¿Crisis en la cúpula china?: las diferencias entre Xi Jinping y Li Keqiang paraliza a los funcionarios económicos del régimen

El dilema causado alrededor de la política de “COVID cero” provoca un freno en un país que suele ser aclamado por la rapidez con la que se aplican los dictados desde arriba

El jefe del régimen chino Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang asisten a la segunda sesión plenaria de la Asamblea Popular Nacional (APN) en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, China, el 8 de marzo pasado (Reuters)
El jefe del régimen chino Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang asisten a la segunda sesión plenaria de la Asamblea Popular Nacional (APN) en el Gran Salón del Pueblo en Beijing, China, el 8 de marzo pasado (Reuters)

La última vez que un alto dirigente chino se dirigió improvisadamente a miles de funcionarios en febrero de 2020, Xi Jinping pidió una “guerra popular” contra el Covid-19 al inicio de la pandemia.

El miércoles, el primer ministro Li Keqiang mantuvo una videollamada igualmente rara con miles de cuadros de todo el país para advertir de una crisis económica aún peor que la de hace dos años, y les pidió que equilibraran mejor los controles de Covid y el crecimiento económico.

Sin embargo, muchos funcionarios encargados de aplicar la política sobre el terreno no saben muy bien a quién escuchar: Xi sigue insistiendo en la necesidad de que los funcionarios presionen para que no haya ningún caso de Covid-19, mientras Li les insta continuamente a impulsar la economía y alcanzar los objetivos de crecimiento preestablecidos.

Este dilema está conduciendo a la parálisis en una nación que normalmente es aclamada por la rápida aplicación de los dictados desde arriba, según ocho altos funcionarios del gobierno local y burócratas financieros que pidieron no ser nombrados porque no están autorizados a hablar públicamente.

Aunque los inversores y los analistas consideraron la reunión improvisada de Li como un intento de reforzar el consenso sobre la urgencia de reactivar la economía, cuatro altos funcionarios afirmaron que no sirvió para cambiar su opinión de que el control del brote de Covid seguía siendo prioritario. Uno de ellos dijo que, desde el punto de vista de la carrera personal, el duro trabajo de los cuadros no significa nada si no consiguen contener un brote, mientras que la ventaja de poner en marcha proyectos económicos era limitada.

Quizás el detalle más revelador de la gigantesca reunión de Li fue quién no se presentó. Los máximos responsables del Partido Comunista de muchas ciudades estuvieron ausentes porque tenían que centrarse en asegurar el control de Covid, dijo una de las personas, y añadió que eso indicaba que el trabajo sobre la pandemia seguía estando por encima de la economía. La asistencia de los jefes del partido no era obligatoria.

Xi Jinping y Li Keqiang en la Plaza de Tiananmen en Beijing el 1 de octubre de 2019, para conmemorar el 70 aniversario de la fundación de la República Popular China (AFP)
Xi Jinping y Li Keqiang en la Plaza de Tiananmen en Beijing el 1 de octubre de 2019, para conmemorar el 70 aniversario de la fundación de la República Popular China (AFP)

El Consejo de Estado, supervisado por Li, no respondió inmediatamente a las preguntas enviadas por fax.

Aunque Li no criticó la política de Covid Cero ni sugirió un cambio de la misma, mostró una frustración “palpable” por la lentitud con la que los gobiernos locales estaban promulgando las medidas de estímulo aprobadas en los últimos meses, según Trey McArver, cofundador de la firma de investigación Trivium China.

Se le está colocando en la posición imposible de tratar de rescatar la economía sin poder ajustar la única política -Covid cero- que está causando el mayor daño económico”, dijo McArver, refiriéndose a Li.

Lo que está en juego es especialmente importante, ya que el Partido Comunista Chino se prepara para celebrar a finales de este año un cónclave de dirigentes que se celebra dos veces en una década y en el que se espera que Xi obtenga un histórico tercer mandato. La cúpula del partido también será remodelada, lo que despejará el camino para que otros cuadros asciendan en el escalafón si consiguen evitar cualquier paso en falso, especialmente en la gestión de los brotes de Covid.

La parálisis se refleja en el sentimiento del mercado. El índice de referencia CSI 300 se mantuvo plano tras caer hasta un 1,1% el miércoles, mientras que las acciones de Hong Kong descendieron.

