Cientos de militantes anticapitalistas conocidos como "black blocs", mezclados en medio de un cortejo de "chalecos amarillos", se enfrentan a las fuerzas de seguridad en París. Los disturbios comenzaron minutos antes de que empezara oficialmente la manifestación por el 1 de mayo.

En un ambiente tenso, policías recurrieron a granadas de dispersión sting y lacrimógenas contra los alborotadores en el sur de la capital francesa. Algunos manifestantes les respondían lanzándoles proyectiles. Al menos un civil resultó herido en la cabeza, según constató la agencia AFP.

Los black blocks y los chalecos amarillos, la principal amenaza para el gobierno
Los black blocks y los chalecos amarillos, la principal amenaza para el gobierno

Las tradicionales marchas del 1 de mayo en París son habitualmente pacíficas y dedicadas a reivindicaciones salariales, pero la tensión creciente por la sucesión de protestas violentas lideradas por los "chalecos amarillos" llevó al gobierno a tomar fuertes medidas de seguridad.

Más de 7.400 policías y gendarmes fueron desplegados en la capital francesa para las manifestaciones. Las autoridades esperaban la presencia de "1.000 a 2.000 activistas radicales", según el ministro del Interior, Christophe Castaner.

Un manifestante, con una careta de Alexandre Benalla, ex guardaespaldas de Macron despedido por reprimir irregularmente en una protesta (Zakaria ABDELKAFI / AFP)
Un manifestante, con una careta de Alexandre Benalla, ex guardaespaldas de Macron despedido por reprimir irregularmente en una protesta (Zakaria ABDELKAFI / AFP)

Desde la madrugada, una veintena de policías comenzaron a registrar bolsos de forma aleatoria en los accesos de la estación de Saint-Lazare, en el centro de París. Hasta las 11.15 locales (9.15 GMT), se habían producido 3.700 controles de identidad en toda la ciudad dentro de esa misma estrategia.

165 personas fueron arrestadas antes de las protestas
165 personas fueron arrestadas antes de las protestas

Un total de 165 personas fueron detenidas antes de los altercados. Llevaban todo tipo de artefactos incendiarios, objetos que podrían utilizarse como armas u otros instrumentos o prendas para ocultar su propia identidad. Pero las medidas de prevención no lograron evitar los incidentes.

Los chalecos amarillos piden la destitución del presidente
Los chalecos amarillos piden la destitución del presidente

El presidente Emmanuel Macron reclamó el martes que la respuesta a estos "black blocs" —militantes anticapitalistas y antifascistas vestidos de negro y con la cara cubierta— sea "extremadamente firme" en caso de violencia, tras los llamados en las redes sociales a transformar París en la "capital de los disturbios".

Un manifestante con un chaleco amarillo en la cara es visto antes del comienzo de la tradicional marcha sindical del Primero de Mayo (Reuters)
Un manifestante con un chaleco amarillo en la cara es visto antes del comienzo de la tradicional marcha sindical del Primero de Mayo (Reuters)

El año pasado, 1.200 militantes radicales empañaron la manifestación parisina con violentos altercados: comercios vandalizados o incendiados, vehículos quemados. "No se tiene que dramatizar, es una cuestión de vigilancia (…) Mañana (para el miércoles), hay un riesgo", señaló Castaner en una rueda de prensa.

Una manifestante sostiene una balanza y una pancarta que dice “LBD40, CAC40 la misma lucha” frente a la policía antidisturbios francesa durante una manifestación (Reuters)
Una manifestante sostiene una balanza y una pancarta que dice “LBD40, CAC40 la misma lucha” frente a la policía antidisturbios francesa durante una manifestación (Reuters)

Aunque están previstas manifestaciones en toda Francia, la atención se centra en la capital, a menudo escenario de espectaculares incidentes desde el inicio de las protestas de los "chalecos amarillos". A lo largo de los meses, el movimiento ha ido perdiendo fuelle al tiempo que se ha ido radicalizando, con altercados violentos al margen de las manifestaciones.

Los chalecos amarillos asisten a una manifestación durante el tradicional día del trabajo del Primero de Mayo en París, Francia, el 1 de mayo de 2019. La pancarta dice: “RIC (Referéndum Iniciado por los Ciudadanos)” (Reuters)
Los chalecos amarillos asisten a una manifestación durante el tradicional día del trabajo del Primero de Mayo en París, Francia, el 1 de mayo de 2019. La pancarta dice: “RIC (Referéndum Iniciado por los Ciudadanos)” (Reuters)

Atrapados entre los "blacks blocs" y los "chalecos amarillos", los sindicatos esperan recuperar visibilidad, a través de varios mítines y una gran movilización de Montparnasse a la plaza de Italia, en el sur de la capital.

Manifestantes enmascarados asisten a una manifestación durante el tradicional día del trabajo del Primero de Mayo en París (Reuters)
Manifestantes enmascarados asisten a una manifestación durante el tradicional día del trabajo del Primero de Mayo en París (Reuters)

"El 1 de mayo tiene que agrupar a todos los que se manifiestan desde hace meses y meses (…) para decir que se tiene que cambiar la política social", dijo Philippe Martinez, secretario general de la CGT, uno de los principales sindicatos franceses

Un intercambio pacífico entre chalecos amarillos y policías
Un intercambio pacífico entre chalecos amarillos y policías

El cortejo pasará delante del famoso restaurante de la Rotonde, un "símbolo" del poder desde que Emmanuel Macron celebró en él su paso a la segunda vuelta en las elecciones presidenciales en 2017. Sus dueños admitieron el martes estar algo nerviosos, teniendo en cuenta como terminó el célebre Fouquet's de los Campos Elíseos, saqueado y quemado, el 16 de marzo durante una manifestación de los "chalecos amarillos".

La policía antidisturbios francesa se para frente a los paneles de madera que protegen el restaurante La Rotonde, muy identificado con Emmanuel Macron (Reuters)
La policía antidisturbios francesa se para frente a los paneles de madera que protegen el restaurante La Rotonde, muy identificado con Emmanuel Macron (Reuters)

"No tenemos miedo de los cortejos sindicales sino de los 'chalecos amarillos' y los 'blacks blocs'", explicó Serge Tafanel, cuyo restaurante permanecerá cerrado por pedido de la policía, como todos los comercios situados en el recorrido de la marcha.

La policía antidisturbios francesa se para frente a una sala de cine en el distrito de Montparnasse (Reuters)
La policía antidisturbios francesa se para frente a una sala de cine en el distrito de Montparnasse (Reuters)

En total, 190 motos circulan cerca de las manifestaciones para permitir a las fuerzas de seguridad desplazarse rápidamente. También se utilizan drones para vigilar el cortejo, precisó el ministro del Interior.

Con información de Jean-Louis Prevost / Marie Wolfrom (AFP) y EFE

MÁS SOBRE ESTE TEMA: