(Reuters)
(Reuters)

Un informe elaborado por la organización Human Rights Watch (HRW) y presentado hoy en Seúl documenta por primera vez en detalle los abusos y la violencia sexual que sufren a diario las mujeres en Corea del Norte y su total indefensión ante esta situación.

"La violencia sexual en Corea del Norte es un secreto generalizado, abiertamente tolerado y que no se está abordando", comenzó diciendo el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth, durante la presentación del reporte en la capital surcoreana.

HRW ha entrevistado desde 2015 a 54 norcoreanos que abandonaron el país después de 2011 (año en que Kim Jong-un llegó al poder) y a 8 ex funcionarios del país que hicieron lo propio, para elaborar un informe que detalla como nunca antes el nivel de abusos, violaciones y maltrato físico que soportan las norcoreanas a diario.

Además de la absoluta normalización de este panorama, el documento destaca la falta total de recursos dispuestos por el régimen norcoreano para atajar la situación o para que las víctimas puedan denunciar y recibir atención médica y psicológica.

También, que la aparición de los mercados regulados de minoristas que surgieron en el país tras la hambruna de finales de los noventa ha generado un espacio adicional en el que los miembros de las autoridades se aprovechan abiertamente de su poder para abusar de manera impune y repetida de las mujeres que comercian en ellos.

Mujeres norcoreanas (AFP)
Mujeres norcoreanas (AFP)

En el informe, 21 de las comerciantes entrevistadas aseguran haber sufrido violencia sexual o abusos por parte de la policía y otros funcionarios.

"Las mujeres norcoreanas probablemente dirían 'Me too' (en referencia al movimiento surgido en occidente para denunciar los abusos sexuales contra las mujeres) si pensaran que hay alguna manera de obtener justicia, pero su voz está silenciada en la dictadura de Kim Jong-un", aseguró Roth.

Un informe publicado en 2014 por la Comisión de Investigación de la ONU sobre Derechos Humanos en Corea del Norte ya destacó en su momento la paupérrima situación que enfrentan las norcoreanas en todos los ámbitos bajo la dictadura más hermética del mundo.

(Con información de EFE)