Luca de Meo, CEO de Renault Group: “La transición a los autos eléctricos la tienen que pagar los países ricos”

El ejecutivo global de la marca automotriz realizó una gira por América Latina, donde visitó las plantas en Curitiba, en Brasil y Córdoba, en Argentina. Habló sobre el futuro de la industria y cómo logró “resucitar” a la marca francesa

Luca de Meo, CEO Renault Group, durante un encuentro con periodistas en la planta de la empresa en Córdoba, Argentina (Crédito foto: Renault)
Luca de Meo, CEO Renault Group, durante un encuentro con periodistas en la planta de la empresa en Córdoba, Argentina (Crédito foto: Renault)

Luca de Meo posee sobre sus espaldas 30 años de trayectoria en el sector automotriz. Pero desde hace 15 meses -casi al unísono con la pandemia- fue nombrado CEO de Renault Group desde donde, dijo en un encuentro con periodistas, logró “resucitar” a la empresa a partir de una “fase de reestructuración muy dura a nivel global”.

El ejecutivo italiano de 54 años realizó una brevísima visita a América Latina en la que recorrió las plantas que la marca francesa tiene en Curitiba, Brasil, y en Córdoba, Argentina, desde donde sueña en que la región -a la que definió como “muy volátil”- se convierta en un polo de exportación “hacia otras partes del mundo”.

América Latina no es una ecuación fácil. Es una ecuación sofisticada”, dijo De Meo al ser consultado sobre el futuro latinoamericano y los vaivenes políticos y económicos que presenta a diario. “La solución se encuentra en todo el footprint de América Latina”, explicó. Es por eso que planteó la necesidad de “ver Latam como plataforma de exportación hacia otras regiones del mundo”.

Nacido en Milán y con experiencia en Toyota, Fiat y Seat, comenzó sus días en Renault en julio de 2020 con el doble desafío que planteaba la pandemia del coronavirus y una compañía (y una industria) en crisis. “Fueron meses intensos para salvar a la empresa”, especificó De Meo ante la mirada de Luiz Fernando Pedrucci, Chairman de la Región Latam y Pablo Sibilla, Presidente y Director General de Renault Argentina.

Ahora, según explicó, “todas las fábricas han entendido el mensaje” y la compañía a nivel global se encuentra “sin pérdidas y con generación de cash”, dijo en una rueda de prensa de la que participó Infobae.

De Meo también se refirió al futuro del sector y cómo cada uno de sus integrantes debe trabajar de manera “horizontal” con otras industrias -software, por ejemplo- para continuar su crecimiento para así lograr adaptarse a los desafíos que plantean no sólo las tecnologías, sino también el planeta y el cuidado del medio ambiente.

Luiz Fernando Pedrucci, Chairman Cluster Latam, Luca de Meo, CEO Renault Group y Pablo Sibilla, Presidente y Director General Renault Argentina (Crédito foto: Renault)
Luiz Fernando Pedrucci, Chairman Cluster Latam, Luca de Meo, CEO Renault Group y Pablo Sibilla, Presidente y Director General Renault Argentina (Crédito foto: Renault)

Consultado respecto a las dudas de que América Latina pudiera absorber en el mediano plazo los desafíos que coloca por delante la movilidad eléctrica -por infraestructura y por escaso poder económico de la población-, De Meo fue optimista y señaló que serían las naciones más poderosas y ricas las que pagarían el costo inicial del paso de los motores a combustión a los eléctricos.

La transición a los (autos) eléctricos, o a cualquier tecnología nueva, la tienen que pagar los ricos”, manifestó el CEO y añadió que la demora del arribo masivo de vehículos de generación eléctrica a la región latinoamericana podría ser de “10 a 15 años”. “Como muchas cosas, empiezan en países desarrollados donde hay mucho poder adquisitivo. Es un tema de timming... podrían ser 10 años, 15 años de retraso”, indicó.

Esa transición, explica De Meo, también se dará entre los propios países “ricos”. Así lo explica: “En Europa es más fácil hacer la transición eléctrica en Noruega y luego a Francia y luego a Alemania e luego Italia... y luego al sur de Italia. Porque es así, es una cuestión de tiempo. Y va a generar oportunidades. Lo que me molesta a mí un poco es que el enemigo no es una tecnología u otra, sino las emisiones. Y no simplemente la emisión de combustible. Es todo el ciclo. Esto por ejemplo es un debate que claramente no se incluye”.

Sin embargo, el ejecutivo italiano quiso relativizar los tiempos en que se impondría esta nueva tecnología móvil y prefirió centrarse en algo que para él todavía no está resuelto y que pasa tanto en América Latina como en Europa: el factor político. “Los reguladores o los políticos deberían respetar el principio de neutralidad tecnológica”, subrayó y pidió que los gobiernos dejen desarrollar a las empresas sus conocimientos en libertad.

Los enemigos son las emisiones, no las tecnologías”, puntualizó. “Las autoridades tienen que decirnos dónde quieren que vayamos, pero no cómo. Hay que dejar a los ingenieros y los técnicos la libertad de poder encontrar una solución de manera creativa para el cliente”, concluyó De Meo.

Twitter: @TotiPI


TE PUEDE INTERESAR