Una chica de 20 años desapareció en un pequeño pueblo de Iowa el pasado 18 de julio. Salió a correr y no volvió nunca. Después de más de tres semanas de investigación, su novio y familiares fueron descartados como sospechosos, y la Policía local confirmó que no van detrás de nadie en concreto que pueda estar reteniéndola. La recompensa para el que la encuentre subió a cerca de 300.000 dólares, y los familiares creen que Snapchat o Fitbit pueden tener la clave para encontrar a la chica.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: