El presidente de Irán, Hassan Rohani, anuncia las intenciones de su gobienro de violar nuevamente el acuerdo nuclear (AFP)
El presidente de Irán, Hassan Rohani, anuncia las intenciones de su gobienro de violar nuevamente el acuerdo nuclear (AFP)

El presidente de Irán, Hassan Rohani, dijo este miércoles que anunciará una nueva reducción de los compromisos nucleares del país entre "hoy y mañana", a pesar de los esfuerzos de una parte de la comunidad internacional de buscar una alternativa a las sanciones de Estados Unidos.

"Yo no creo que vayamos a alcanzar un acuerdo así que tomaremos un tercer paso y anunciaremos los detalles hoy o mañana", indicó Rohani en un comunicado oficial, citado por AFP.

El mandatario se refería así las palabras del viceministro de Relaciones Exteriores iraní, Abas Araghchi, quien había indicado poco antes que su país estaba dispuesto a volver a una aplicación total del acuerdo sobre el programa nuclear a cambio de una línea de crédito de unos 15.000 millones de dólares, actualmente negociada con los europeos y aceptada por Francia.

"Irán volverá a aplicar totalmente el JCPOA [acuerdo nuclear] sólo si puede vender su petróleo y beneficiarse plenamente de los ingresos de estas ventas. La propuesta francesa va en este sentido", dijo el viceministro citado por la agencia estatal Irna.

Pero Rohani mostró sus dudas y habló de un "tercer paso", en referencia al desmantelamiento escalonado de los compromisos que el país aceptó en el acuerdo nuclear de 2015 para limitar su programa atómico.

Rohani observa un tablero de control en el reactor de Bushehr
Rohani observa un tablero de control en el reactor de Bushehr

En los últimos meses pasados Teherán primero superó su stock permitido de 300 kilogramos de uranio enriquecido, y luego comenzó a enriquecer a valores por encima del 3,67% de uranio-235.

No se sabe, por ahora, en qué consistirá esta nueva violación del acuerdo, que ya había sido adelantada esta semana por un portavoz del gobierno, si se concreta.

Tras años de negociaciones y tensas escaladas, en el 2015 Irán firmó un acuerdo nuclear (el denominado JCPOA, por sus siglas en inglés) con Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, China y Rusia. Entró en vigor en 2016.

El pacto impone una serie de límites al programa nuclear persa para asegurar un uso exclusivamente civil y evitar el acceso a una bomba atómica. Además, establece un sistema de control y monitoreo del complejo nuclear iraní a cargo del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

A cambio, Irán se beneficiaba del levantamiento de las sanciones internacionales que presionaron a su economía durante buena parte de la década del 2000 y 2010.

El reactor nuclear en Bushehr, Irán
El reactor nuclear en Bushehr, Irán

Sin embargo, en el 2018 el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el retiro de su país del acuerdo firmado por su predecesor, Barack Obama, argumentando que el pacto había sido demasiado beneficioso para Teherán y que no había incluido limitaciones a la política exterior persa en Medio Oriente, donde apoya a diferentes gobiernos y milicias chiitas.

Poco después Estados Unidos restableció las sanciones económicas contra Irán, las más potentes del paquete internacional de medidas coercitivas, lo que ha vuelto a generar una enorme presión sobre el país.

Aunque el pacto sigue vigente entre Irán y Reino Unido, Francia, Alemania, China y Rusia, Teherán argumenta que tras la salida de Estados Unidos ha quedado obsoleto y amenaza con retirarse también y volver a dar rienda suelta a su programa nuclear, salvo que los restantes firmantes, especialmente los europeos, consigan aliviar la presión económica de las sanciones.

Pero esto es más difícil de lo que parece, ya que las sanciones estadounidenses tienen un alcance global y ninguna empresa del mundo quiere arriesgarse a ser sancionada, o perder vínculos comerciales con Estados Unidos, si comercia con Irán.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: