Al menos 14 personas murieron y 145 resultaron heridas este miércoles en un atentado suicida contra una comisaría en Kabul reivindicado por los talibanes, indicaron las autoridades.

"Un vehículo lleno de explosivos estalló en la entrada de la comisaría del oeste de Kabul a las 09:00 (04:30 GMT)", declaró el portavoz del ministerio del Interior, Nasrat Rahimi.

En tanto el viceministro del Interior, Khoshal Sadat, señaló que "catorce personas murieron y 145 resultaron heridas en el atentado esta mañana". Diez de los catorce muertos son civiles, igual que 92 de los heridos.

Según el portavoz fue un ataque con coche bomba y no un ataque complejo, es decir cuando hombres armados llegan tras una explosión.

Un soldado afgano observa el cráter dejado por el coche bomba (Reuters)
Un soldado afgano observa el cráter dejado por el coche bomba (Reuters)

Al menos 95 heridos fueron transportados a los hospitales de la ciudad "en su mayoría mujeres y niños", indicó el portavoz del ministerio de Sanidad, Wahidullah Mayar.

El portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, reivindicó el atentado en las redes sociales y dijo que había sido cometido por un kamikaze.

El ataque "fue lanzado contra un centro de reclutamiento enemigo, decenas de soldados y policías murieron", aseguró.

Los talibanes y la rama afgana del grupo yihadista Estado Islámico (ISIS, en inglés) suelen exagerar el numero de víctimas en sus ataques a las fuerzas afganas o de la OTAN.

La mayoría de las víctimas son civiles (Reuters)
La mayoría de las víctimas son civiles (Reuters)

Desde hace un año los talibanes están negociando con Estados Unidos. La octava ronda de negociaciones se está llevando a cabo actualmente en Doha.

Las dos partes se felicitaron de los "excelentes progresos" y esperan firmar un acuerdo bilateral.

Si se firmara ese acuerdo abriría la vía a negociaciones directas entre talibanes y un equipo de negociación del gobierno afgano, previstas en Oslo.

"Oí un gran 'bum' y todas las ventanas de mi tienda se rompieron", declaró a la AFP el comerciante Ahmad Saleh, uno de los afectados por la explosión.

"La cabeza me da vueltas y todavía no sé lo que pasó. Pero los escaparates de una veintena de comercios, algunos a un kilómetro del lugar de la explosión se rompieron", añadió. Según las fotos y vídeos publicados en las redes sociales, la explosión provocó una inmensa nube de humo en el cielo de Kabul.

En la madrugada del miércoles las fuerzas especiales afganas atacaron varios escondites de miembros de la rama afgana del ISIS, aunque se desconocen los detalles de la operación.

El martes al final de la jornada, al menos cinco personas murieron y siete resultaron heridas en un atentado contra un vehículo de los servicios gubernamentales de lucha contra los estupefacientes.

La violencia en Afganistán aumentó considerablemente en julio, el mes más mortífero desde mayo de 2017, con más de 1.500 muertos y heridos, según datos de la ONU.

Con información de EFE y Reuters

MÁS SOBRE ESTE TEMA: