El video encubierto que reveló las lujosas cenas clandestinas para la élite de París: “Hacemos lo que queremos”

La investigación desató indignación y una tormenta política: un organizador dijo que habían participado miembros del gobierno de Emmanuel Macron al mismo tiempo que se dictaban nuevas restricciones por la pandemia

Un informe de un canal de televisión francés que denunció cenas de lujo “clandestinas” en París, pese a la pandemia, provocó una investigación y un furor político por las afirmaciones de que la élite ignoraba descaradamente las reglas que ella misma estableció.

El canal privado M6 había emitió el viernes por la noche un reportaje grabado en cámara oculta en un lugar presentado como “un restaurante clandestino” en un barrio exclusivo de la capital francesa, donde ni los los comensales ni el personal llevaban mascarillas y respetaban el distanciamiento social. Algunos invitados incluso se saludaban con besos en la mejilla.

Una vez que cruzas la puerta, no hay más covid

En el video, una periodista encubierta ingresa a un comedor privado con las ventanas cerradas y es recibida por un mesero con guantes blancos. Se le pregunta en nombre de quién ha sido invitada y se le dice: “Una vez que cruzas la puerta, no hay más covid”.

En la filmación también se escucha al maître del restaurant clandestino explicar que los menús tienen un precio a partir de los 160 euros (USD 190) por persona. Por 490 euros (USD 580) los comensales podían tomar champán mientras se deleitaban con foie gras con trufa y langostinos en salsa de jengibre.

El programa fue emitido poco después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, puso en vigor un aumento de las restricciones, debido a que los casos se han disparados y los hospitales están prácticamente desbordados. Todos los restaurantes y cafés franceses han estado cerrados desde finales de octubre.

El presidente francés Emmanuel Macron (Jeff Pachoud via REUTERS)
El presidente francés Emmanuel Macron (Jeff Pachoud via REUTERS)

En las imágenes de la televisión M6, un comensal anónimo, cuya voz estaba disfrazada, dijo que entre los invitados hubo ministros del gobierno.

“He cenado en dos o tres restaurantes esta semana, los llamados restaurantes clandestinos, con cierto número de ministros”, dijo.

El comensal fue identificado más tarde como Pierre-Jean Chalençon, un ex presentador de televisión, que dirige el lujoso lugar para eventos Palais Vivienne en París.

Pierre-Jean Chalençon (Instagram/@pierrejeanchalencon)
Pierre-Jean Chalençon (Instagram/@pierrejeanchalencon)

Los periodistas de M6 sugirieron que el lugar en el que ocurrieron las cenas clandestinas era el Palais Vivienne de Chalençon. Otra prueba fue que en Facebook el chef Christophe Leroy publicó un menú de siete platos para una cena en el Palais Vivienne para el 11 de marzo de 2021 con un costo de 220 euros por persona, vino incluido. Incluía un aperitivo de champán, foie gras y termidor de langosta.

Una publicación de Pierre-Jean Chalençon sobre un evento en el Palais Viviennes el 11 de marzo
Una publicación de Pierre-Jean Chalençon sobre un evento en el Palais Viviennes el 11 de marzo

En una declaración enviada a la AFP a través de su abogado, Chalençon reconoció implícitamente ser la fuente, pero pareció retractarse de la afirmación de que había ministros involucrados, diciendo que sólo quería mostrar “humor” y el “sentido del absurdo”.

Pero el reportaje no fue cosa de risa para los miembros del gobierno, días después de que el presidente Emmanuel Macron ordenara las nuevas restricciones, que incluyen el cierre de escuelas y prohibir los desplazamientos más allá de 10 km del domicilio.

He cenado en dos o tres restaurantes esta semana, los llamados restaurantes clandestinos, con cierto número de ministros

La ministra de la Ciudadanía, Marlene Schiappa, dijo que si ministros o legisladores estaban involucrados “deberían ser multados y penalizados como cualquier otro ciudadano”.

El ministro de Economía, Bruno Le Maire, replicó: “Todos los ministros, sin excepción”, respetan las normas.

Pero el ministro del Interior, Gerald Darmanin, advirtió que los involucrados deben ser procesados si se confirman las denuncias. “No hay dos tipos de ciudadanos: los que tienen derecho a la fiesta y los que no”, dijo.

La etiqueta #OnVeutLesNoms (Queremos los nombres) se volvió viral en Twitter, mientras se especulaba sobre quienes pudieron haber asistido a esas cenas.

Por su parte, el fiscal de París, Rémy Heitz, aseguró el domingo que abrió una investigación penal tras el reportaje, bajo cargos de “poner en riesgo la vida de otros”.

La investigación busca comprobar “si se han organizado veladas desafiando las normas sanitarias y determinar cuáles han sido los posibles organizadores y participantes”.

En medio de la polémica, el ministerio del Interior dijo el martes que las autoridades de París han multado a cerca de 1.000 clientes de restaurantes clandestinos en los últimos cinco meses.

SEGUIR LEYENDO: