El régimen chino obliga a los musulmanes uigures a comer carne de cerdo en Xinjiang pese a que la religión lo prohíbe

Beijing firmó un acuerdo para abrir una granja porcina para consumo local en Kashgar, donde el 90% de su población tiene creencias islámicas. Miembros de la minoría étnica que estuvieron detenidos en los campos de concentración en la región occidental del gigante asiático aseguran que allí la alimentación forzada era “desenfrenada”

FILE PHOTO: Workers drag a pig to a slaughterhouse in Dongguan, Guangdong province, China December 22, 2017. REUTERS/Stringer/File Photo  ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. CHINA OUT.
FILE PHOTO: Workers drag a pig to a slaughterhouse in Dongguan, Guangdong province, China December 22, 2017. REUTERS/Stringer/File Photo ATTENTION EDITORS - THIS IMAGE WAS PROVIDED BY A THIRD PARTY. CHINA OUT.

El régimen chino fuerza a los miembros de la minoría musulmana uigur a comer carne de cerdo pese a que su religión lo prohíbe expresamente. Así lo refleja un informe de abril de 2020, que expuso a su vez como el gobierno de Xinjiang -región donde se encuentra la mayoría de los uigures- firmó un acuerdo para abrir una granja porcina para el consumo local pese a que el 90 por ciento de la población profesa la fe islámica.

Sayragul Sautbay fue liberada de un campo de concentración en Xinjiang (que el régimen asegura son de “reeducación”). Sin embargo, la madre de dos hijos todavía sufre pesadillas y recuerdos de la “humillación y violencia” que soportó mientras estuvo detenida.

Al igual que ella, otros ex detenidos afirman que la alimentación forzada de carne de cerdo es más desenfrenada en estos campos. Sautbay, doctora en medicina y educadora que ahora vive en Suecia, publicó recientemente un libro en el que detalla su terrible experiencia, que además del consumo de carne porcina incluye haber presenciado palizas, presuntos abusos sexuales y esterilización forzada.

En una entrevista reciente con Al Jazeera, Sautbay se refirió a las vejaciones sufridas en los campos y, específicamente, al consumo forzado de carne de cerdo. “Todos los viernes nos vimos obligados a hacerlo”, dijo. “Han elegido intencionalmente un día sagrado para los musulmanes. Quienes lo rechazaban eran duramente castigados“.

Añadió que la política está diseñada para infligir vergüenza y culpa a los musulmanes detenidos e indicó que le es “difícil de explicar con palabras” las emociones que sentía cada vez que comía la carne. “Me sentía como si fuera una persona diferente. Todo a mi alrededor se oscureció. Fue realmente difícil de aceptar “, agregó Sautbay.

Sus testimonios se suman a otros anteriores y contribuyen a continuar formando una imagen de los abusos cometidos por el régimen chino en Xinjiang, que tiene como uno de sus pilares el ataque a las creencias culturales y religiosas de la minoría étnica. Desde aproximadamente el 2017, Beijing abrió en la región de Xinjiang de campos, cuya existencia asegura es necesaria para contrarrestar el “extremismo”en la región.

Sin embargo, distintos reportes han determinado que el objetivo real es lo que el antropólogo alemán y erudito uigur, Adrian Zenz, define como una “secularización” de esa población. La instalación de una granja de cerdos en Kashgar, que busca criar 40.000 cabezas de ganado por año, forma parte de estos esfuerzos.

Personas caminan por el perímetro de uno de los campos de concentración que el régimen chino construyó en Xinjiang. Foto:  REUTERS/Thomas Peter
Personas caminan por el perímetro de uno de los campos de concentración que el régimen chino construyó en Xinjiang. Foto: REUTERS/Thomas Peter

El acuerdo se firmó formalmente el 23 de abril de este año, el primer día del Ramadán, el mes de ayuno musulmán, y establece que la cría de cerdos no está destinada a la exportación, sino “para garantizar el suministro de carne de cerdo” en Kashgar. Los uigures constituyen el 90 por ciento de la población de la ciudad y sus alrededores.

“Esto es parte del intento de erradicar por completo la cultura y la religión de la gente de Xinjiang”, dijo Zenz a Al Jazeera. “Es parte de la estrategia de la secularización, de convertir a los uigures en laicos y adoctrinarlos para que sigan al partido comunista y se vuelvan agnósticos o ateos “, agregó.

" Tres males”

Beijing ha defendido sus políticas en la región, diciendo que el enfoque es necesario para luchar contra los “tres males : extremismo, el separatismo y el terrorismo”, luego mortíferos disturbios en la capital regional, Urumqi, en 2009.

China niega que el propósito de los campos sea el reportado en el exterior, y por los que Naciones Unidas han asegurado que más de un millón de personas fueran recluídas. En contraste, ha dicho que opera centros vocacionales que le permiten “reentrenar” a la población uigur y enseñarles nuevas habilidades.

Al igual que Sautbay, la empresaria uigur Zumret Dawut tiene experiencia de primera mano. Fue detenida en marzo de 2018 en Urumqi, la ciudad donde nació. Durante dos meses, las autoridades le exigieron explicaciones sobre sus vínculos con Pakistán, la patria de su marido. También le preguntaron cuántos hijos tenía y si habían estudiado religión y leído el Corán.

Dawut recuerda que fue humillada repetidamente y que en una ocasión le dieron una bofetada en la cara con un papel enrollado después de que quien la interrogaba se disgustara con ella. En otra ocasión, tuvo que rogar a los oficiales varones del campo que le permitieran ir al baño, solo para que la dejaran esposada y la vigilaran todo el tiempo que estaba en el baño. Ella también afirma que fue obligada a comer cerdo en repetidas ocasiones.

Cuando te sientas en un campo de concentración, no decides si comer o no. Para estar vivos tuvimos que comer la carne que nos sirvieron “, agregó. Sin embargo, dijo, esas experiencias no la prepararon para lo que sucedería a continuación.

Ella y varias otras detenidas fueron esterilizadas para evitar que tuvieran más hijos. La práctica fue reportada a principios de este año por la agencia de noticias Associated Press, lo que generó una condena generalizada.

Protesta contra el tratamiento de la población Uigur en Xinjiang en 2019. Foto: REUTERS/Kemal Aslan
Protesta contra el tratamiento de la población Uigur en Xinjiang en 2019. Foto: REUTERS/Kemal Aslan

Empezando jóvenes.

Sautbay, que era de la ciudad de Ili, terminó en otro campamento después de que las autoridades supieran que su esposo y sus dos hijos se habían mudado a Kazajstán a principios de 2016.

Originalmente había planeado unirse a ellos, pero para entonces las autoridades le confiscaron su pasaporte.

Debido a sus antecedentes médicos y su experiencia en la gestión de centros preescolares, a Sautbay se le asignó la tarea de enseñar el idioma chino a sus compañeros detenidos, lo que le permitió observar de cerca lo que les estaba sucediendo a otros uigures.

Según Sautbay, la práctica de obligar a los musulmanes a comer cerdo fue más allá de los campos de detención.

En una escuela en Altay, una ciudad en el norte de Xinjiang, los estudiantes también fueron obligados a comer la carne de cerdo y cuando muchos se negaron y se manifestaron contra los administradores de la escuela, el gobierno envió soldados para intervenir, agregó Sautbay.

El gobierno de Xinjiang también puso en marcha una iniciativa llamada “comida gratis” para los niños musulmanes en el jardín de infancia, sirviéndoles platos de cerdo sin su conocimiento, añadió.

La idea era que al iniciarlos desde pequeños de manera que los niños musulmanes adquirieran el gusto por la comida no halal - es decir aquella que su fe considera apta para consumir.

El año pasado, AsiaNews, con sede en Italia, alegó que durante el Año Nuevo Lunar chino, que resultó ser el “Año del Cerdo”, los funcionarios del gobierno presuntamente entregaron carne de cerdo directamente a los hogares musulmanes en Ili, e insistieron en que los uigures decoraran sus casas con imágenes de cerdos para la temporada festiva.

“Normalizar” lo prohibido

Arslan Hidayat, un activista por los derechos uigures con sede en Turquía y secretario general de la Asociación de Renacimiento Uigur, dijo a Al Jazeera que ya sea que se trate de criar cerdos o comer cerdo y beber alcohol, el gobierno chino está intentando “normalizar” las prácticas prohibidas para los musulmanes en Xinjiang.

En 2018, como parte de la política estatal oficial, el gobierno de Xinjiang también anunció que todos los restaurantes halal de la región deberían “operar normalmente” durante el Ramadán, en contraste con años anteriores cuando esos mismos establecimientos estaban cerrados durante el ritual de un mes de ayuno.

Según el sitio web del gobierno de Xinjiang, que publicó el memorando que contiene la disposición sobre los establecimientos de comida musulmanes, la directiva estaba destinada a garantizar “un orden de vida normal durante el Ramadán”.

Manifestantes de Hong Kong sostienen banderas uigures del Turquestán Oriental en un acto de apoyo a los derechos humanos de los uigures del Xinjiang en Hong Kong, China, el 22 de diciembre,2019. REUTERS/Lucy Nicholson
Manifestantes de Hong Kong sostienen banderas uigures del Turquestán Oriental en un acto de apoyo a los derechos humanos de los uigures del Xinjiang en Hong Kong, China, el 22 de diciembre,2019. REUTERS/Lucy Nicholson

Pero Zenz cree que la directiva significaba que el gobierno quería asegurarse de que “los uigures coman y no ayunen” durante el día.

También compartió otros dos documentos oficiales, escritos en chino, que mostraban al gobierno de Kashgar asignando dinero para alimentos para su personal uigur, en su mayoría musulmán, durante el Ramadán. En conjunto, esto constituye un patrón del gobierno chino llevando a cabo una “guerra contra el halal”, señaló Zenz.

En 2018, la agencia de noticias Reuters también informó sobre una “campaña anti-halal” en Urumqi “para evitar que el Islam penetre en la vida secular y alimente el ‘extremismo’”.

“Radicalizado”

En declaraciones a Al Jazeera sobre la política general de China hacia los uigures, Einar Tangen, un experto en asuntos de China con sede en Beijing, dijo que el gobierno chino “siente firmemente” que muchos de los residentes de Xinjiang se han “radicalizado” en los últimos años.

En opinión de Beijing, la única forma de abordar la situación en Xinjiang es brindar a los residentes “la educación que deberían haber recibido cuando eran más jóvenes”. De ahí los “campos de entrenamiento”.

“Esto es lo que dice el gobierno, y están trasladando a la gente a estos campamentos reeducativos. Les enseñan habilidades, lenguaje, historia, y esa es su forma de lidiar con eso “.

Pero el activista Hidayat señala que incluso los uigures no observadores, muchos de ellos empleados del gobierno que habían intentado adoptar un estilo de vida similar al de los chinos han, no habían escapado al castigo. Ellos también fueron enviados a los campos, solo en virtud de su identidad racial, agregó.

Sin embargo, Tangen señaló que la situación económica en Xinjiang había “mejorado drásticamente a lo largo de los años” y que la gente estaba mejor. ”La gente vive más. Tienen mejores oportunidades“, señaló Tangen.

“Así que siempre existe esta tensión entre lo que Occidente dice que son sus derechos humanos, hablar libremente, hacer lo que quiera, y la idea de que sin oportunidades económicas y comida en la mesa, los derechos no significan mucho”.

Con respecto a las acusaciones específicas de obligar a los musulmanes a comer carne de cerdo, Tangen dijo que no sabía si la información era “objetiva”, pero si estaba ocurriendo no era el resultado de la “política del gobierno central”.

Foto satelital de uno de los campos en Xinjiang
Foto satelital de uno de los campos en Xinjiang

Los documentos vistos por Al Jazeera también detallan el presunto programa de esterilización reportado por AP.

“Estoy seguro de que están pasando cosas que no deberían estar pasando. Pero a menos que puedan demostrar los hechos, es imposible determinar la veracidad de las acusaciones, " agregó Tangen.

En una enorme burocracia como la de China, puede haber “algunas personas” que podrían cometer abusos, dijo. “La clave es encontrar a estas personas y castigarlas”.

El gobierno chino ha tenido poco que decir sobre el tema, aunque varias publicaciones controladas por el estado cuestionaron la credibilidad de Sautbay y Dawut cuando hicieron acusaciones de otros abusos en Xinjiang.

Beijing también ha acusado a Zenz, el antropólogo alemán, de “fabricar hechos y falsificar datos” y señaló sus vínculos con facciones “de derecha” del gobierno de Estados Unidos. Los observadores de China también plantearon preguntas sobre su “repentina experiencia” en Xinjiang y los uigures.

Al Jazeera ha buscado una respuesta oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores de China, pero aún no ha recibido una respuesta. También solicitó comentarios al Instituto de Derechos Humanos de la Universidad de Ciencias Políticas y Derecho de China, pero aún no había respondido al momento de la publicación.

Dawut, la empresaria uigur que ahora vive exiliada en los Estados Unidos, dice que respalda su historia de lo que le sucedió dentro de los campamentos.

Mientras tanto, Sautbay, la doctora kazaja, dijo que al compartir su terrible experiencia, esperaba ser una voz para quienes permanecen en cautiverio.

Los días que he pasado en el campo de concentración no se borrarán de mi memoria y tengo que vivir con eso toda mi vida”, dijo.

CON INFORMACIÓN DE AL JAZEERA

Más sobre este tema:

Por qué la persecución del régimen chino contra los uigures es un crimen de lesa humanidad

El papa Francisco se refirió por primera vez a la persecución de los uigures en China