Mark Cassayer, enviado de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza (Facebook)
Mark Cassayer, enviado de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza (Facebook)

Estados Unidos pidió este jueves a Corea del Nore que "desmantele todo los campos de prisioneros" y libere a los presos políticos, que Washington estima llegan a entre 80.000 y 120.000.

El pedido fue hecho por Mark Cassayre, enviado de Estados Unidos al Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza, quien también instó a las autoridades norcoreanas a permitir la entrada de trabajadores humanitarios al país, uno de los más aislados del mundo y afectado desde hace décadas por serios problemas de alimentación.

Cassayer también pidió, en representación de su país ante la revisión periódico de la situación en Corea del Norte, que Pyongyang "establezca protecciones contra las detenciones arbitrarias que garanticen el debido proceso y un juicio justo", así como acceso "irrestricto" a observadores internacionales.

Además, reclamó una reforma del código penal del país para descriminalizar la posesión y distribución de textos religiosos.

Momentos antes el embajadora norcoreano, Han Tae Song, dijo ante el foro de 47 miembros que "el derecho a la vida y las libertades fundamentales están aseguradas" dentro del país, aunque las sanciones internacionales han perjudicado su protección.

Corea del Norte ha sido objeto de numerosas sanciones económicas por parte del Consejo de Seguridad de la ONU y también de Estados Unidos y la Unión Europea por su programa nuclear con fines bélicos y numerosas violaciones de Derechos Humanos contra la población local.

Kim Jong-un, líder de Corea del Norte (AFP)
Kim Jong-un, líder de Corea del Norte (AFP)

La situación de los prisioneros políticos en los numerosos campos de concentración ubicados en Corea del Norte ha sido siempre un histórico motivo de fricción entre Pyongyang y la comunidad internacional.

Aunque lo cierto es que en los últimos años pareció quedar en segundo plano ante la escalada de tensiones entre Corea del Norte y Estados Unidos por el programa nuclear norcoreano y sus numerosos ensayos de misiles balísticos y artefactos atómicos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: