Las familias de los rehenes estadounidenses en Gaza suplican: no olviden a sus conciudadanos

Las familias de los estadounidenses tomados como rehenes están concentradas en una cosa: sus seres queridos

Guardar

Nuevo

Orna Neutra, izquierda, y su esposo Ronen Neutra, de Long Island, Nueva York, cuyo hijo Omer Neutra, de 22 años, es rehén de Hamas en Gaza (Foto AP/Jacquelyn Martin)
Orna Neutra, izquierda, y su esposo Ronen Neutra, de Long Island, Nueva York, cuyo hijo Omer Neutra, de 22 años, es rehén de Hamas en Gaza (Foto AP/Jacquelyn Martin)

Jonathan Dekel-Chen sueña con el momento en que su hijo secuestrado de 35 años, Sagui, se reúna con su esposa y sus tres hijos pequeños, incluida una hija nacida dos meses después del devastador ataque contra Israel que inició la guerra.

Ruby Chen anhela recuperar los restos de su hijo de 19 años, Itay, un soldado que, según la inteligencia israelí, murió en el ataque del 7 de octubre, para que pueda ser enterrado y que su “alma” finalmente tenga “un lugar donde vivir”. descansar” de acuerdo con las prácticas judías.

Para muchos estadounidenses, la guerra entre Israel y Hamas se ve a través de los informes diarios sobre incursiones terrestres y ataques aéreos israelíes en Gaza y las advertencias de una hambruna inminente. Hay campus universitarios divididos por protestas y una gran incertidumbre sobre las perspectivas de un alto el fuego.

Pero las familias de los estadounidenses tomados como rehenes están concentradas en una cosa: sus seres queridos. Temen que con todo el tumulto de la guerra, los estadounidenses a menudo se olviden de sus conciudadanos que siguen desaparecidos. Están haciendo todo lo posible para asegurarse de que no sean olvidados y seguir presionando para que ellos (o sus restos) regresen a casa.

Las familias de los estadounidenses rehenes de Hamas en Gaza, desde la izquierda, Jonathan Dekel-Chan, Ruby Chen, Ronen Neutra y Orna Neutra (Foto AP/Jacquelyn Martin)
Las familias de los estadounidenses rehenes de Hamas en Gaza, desde la izquierda, Jonathan Dekel-Chan, Ruby Chen, Ronen Neutra y Orna Neutra (Foto AP/Jacquelyn Martin)

“Para la mayoría de nosotros, somos hacedores. Entonces nos levantamos por la mañana y decimos: ¿qué vamos a hacer hoy? ¿Qué hay en la agenda?”, dijo Ronen Neutra, cuyo hijo, Omer, un soldado, estaba entre los capturados. “¿Qué puedo hacer para asegurarme de que mi hijo regrese a casa hoy?”.

Las familias estuvieron en Washington esta semana para reunirse con funcionarios del gobierno estadounidense, incluido el asesor de seguridad nacional Jake Sullivan y el fiscal general Merrick Garland, cuyo Departamento de Justicia está investigando las muertes y secuestros de estadounidenses a manos de Hamas. Las reuniones se produjeron en un momento delicado en el que la administración Biden se esfuerza por lograr que Israel y Hamas se comprometan a un acuerdo de alto el fuego para poner fin a una guerra de ocho meses.

Hablando en grupo el miércoles a la agencia AP, las familias relataron su tristeza, angustia e incertidumbre compartidas, pero también sus esperanzas de una resolución que resulte en la liberación de decenas de rehenes, incluidos sus seres queridos. Se cree que Hamas retiene a ocho estadounidenses, incluidos tres que fueron asesinados.

La propuesta de tres partes anunciada el 31 de mayo por el presidente Joe Biden pide un “alto el fuego total y completo”, una retirada de las fuerzas israelíes de las zonas densamente pobladas de Gaza y la liberación de los rehenes: primero, mujeres, ancianos y heridos y más tarde, todos los cautivos restantes, incluidos soldados varones como Neutra, que fue emboscado y sacado de un tanque el 7 de octubre.

Liz Hirsh Naftali, de Nueva York, cuya sobrina nieta Abigail Eden, de 4 años, fue liberada por Hamas a finales de noviembre de 2023  (Foto AP/Jacquelyn Martin)
Liz Hirsh Naftali, de Nueva York, cuya sobrina nieta Abigail Eden, de 4 años, fue liberada por Hamas a finales de noviembre de 2023 (Foto AP/Jacquelyn Martin)

“La única manera de salir con vida de estos túneles es mediante algún tipo de acuerdo negociado con el diablo, que es Hamas”, dijo Dekel-Chen, cuyo hijo fue secuestrado mientras protegía su kibutz, Nir Oz, que sufrió una desproporcionadonúmero de asesinatos y toma de rehenes por parte de Hamas.

“Hamas claramente tiene que ser obligado o coaccionado a entablar negociaciones y completarlas”, dijo, y debe decidir si se trata de “guerra perpetua y sufrimiento perpetuo de su propio pueblo” o de “algún futuro mejor”. El gobierno israelí, por su parte, debe “mantener el rumbo” y “dejar de lado cualquier tipo de intereses políticos estrechos” por el bien del país, afirmó.

Eso no será necesariamente fácil, dada la posibilidad de que un acuerdo de alto el fuego destrozaría la coalición de gobierno del Primer Ministro Benjamín Netanyahu y lo haría más vulnerable a una condena en su juicio por corrupción.

