La primera ministra del Reino Unido, Theresa May, defendió hoy ante el Parlamento que el ataque coordinado con Estados Unidos y Francia contra instalaciones del régimen sirio del pasado sábado fue "legalmente correcto", a pesar de no contar con el respaldo del Consejo de Seguridad de la ONU.

May compareció ante los diputados para explicarles su posición, en un país todavía marcado por la desastrosa invasión de Irak en 2003 y su posterior ocupación, que se saldó con la muerte de 179 soldados británicos y mancilló el legado del entonces primer ministro, el laborista Tony Blair.

"No recibimos órdenes de Estados Unidos. Permítanme ser absolutamente clara: hemos actuado porque era de interés nacional hacerlo", dijo a los diputados.

"Porque no podemos permitir que se normalice el uso de armas químicas, ni en Siria, ni en las calles del Reino Unido", añadió, aludiendo al atentado del 4 de marzo contra un ex espía ruso y su hija en la ciudad inglesa de Salisbury (sudoeste), del que Londres acusa a Rusia.

Sergei Skripal, junto a su hija. Ambos fueron envenenados
Sergei Skripal, junto a su hija. Ambos fueron envenenados

"La velocidad con la que actuamos era esencial" para el éxito de la operación, dijo May, explicando por qué no consultó al Parlamento, que se encontraba la semana pasada en su receso primaveral.

Se ignora todavía si el debate concluirá con una votación, que sería puramente simbólica, dado que los ataques se iniciaron y concluyeron la madrugada del sábado, en represalia al régimen de Bashar al Asad por su presunto ataque químico contra la población civil en la localidad de Duma, que dejó decenas de muertos.

La oposición británica criticó a May por sumarse a Estados Unidos y Francia sin el permiso del Parlamento, acusándola de seguir ciegamente al presidente estadounidense Donald Trump.

"La primera ministra es responsable ante este parlamento, no se debe a los vaivenes de la política estadounidense", le reprendió el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, reclamando la adopción de una ley que haga obligatorio que el gobierno consulte al Parlamento en estos casos.

Se estima que en el ataque químico del día 7 unas 70 personas perdieron la vida y, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cerca de 500 fueron atendidas en centros médicos con síntomas de exposición a agentes químicos y al menos 43 de los fallecidos presentaban cuadros relacionados con sustancias tóxicas

MÁS SOBRE ESTE TEMA: