Hay quienes permanecen quietos del lado derecho para que quienes llevan prisa suban por el lado izquierdo (Foto: Pixabay)
Hay quienes permanecen quietos del lado derecho para que quienes llevan prisa suban por el lado izquierdo (Foto: Pixabay)

Las escaleras eléctricas evitan la fatiga de subir a pie uno o varios niveles, pero con la velocidad en la que se vive en las grandes ciudades hay quienes prefieren avanzar mientras la escalera funciona con tal de llegar más rápído a sus destinos.

De hecho, en varios países como Japón, México y EEUU, ya es una costumbre que las personas se posicionen del lado derecho de los escalones para no estorbar a quienes desean avanzar más rápido del lazo izquierdo.

Esta estrategia parece eficiente, pues emula las reglas del tráfico de vehículos; los más lentos avanzan del lado derecho de la calle, y los que aceleran lo pueden hacer del lado izquierdo.

"¿Pero dos carriles de tráfico peatonal en una escalera mecánica realmente le ayudan a llegar a su destino más rápidamente? ¿Debería haber un carril para caminar y un carril para estar de pie, o deberían usarse ambos carriles solo para estar de pie?", son preguntas que respondió Ryan Tang en un artículo publicado en TheConversation.com

Hay que partir que solo el 25.1% de las personas prefieren avanzar, mientras que el 74.9% de peatones deciden permanecer de pie en las escaleras eléctricas, según un estudio.

También habrá que tomar en cuenta que el espacio promedio necesario para una persona mientras está de pie es calculado en un poco más de tres pies cuadrados (0.3m²), menor a los ocho pies cuadrados (0.75m²) que necesita alguien que va caminando. Así, en un espacio restringido, como una escalera mecánica, se puede contener más del doble de personas de pie que los que prefieren caminar.

Las personas tienen a replicar las acciones de la persona que está delante de ellos en las esceleras mecánicas (Foto: Pixabay)
Las personas tienen a replicar las acciones de la persona que está delante de ellos en las esceleras mecánicas (Foto: Pixabay)

El artículo explica que en Londres se probó una escalera del metro donde se prohibía avanzar, hecho que provocó el aumento en 27% de la capacidad de la escalera por hora para transportar personas. Su eficiencia aumentó porque más personas subían en la misma cantidad de tiempo.

"Permitir que las personas suban por la izquierda permite que algunos se muevan más rápido, a pesar de que reduce la capacidad de la escalera mecánica y ralentiza el tiempo total de viaje para otras personas".

Sin embargo, aunque parezca que quienes caminan avanzan más rápido, en realidad lo están haciendo a la velocidad de los otros, y cabe resaltar que en espacios cerrados las personas caminan más despacio que en lugares de baja densidad o abiertos, de acuerdo con cálculos de ingenieros.

De hecho, las personas deciden permanecer de pie o caminar con base en las acciones de los demás. Si al llegar a la escalera eléctrica la persona que está delante camina, ellos caminan; lo mismo con la "fila" de personas que permanecen de pie en los escalones. "Todo lo que se necesita es alguien para iniciar la tendencia".