Netanyahu dice que está comprometido a traer a los rehenes a casa, pero también dice que no pondrá fin a la guerra sin destruir a Hamas. Él y los miembros de línea dura de su coalición temen que una retirada total de Israel antes de alcanzar este objetivo podría permitir a Hamas cantar victoria y reconstituirse.

Las familias de los estadounidenses mantenidos como rehenes en Gaza por Hamas entran al Departamento de Justicia para reunirse con el Fiscal General Merrick Garland,  en Washington (Foto AP/Jacquelyn Martin)
Las familias de los estadounidenses mantenidos como rehenes en Gaza por Hamas entran al Departamento de Justicia para reunirse con el Fiscal General Merrick Garland, en Washington (Foto AP/Jacquelyn Martin)

Las reuniones con funcionarios estadounidenses fueron las últimas de una serie de sentadas que comenzaron el otoño pasado, poco después del ataque de Hamas en el que militantes mataron a unas 1.200 personas, en su mayoría civiles, y secuestraron a unos 250 rehenes.

Mucho ha cambiado desde entonces.

El consiguiente ataque israelí contra Gaza ha desplazado a la mayor parte de la población del territorio y ha matado a más de 36.000 palestinos, según el Ministerio de Salud, que no distingue entre combatientes y civiles. Israel ha recibido críticas globales, y un tribunal de la ONU ordenó a Israel detener su ofensiva en la ciudad sureña de Rafah, mientras que las universidades estadounidenses, desde Columbia hasta Stanford, se han visto convulsionadas por las protestas.

En Israel, miles de personas han protestado contra el gobierno, criticando a Netanyahu por su enfoque de la guerra y exigiendo que haga más para recuperar a los aproximadamente 80 rehenes que se cree que están vivos, junto con los restos de 43 declarados muertos. Muchas familias rehenes han estado al frente del movimiento de protesta.

Ruby Chen, izquierda, cuyo hijo Itay Chen, de 19 años, fue asesinado por Hamas el 7 de octubre de 2023 y su cuerpo fue llevado a Gaza, posa para un retrato con su hijo Roy Chen (Foto AP/Jacquelyn Martin)
Ruby Chen, izquierda, cuyo hijo Itay Chen, de 19 años, fue asesinado por Hamas el 7 de octubre de 2023 y su cuerpo fue llevado a Gaza, posa para un retrato con su hijo Roy Chen (Foto AP/Jacquelyn Martin)

Las familias estadounidenses de rehenes fueron mesuradas al discutir el enfoque del gobierno israelí, colocando la responsabilidad más en Hamas.

Y dicen que el cálido abrazo que han recibido de los funcionarios estadounidenses expone una desconexión con el público estadounidense en general, al que consideran más apático ante su difícil situación e ignorante del hecho de que tantos rehenes permanecen en cautiverio.

“Creo que también hay una falta de conocimiento”, afirmó Chen. “Creo que la mayoría del pueblo estadounidense no es consciente de que el 7 de octubre también se produjo un ataque a Estados Unidos”.

Jonathan Dekel-Chan, cuyo hijo Sagui Dekel-Chen, de 35 años, está rehén en Gaza por Hamas  (Foto AP/Jacquelyn Martin)
Jonathan Dekel-Chan, cuyo hijo Sagui Dekel-Chen, de 35 años, está rehén en Gaza por Hamas (Foto AP/Jacquelyn Martin)

Para agravar la tristeza, ocho meses después de la guerra, hay un goteo constante de sombríos anuncios del gobierno israelí sobre muertes adicionales de rehenes; el más reciente el lunes, cuando el ejército declaró que cuatro rehenes que habían sido secuestrados el 7 de octubre ahora estaban muertos. Para aumentar el dolor, los cuatro hombres habían sido vistos con vida en videos publicados por Hamas, lo que significa que murieron en cautiverio.

Chen pasó meses esperando que su hijo, un soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel amante de la NBA, estuviera vivo, pero a principios de este año se enteró de que lo habían matado.

“Lo tomaron como rehén a pesar de que lo mataron. ¿Quién hace eso? Salvajes. ¿Quién toma a los muertos como moneda de cambio?”, dijo.

Andrea Weinstein recibió noticias similares después de que el gobierno israelí revelara a finales de diciembre la muerte de su hermana, Judy (que anteriormente se pensaba que estaba entre los rehenes vivos) y su esposo, Gad Haggai. Weinstein, una maestra con un espíritu creativo que usaba títeres para ayudar a los estudiantes a encontrar sus voces, estaba en una caminata matutina con su esposo cuando se desarrolló el ataque, dijo su hermana.

Andrea Weinstein, izquierda, de New Haven, Connecticut, cuya hermana, Judy Weinstein, de 70 años, y su cuñado Gad Haggai, fueron asesinados por Hamas  (Foto AP/Jacquelyn Martin)
Andrea Weinstein, izquierda, de New Haven, Connecticut, cuya hermana, Judy Weinstein, de 70 años, y su cuñado Gad Haggai, fueron asesinados por Hamas (Foto AP/Jacquelyn Martin)

Sus cuerpos permanecen en Gaza.

Los sentimientos optimistas surgen en ciclos para la madre de Omer Neutra, Orna, quien dijo que hace ocho meses no podría haber imaginado que la familia seguiría en la misma situación. Tiene esperanzas pero también es cautelosa.

“El 6 de octubre fue una vida diferente”, dijo. “Nada es igual para nosotros”.

(Con información de AP)

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias