La semana pasada, mientras la tensión entre Irán y Occidente se encuentra en uno de sus puntos más alto, un video circulaba por los teléfonos de los iraníes y de varios de sus vecinos en Medio Oriente. En él, se veía a un grupo de turistas disfrutando de la música popular en una esquina de Abyaneh, en la provincia de Isfahán. El único problema de la grabación era que, claro, la que cantaba era una mujer, y estaba sola.

De acuerdo con un artículo del diario El País, la fiscalía estatal ha abierto una investigación ante las informaciones de que "una mujer había cantado un solo". La mujer es Negar Moazzam, una cantante que actuaba ante un grupo de turistas hasta que los empleados locales de la Organización del Patrimonio Cultural interrumpieron su intervención.

Las mujeres tienen prohibido cantar en público en Irán desde la revolución de 1979, aunque no existe una ley al respecto. El artículo 638 del código penal, sin embargo, permite condenar hasta dos meses de prisión y 74 latigazos a cualquier "acto prohibido en público".

La propia artista subió en su cuenta de Instagram el video en el que se la ve interpretando una canción de Shohreh, una de las cantantes estrella de antes de la revolución. Moazzam, que es profesora de música y canto, aparece en las imágenes ataviada con la colorida ropa tradicional de la zona y con un pequeño tocado que deja al aire una larga trenza rubia.

No solo las autoridades repudiaron el video y actuaron en consecuencia. También lo hizo el imam de las plegarias del viernes en la vecina localidad de Natanz, a cuya comarca pertenece Abyaneh. Ruholá Amini acusó a su autora de "corromper deliberadamente la santidad del Ramadán", el mes que los creyentes musulmanes consagran al ayuno y que se inició el pasado 5 de mayo. El clérigo también dijo que es "deber del Poder Judicial y de la policía castigar este tipo de comportamiento sacrílego".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: