La falta de autopsias dificulta la búsqueda para determinar con precisión cómo mata el coronavirus

El colapso que viven muchos hospitales en Europa y EEUU y las medidas para evitar contagios en el personal sanitario dificulta la realización de estudios profundos en fallecidos por COVID-19 a fin de descubrir su letalidad

Desinfección de una bolsa con un fallecido por COVID-19 en el principal hospital de Nueva York (Reuters)
Desinfección de una bolsa con un fallecido por COVID-19 en el principal hospital de Nueva York (Reuters)

Los sistemas de atención médica colapsados en varios hospitales, los bloqueos naturales para evitar contagios masivos y los requisitos de seguridad impuestos por la pandemia de COVID-19 han obstaculizado los esfuerzos para recolectar tejido de las personas fallecidas por el SARS-CoV-2, que es crucial para investigar con más precisión cómo mata el nuevo coronavirus, sostienen una investigación publicada en la revista Nature.

Cuando la pandemia de coronavirus impactó en la ciudad de Bérgamo, Italia, a partir de febrero, el Hospital Papa Giovanni XXIII se vio rápidamente abrumado. Los médicos corrieron para dedicar el hospital, uno de los más grandes de la región, a la atención de personas con COVID-19.

El patólogo Andrea Gianatti y sus colegas comenzaron a cambiar su atención médica por una prioridad menos visible: las autopsias. “Surgió la necesidad de comprender cómo la enfermedad afecta a los diversos órganos. Y la forma más efectiva fue realizar la autopsia”, indicó Gianatti.

Un oficial de la policía de New York City ordena el trabajo en al Funeraria Andrew T. Cleckley en Brooklyn - REUTERS/Brendan McDermid
Un oficial de la policía de New York City ordena el trabajo en al Funeraria Andrew T. Cleckley en Brooklyn - REUTERS/Brendan McDermid

Las autopsias son un trabajo minucioso en condiciones normales. Durante un brote de enfermedades infecciosas, el riesgo adicional requiere precauciones de seguridad que los hacen aún más arduos. Desde el 16 de marzo, el equipo de Gianatti ha realizado 80 autopsias de personas que dieron positivo para el coronavirus. El grupo generalmente maneja solo 150 autopsias en un año y pocos hospitales en Italia tienen los equipos y recursos de seguridad para realizarlas.

Investigadores de todo el mundo han acudido en masa para estudiar COVID-19, una enfermedad que ataca principalmente los pulmones, pero que también tiene efectos desconcertantes en el corazón, los riñones y el cerebro. La furiosa pandemia y los bloqueos que la acompañan han complicado los esfuerzos para recolectar las muestras de tejido que los investigadores necesitan para comprender cómo el nuevo coronavirus causa tales estragos. Ahora, los patólogos están buscando formas de recolectar tales muestras sistemáticamente y compartir los resultados.

Necesitamos esos tejidos para determinar qué está matando a los pacientes afectados por COVID-19. ¿Es neumonía? ¿Son coágulos de sangre? ¿Por qué desarrollan insuficiencia renal? No tenemos idea”, dice el patólogo Roberto Salgado de los Hospitales GZA-ZNA en Amberes, Bélgica.

La cantidad de fallecidos por COVID-19 en Nueva York no cesa - REUTERS/Brendan McDermid
La cantidad de fallecidos por COVID-19 en Nueva York no cesa - REUTERS/Brendan McDermid

Retos de pandemia

Una pandemia es un momento difícil para concentrarse en la recolección de tejidos para la investigación. Los sistemas de atención médica están abrumados, los elementos esenciales que incluyen equipos de protección personal y reactivos de laboratorio son escasos, y los trabajadores de la salud ya están asumiendo un riesgo personal tremendo para cuidar a sus pacientes. “Dar un paso adicional para recolectar muestras de sangre y tejidos puede parecer una diversión ante tanta necesidad aguda”, asegura el patólogo Andrew Connolly de la Universidad de California en San Francisco.

Además de eso están las complicaciones de los bloqueos y los procedimientos de aislamiento. Las personas que están gravemente enfermas con COVID-19 a veces están inconscientes y tienen un ventilador.

A menudo, sus familias no pueden visitarlos en el hospital y como resultado, buscar el consentimiento del paciente para donar su cuerpo para la investigación puede ser imposible. Y hacerlo por parte de sus familias puede ser difícil, sin un vínculo de confianza entre las familias y el personal del hospital. “Ha ocurrido una muerte, y ahora alguien de quien nunca antes habían escuchado está pidiendo una autopsia”, dice Connolly.

Los cadáveres en las morgues neoyorquinas ocupan las camillas y no hay tiempo para realizar autopsias - REUTERS/Andrew Kelly
Los cadáveres en las morgues neoyorquinas ocupan las camillas y no hay tiempo para realizar autopsias - REUTERS/Andrew Kelly

El bloqueo estricto en San Francisco también ha dificultado que Connolly comparta muestras con colegas de otras instituciones, debido a la dificultad de obtener los formularios y firmas necesarios para transferir material potencialmente infeccioso cuando tantas personas están confinadas en sus hogares.

“A medida que los investigadores luchan por comprender los muchos efectos de COVID-19 en el cuerpo humano, claman por el acceso a muestras de pacientes. La demanda aumentó rápidamente en los primeros días del brote en el Reino Unido”, precisa Phil Quinlan, director del Centro de Coordinación y Directorio de Tejidos de Colaboración de Investigación Clínica del Reino Unido en la Universidad de Nottingham.

Las solicitudes son ahora un hecho diario, pero Quinlan todavía tiene pocas opciones. El Centro Nacional de Biosempleo del Reino Unido en Milton Keynes, por ejemplo, se ha convertido en un centro de procesamiento de pruebas COVID-19. Incluso las muestras clínicas como la sangre de pacientes con COVID-19 son difíciles de obtener. "Si no tiene una conexión directa con un médico involucrado en un programa de ensayos clínicos, es casi seguro que no obtendrá muestras en este momento", insiste Quinlan.

Médicos protestan por la muerte de un colega en el hospital de Tacuba, México - REUTERS/Edgard Garrido
Médicos protestan por la muerte de un colega en el hospital de Tacuba, México - REUTERS/Edgard Garrido

Solución de muestreo

En medio del brote, igualmente algunos centros médicos han encontrado formas de recopilar datos. En Brasil, la patóloga Marisa Dolhnikoff de la Universidad de São Paulo y sus colegas han estado utilizando autopsias mínimamente invasivas para tomar muestras de tejido. En lugar de utilizar el procedimiento estándar, que puede requerir la extracción de órganos completos, el equipo de Dolhnikoff toma biopsias con aguja de varios lugares del cuerpo, utilizando el ultrasonido como guía.

La técnica se considera más segura que una autopsia normal, que expone al patólogo a agentes infecciosos y, por lo tanto, a menudo debe realizarse en una habitación dedicada con flujo de aire que minimiza el riesgo, una configuración que pocos hospitales en Brasil tienen. El equipo de Dolhnikoff ha analizado docenas de muestras de pulmones, corazón, riñón, hígado, bazo, piel y cerebro, y está tratando de entender por qué los coágulos de sangre son comunes en personas con COVID-19 grave 1 .

“Para determinar qué está sucediendo en esos órganos, los investigadores necesitan grandes cantidades de muestras”, dice Matthew Leavitt, director médico de Lumea, una compañía de patología digital en Lehi, Utah. “En un entorno normal, la autopsia responde preguntas sobre un paciente. En el caso de una nueva enfermedad emergente, la autopsia es crítica para toda la humanidad”, asegura.

Una anciana visita el cementerio de Vyazan en Belarus para despedir a un familiar muerto por COVID-19 - Reuters
Una anciana visita el cementerio de Vyazan en Belarus para despedir a un familiar muerto por COVID-19 - Reuters

El patólogo Peter Boor de la Universidad RWTH Aachen en Alemania ha establecido una base de datos de autopsias COVID-19 para que los investigadores puedan compartir sus datos, despojados de la información de identificación. Le gustaría compartir internacionalmente, pero rápidamente descubrió que incluso dentro de Alemania, representaba un enorme desafío logístico. Cada condado tiene diferentes requisitos legales que rigen las autopsias y la privacidad del paciente: "Honestamente, fue bastante abrumador", dice Boor.

Base de datos global

El desafío de crear un repositorio internacional de patología COVID-19, fue asumido por Salgado, Leavitt y un equipo de patólogos colaboradores. Ellos están trabajando con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que mantiene una base de datos de patología tumoral y tiene experiencia haciendo malabarismos con los requisitos legales. Y están elaborando pautas para la recolección segura de muestras de autopsia y una forma estandarizada de registrar los resultados.

Hasta ahora, investigadores de 25 países han dicho que están interesados en participar, aunque tal repositorio probablemente tomará meses en completarse, dice Amanda Lowe, directora gerente de la compañía de patología digital Visiopharm en Westminster, Colorado. "Todo el que da un paso adelante y tiene acceso al tejido, incluso de un paciente, es muy valioso".

SEGUÍ LEYENDO:

Salud mental y coronavirus: cómo el personal que enfrenta la pandemia puede acceder a atención psicológica remota

¿Quién cuida la salud mental de los médicos?


MAS NOTICIAS