La reunión de Li del miércoles reunió a cuadros hasta el nivel de condado, con funcionarios de casi todos los departamentos gubernamentales, incluidos los de propaganda, medio ambiente y servicios públicos, según los avisos publicados en los sitios web del gobierno de los condados.

Un hombre se agacha en una barricada en una zona comercial durante el cierre, en medio de la pandemia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Shanghai, China, este 26 de mayo de 2022 (Reuters)
Un hombre se agacha en una barricada en una zona comercial durante el cierre, en medio de la pandemia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Shanghai, China, este 26 de mayo de 2022 (Reuters)

El primer ministro utilizó esa plataforma para lanzar sus más duras advertencias sobre los débiles resultados de la economía, afirmando que “las dificultades en algunos aspectos, hasta cierto punto, son mayores que cuando la epidemia nos afectó gravemente en 2020″. Dijo que China debe evitar una contracción en el segundo trimestre, y añadió que la nación pagaría un precio enorme con un largo camino hacia la recuperación si la economía no puede seguir expandiéndose a un cierto ritmo.

Profunda caída

En un acto separado, Li también instó a los funcionarios locales a garantizar una cosecha abundante para el cultivo de verano con el fin de cumplir los objetivos anuales de producción de grano y estabilizar los precios, informó el jueves la Radio Nacional de China.

Los últimos datos oficiales mostraron una contracción de la producción industrial por primera vez desde 2020 y un salto en la tasa de paro encuestada hasta el 6,1% en abril, cerca de un récord. Los datos de alta frecuencia de mayo mostraron que la economía seguía en una profunda depresión, según el índice agregado de ocho indicadores de Bloomberg.

Xi no ha abordado directamente la profundidad de la lucha económica de China en las últimas semanas, aunque sus comentarios más genéricos han recibido un tratamiento destacado en los periódicos estatales. “La determinación de China de abrirse a un alto nivel no cambiará y la puerta de China se abrirá aún más al mundo”, dijo Xi en una reciente reunión de aniversario del Consejo de Comercio, en un comentario típico.

Un hombre toma una foto en una calle vacía durante el bloqueo, en medio de la pandemia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Shanghai, China, este 26 de mayo de 2022 (Reuters)
Un hombre toma una foto en una calle vacía durante el bloqueo, en medio de la pandemia de la enfermedad del coronavirus (COVID-19), en Shanghai, China, este 26 de mayo de 2022 (Reuters)

Li, en cambio, se ha revelado como una figura más cándida. En el mismo evento del consejo comercial celebrado en Beijing a principios de este mes, Joerg Wuttke, presidente de la Cámara de Comercio de la Unión Europea en China, dijo que el primer ministro “despertó” cuando algunos delegados compartieron sus frustraciones sobre la política china de Covid.

Li se acercó después y nos preguntó cómo estábamos y cómo iban los negocios”, dijo Wuttke, añadiendo que le sorprendió la medida. “Fue un gesto muy positivo. El hecho de que cruzara la calle, se presentara y dijera ‘vamos a charlar’ fue impresionante”.

Un montón de palabrería

Wuttke dijo que los comentarios virtuales de Xi incluían “mucha palabrería” y ninguna oportunidad para un intercambio de opiniones.

Xi ha tratado de mantener una política de Covid-Cero, al tiempo que se ha propuesto un crecimiento del PIB del 5,5% este año, un objetivo que ha puesto en apuros a los funcionarios locales. Los economistas encuestados por Bloomberg prevén que la economía crecerá un 4,5% este año.

A los directivos de varios bancos estatales se les ha dicho que tendrán que rendir cuentas si no cumplen los objetivos de emisión de préstamos. Han tenido dificultades para aplicar las órdenes de introducir más liquidez, ya que las empresas que cumplen los requisitos son reacias a pedir préstamos ante las inciertas perspectivas de la economía, según los responsables y ejecutivos de la banca.

Aun así, algunos analistas mantienen la esperanza de que lo peor pueda pasar pronto.

El discurso del primer ministro Li de ayer fue increíblemente importante para ajustar las expectativas a una posición más realista”, dijo James Sullivan, jefe de investigación de renta variable de Asia-Pacífico en JPMorgan Chase & Co. “Entonces podremos empezar a mirar hacia adelante”.

(C) Bloomberg.-

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR