atención médica.

La disponibilidad de datos sobre los factores que podrían potenciar la transmisión es fundamental para diseñar intervenciones para controlar la propagación. Los datos disponibles proporcionan información sobre el riesgo de transmisión relacionado con el lugar y la duración de la exposición y el uso de protección respiratoria y ocular. Pero no sobre otros factores relacionados con las características de los casos índice y sus contactos. Durante el curso de la infección, el virus se ha identificado en muestras de las vías respiratorias 1 a 2 días antes del inicio de los síntomas y puede persistir durante períodos prolongados, varias semanas después del inicio de los síntomas en los casos leves.

Aerosoles y lugares con poca, media y mucha ventilación
Aerosoles y lugares con poca, media y mucha ventilación

Sin embargo, la detección de ARN viral por PCR no necesariamente equivale a infectividad, y la relación exacta entre la carga viral y el riesgo de transmisión de un caso aún no está clara. Los estudios que investigan los pares de casos y contactos han informado tasas muy variables, que oscilan entre el 0,7% y el 75%), según el tipo de exposición: duración, lugar, presintomático o posintomático.

Otro desafío para las intervenciones de salud pública es la estratificación del riesgo de las personas infectadas para desarrollar una enfermedad sintomática. Una revisión sistemática viva estimó que la proporción de contactos infectados con PCR positivos que progresan a una enfermedad sintomática es aproximadamente del 70 al 80%. Se ha estimado que el período de incubación medio o mediano es de entre 5 y 7 días. Aunque los estudios han sugerido que la carga viral de los casos podría estar asociada con el riesgo de enfermedad o transmisión, hasta ahora no hay datos publicados que aborden directamente esta cuestión y se sabe poco sobre los factores que podrían contribuir a la variación en el riesgo de desarrollar COVID-19, síntomas o los períodos de incubación entre las personas infectadas.

El objetivo general del estudio a cargo de Michael Marks, especialista del Departamento de Investigación Clínica de la scuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, fue evaluar la dinámica de transmisión del SARS-CoV-2 en el contexto de un ensayo de profilaxis posterior a la exposición. Específicamente, los objetivos fueron tres: investigar la asociación entre las características clínicas y demográficas de los casos y la carga viral, evaluar el efecto de la carga viral en la transmisión del coronavirus a contactos cercanos y determinar la influencia de la carga viral, a la par de la carga en los individuos expuestos en el desarrollo de síntomas y sobre el período de incubación.

Gráfico de dispersión de aerosoles cuando una persona tose
Gráfico de dispersión de aerosoles cuando una persona tose

“En nuestro estudio -explica Marks-, encontramos que el aumento de los valores de carga viral en frotis nasofaríngeos de pacientes con COVID-19 se asoció con un mayor riesgo de transmisión, medido por la positividad de la PCR del SARS-CoV-2 entre contactos, y con un mayor riesgo de transmisión de un paciente en su hogar en comparación con el de otras situaciones interiores”. Además, precisaron que las cargas virales más altas en los hisopos de contactos asintomáticos se asociaron con un mayor riesgo de desarrollar COVID-19 sintomático, y que estos contactos tenían períodos de incubación más cortos que aquellos con una carga viral más baja.

Se han descrito relaciones entre la carga viral y la infectividad para otros virus respiratorios, y el presente estudio muestra que lo mismo ocurre con el COVID-19. Esta es la investigación más grande que evaluó la relación de la carga viral en pacientes con la patología y el riesgo de transmisión. En la muestra, una alta proporción (68) de los casos índice no causaron infecciones secundarias. Sin embargo, identificaron un 32% de conglomerados con eventos de transmisión, y el análisis multivariado reveló que los centrados en casos índice con alta carga viral tenían significativamente más probabilidades de producir transmisión.

También detectaron que la exposición de los hogares a un caso se asoció con un mayor riesgo de transmisión que otros tipos de contacto, lo que presumiblemente refleja la duración y la proximidad de la exposición. El aumento de la edad del contacto también se identificó en el análisis multivariado como un determinante significativo, aunque modesto, del riesgo de transmisión. Este factor ha mostrado una influencia desigual en los resultados reportados en otros lugares, pero parece jugar un papel secundario entre los adultos.

La importancia de las pruebas y aislamientos tempranos para contener al virus .Tannen Maury/EPA vía Shutterstock
La importancia de las pruebas y aislamientos tempranos para contener al virus .Tannen Maury/EPA vía Shutterstock

Finalmente, a diferencia de los análisis anteriores que informaron una relación entre la tos y la transmisión, los investigadores no encontraron ninguna asociación. Este hallazgo sugiere que la ausencia de tos no excluye una transmisión progresiva significativa, particularmente si la carga viral es alta. Tomados en conjunto, sus resultados indican que la carga viral, más que los síntomas, podría ser el factor predominante de transmisión. Informaron que la alta carga viral poco después de la exposición en contactos asintomáticos se asoció fuertemente con el riesgo de desarrollar la enfermedad sintomática COVID-19. Estos datos pueden proporcionar una justificación para la estratificación del riesgo de desarrollar una enfermedad. Además, la carga viral inicial cambió significativamente el tiempo de incubación, que varió de 5 días en participantes con una carga viral alta a 7 días en participantes con una carga viral baja.

Estos resultados proporcionan evidencia sobre los determinantes de la transmisión del SARS-CoV-2, particularmente sobre el papel de la carga viral. El mayor riesgo de transmisión entre individuos con cargas virales más altas se suma a la evidencia existente y fomenta la evaluación de la carga viral en pacientes con un gran número de contactos cercanos. Cuando se identifica a un paciente con una carga viral alta, la implementación de cuarentenas y medidas de rastreo de contactos reforzados puede ser crucial para reducir la transmisión. De manera similar, los resultados con respecto al riesgo y el tiempo esperado para desarrollar COVID-19 sintomático fomentan la estratificación del riesgo de infecciones por SARS-CoV-2 recién diagnosticadas sobre la base de la carga viral inicial.

SEGUIR LEYENDO: