“Somos mejores”: la sentencia de una autoridad del Reino Unido sobre por qué aprobaron la vacuna de Pfizer antes que EEUU y Europa

El secretario de Educación, Gavin Williamson, habló en medio de las tensiones con especialistas norteamericanos y de la UE, que creen que es más prudente tomarse más tiempo. Otros funcionarios británicos aseguraron que fue “gracias al Brexit”

El secretario de Educación británico Gavin Williamson (REUTERS/Toby Melville)
El secretario de Educación británico Gavin Williamson (REUTERS/Toby Melville)

El secretario de educación del Reino Unido, Gavin Williamson, dijo que el Reino Unido fue el primer país del mundo en aprobar clínicamente una vacuna contra el coronavirus porque el país tiene científicos “mucho mejores” que Francia, Bélgica o Estados Unidos.

Durante una entrevista con la radio LBC, Williamson dijo que no le sorprendió que el Reino Unido fuera el primero en implementar la inmunización de Pfizer porque “somos un país mucho mejor que todos y cada uno de ellos”.

Consultado sobre si el Brexit favoreció la rapidez de la aprobación, Williamson agregó: “Bueno, creo que tenemos a las mejores personas en este país y obviamente tenemos a los mejores reguladores médicos. Mucho mejor que los franceses, mucho mejor que los belgas, mucho mejor que los estadounidenses. Eso no me sorprende en absoluto porque somos un país mucho mejor que todos y cada uno de ellos, ¿no es así?”, dijo.

Somos un país mucho mejor que todos y cada uno de ellos

Los comentarios de Williamson se produjeron apenas 24 horas después de que Matt Hancock, el secretario de salud, dijera que el Reino Unido fue el primero en aprobar la vacuna “por el Brexit”. Contrastó el enfoque del Reino Unido con el “ritmo de los europeos, que se están moviendo un poco más lentamente”.

Williamson reiteró que el Reino Unido tiene médicos “mucho mejores” que otros países diciendo que “pudimos seguir adelante con las cosas”, en una aparente referencia a las regulaciones europeas. El Reino Unido todavía está bajo el mandato de la la Agencia Europea de Medicamentos hasta el final del período de transición del Brexit el 1 de enero, pero las leyes de la UE también permiten que los estados miembros aprueben medicamentos para uso de emergencia sin la autorización del ente en casos excepcionales como una pandemia.

“Creo que el simple hecho de poder seguir adelante con las cosas, entregarlo y que la gente brillante de nuestro regulador médico lo haga realidad significa que la gente de este país será el primer país del mundo occidental, en el mundo, en recibir la vacuna Pfizer”, dijo Williamson. “Es una verdadera ventaja competitiva. ¿Pero sabes a quién le toca? Depende de los brillantes médicos del ente regulador que han hecho que esto suceda tan rápido, así que nuestro agradecimiento está con ellos. Al hacer lo que han hecho, habrán salvado vidas“.

Foto del jueves ilustrativa de un camión refrigerado de Pfizer en la planta de la empresa en Puurs, Belgica. 
Dic 3, 2020. REUTERS/Yves Herman
Foto del jueves ilustrativa de un camión refrigerado de Pfizer en la planta de la empresa en Puurs, Belgica. Dic 3, 2020. REUTERS/Yves Herman

Los procesos en Europa y EEUU

Tras conocerse la decisión británica, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) prefirió poner paños fríos, o mantener los que ya tenía y defendió su prolongado proceso de aprobación para las vacunas de COVID-19 como garante de una mayor seguridad. En todo caso la decisión llegará antes del final de diciembre, dijo el ente regulador.

Del otro lado del Atlántico, en Estados Unidos la decisión, que se espera que sea positiva, tampoco demorará mucho tiempo. La FDA ha fijado la fecha de la reunión de su comité asesor para evaluar la solicitud de autorización para uso de emergencia de la vacuna de Pfizer, que será el 10 de diciembre. Allí, va a evaluar los resultados del ensayo clínico en el que Pfizer/BioNTech basa su solicitud, centrándose en las dos cuestiones centrales: la eficacia de la vacuna, del 95%, según ambas compañías, y su inocuidad, confirmada por dos meses de seguimiento tras la segunda dosis para la mitad de los participantes.

La EMA y la FDA son organismos de referencia en gran parte de la comunidad internacional, por lo que numerosos países de Occidente aguardan sus veredictos para definir también sus posiciones frente a las vacunas.

Por otra parte, el anuncio británico también motivó algunas voces de alerta. Los temores provienen de la posibilidad de que se repita parcialmente lo sucedido en China y Rusia, donde algunas fórmulas recibieron aprobaciones antes que se presenten resultados de la fase 3, que Pfizer sí ha divulgado de forma provisional.

El primer matiz provino ayer de Alemania. “Considero que esta decisión es problemática y recomiendo que los Estados miembros de la UE no repitan el proceso de la misma manera”, dijo Peter Liese, un eurodiputado miembro del partido de la canciller Angela Merkel. “Unas pocas semanas de examen minucioso por parte de la Agencia Europea de Medicamentos es mejor que una precipitada autorización de comercialización de emergencia de una vacuna”, añadió.

De todas formas, el organismo independiente que regula los medicamentos en el Reino Unido afirmó que no hubo ninguna precipitación en su recomendación de aprobar el uso de la vacuna.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: