Soldados rusos colocaron una granada dentro del piano de una niña ucraniana

Las tropas que participaron en la ocupación de Bucha dejaron tras de sí un explosivo escondido en una de las casas que usaron como vivienda

Darinka Monko sentada en su piano junto a las medallas que ha ganado por música, teatro y canto. Adentro, soldados rusos dejaron un artefacto explosivo. Foto: theclaquers
Darinka Monko sentada en su piano junto a las medallas que ha ganado por música, teatro y canto. Adentro, soldados rusos dejaron un artefacto explosivo. Foto: theclaquers

Una familia de Bucha denunció que las tropas rusas que tomaron la ciudad dejaron una granada en el interior del piano ubicado en la sala y que pertenece a la niña de la casa.

Tatiana Monko se vio forzada a huir de su casa en Bucha, a las afueras de Kiev, junto con su familia a causa de la incursión de los soldados rusos, pero este sábado, tras meses de ausencia, regresó a su vivienda, la cual encontró en ruinas.

Las explosiones arruinaron las ventanas y casi todo lo que poseía había sido destruido durante el tiempo que el hogar estuvo ocupado por soldados rusos que lo usaron como vivienda en la ocupación.

“Rompieron la puerta de nuestro departamento, todo quedó desparramado en el departamento, muchas cosas fueron dañadas y saqueadas”, dijo Tatiana a VICE News.

Una de las pocas cosas que permanecieron sin ser dañadas fue el piano que su hija de 10 años, Darinka, le encantaba tocar. Sin embargo, Tatiana notó que las decenas de medallas y trofeos que su hija ganó en piano, teatro, canto y ajedrez, habían sido movidas y ordenadas incorrectamente.

Esto despertó sospechas en la madre así que llamaron especialistas para que revisaran el piano.

“Mientras limpiaban el piano, esperábamos fuera del apartamento. Cuando los especialistas abandonaron el apartamento, informaron que se había colocado una granada en el piano de los niños”, dijo Tatiana.

Los especialistas identificaron la munición que había sido colocada bajo los martillos del piano como una granada VOG-25P, que es utilizada por el ejército ruso. Si bien el descubrimiento fue impactante, no fue sorprendente: desde el comienzo de la invasión rusa, ha habido numerosos informes sobre el descubrimiento de minas y trampas explosivas en Bucha y otras ciudades, incluidas granadas dejadas en lavadoras .

“No pude dormir tranquila durante varios días y no entiendo cómo pudieron poner explosivos en el piano de un niño”, dijo Tatiana. “Después de todo, la esquina donde se coloca el piano está dispuesta de manera que queda inmediatamente claro que un niño está tocando en él”.

Y el daño potencial a su familia podría haber sido mortal. “Darinka tiene un hermano menor, de 6 años, la quiere mucho y siempre está con ella al piano. Da miedo incluso pensar en el dolor irreparable que los rusos habían preparado para nuestra familia”, dijo Tatiana.

Los especialistas identificaron la munición que había sido colocada bajo los martillos del piano como una granada VOG-25P, que es utilizada por el ejército ruso.
Los especialistas identificaron la munición que había sido colocada bajo los martillos del piano como una granada VOG-25P, que es utilizada por el ejército ruso.

Los detalles del incidente se destacaron por primera vez en una publicación de Facebook de Mariana Hlieva, violinista y profesora de música en la Escuela de Artes para Niños en Bucha, a la que asiste Darinka.

Hlieva dijo que el miedo a las minas y otras trampas explosivas es algo con lo que todos los residentes de Bucha que regresan tienen que vivir, y señaló que solo la semana pasada se descubrieron 1200 minas en la ciudad.

Las tropas rusas llegaron a Bucha en los primeros días de la guerra a finales de febrero, de camino a Kiev. Pero se encontraron con una resistencia inesperada: según VICE las tropas ucranianas usaron drones para eliminar los vehículos de cabeza y retaguardia en la columna de tropas rusas, atrapando a todos los demás.

En las semanas que siguieron, las tropas rusas tomaron el control de la ciudad, se apoderaron de casas y bloques de apartamentos y llevaron a cabo un número desconocido de presuntos crímenes de guerra. Cuando las tropas finalmente se retiraron a principios de abril, se descubrieron rápidamente fosas comunes y otras pruebas de las atrocidades perpetradas por las tropas de Moscú.

El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, los calificó como un “golpe en el estómago”, mientras que el secretario general de la OTAN caracterizó la situación como “horrible”. Ucrania ha pedido a la Corte Penal Internacional que investigue.

Esta no es la primera vez que se acusa a Rusia de usar trampas explosivas indiscriminadamente. Durante el conflicto en Afganistán, las tropas soviéticas colocaron trampas explosivas en juguetes diseñados para atraer a los niños. Más recientemente, en 2020, cuando las compañías militares privadas rusas se retiraron de Libia, colocaron explosivos diseñados para detonar al tocarlos en asientos de inodoros, puertas y osos de peluche, informó el Washington Post el año pasado.

En el momento de la retirada de Bucha, el presidente ucraniano Volodomyr Zelenskyy advirtió que las tropas del Kremlin estaban “minando todo este territorio. Casas, equipos, incluso los cuerpos de las personas asesinadas”, y el sombrío descubrimiento que hizo la familia Monko dentro del piano de su hija muestra hasta dónde estaban dispuestas a llegar las tropas rusas.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR