Rachael Keogh
Rachael Keogh

Se llama Rachael Keogh, tiene 39 años y cuenta estar totalmente recuperada de su adicción a las drogas. A diez años de haber publicado su primer libro –Dying to Survive (2009) y del que se está presentando una nueva edición- dio a conocer nuevas imágenes de su pasado, las comparó con las actuales y dijo estar "orgullosa de sus cicatrices" tras haberse inyectado heroína por años.

En una entrevista con RTE Radio 1, afirmó que esas cicatrices "siempre" le recuerdan de dónde viene. También contó que perdió a diez amigos por las drogas desde Navidad e insistió en que la gente no se da cuenta de que los adictos recuperados enfrentan una gran batalla después de dejar las drogas.

"Cuando dejas la droga es cuando el verdadero problema se materializa. Es por eso que la gente tiende a recaer. Te deprimes mucho", resaltó.

La imagen desgarradora del pasado de Rachael Keogh
La imagen desgarradora del pasado de Rachael Keogh

Rachael, oriunda de Dublín, comenzó a fumar marihuana con tan solo 11 años y se inyectó heroína por primera vez cuando tenía 13. "Fui a una discoteca y no volví a casa hasta que tenía 26 años. Eso es lo que sentí. Me sentí como si hubiera sido agarrada por el cuello por esta gigantesca entidad de la que no pude salir hasta que tuve 26 años".

A los 15 años, Rachael se inyectaba heroína en sus brazos mientras robaba tiendas para alimentar su hábito. Pero el ser encarcelada por esos delitos, según ella, profundizó sus problemas: "Te están empujando a una cultura de las drogas. Fue como ser enviada a una escuela para aprender cómo ser un mejor criminal y un mejor drogadicto".

Rachael Keogh con sus brazos marcados
Rachael Keogh con sus brazos marcados

A sus 20 años, el uso de drogas por parte de Rachael era tan severo que había desgastado la carne en sus brazos y los médicos le advirtieron que tendrían que amputarla. "Fue una escena de horror. Mis venas comenzaron a colapsar. No tenía donde inyectarme. Terminé inyectándome en capilares. El ácido cítrico quemó mi piel", relató.

Rachael Keogh
Rachael Keogh

Su madre publicó fotografías de sus heridas en un desesperado pedido de ayuda y finalmente la internaron en un centro de rehabilitación durante tres meses. Logró recuperarse y hoy está muy bien de salud.

Sin embargo, admitió que la última década no fue fácil: "Tuve una recaída después de diez años de recuperación y esa es la naturaleza de la adicción. Es muy frustrante, pero afortunadamente tuve mucho apoyo".

MÁS SOBRE ESTOS TEMAS: