(AFP)
(AFP)

Carles Puigdemont pidió a los catalanes que hagan "oposición democrática" y "cívica" al Ejecutivo español, que este viernes lo destituyó junto al resto de su Gabinete por su desafío independentista.

En una declaración grabada, rechazó la "agresión" del Gabinete español y aseguró que "son los Parlamentos los que nombran y cesan a los gobernantes".

El independentista animó a sus seguidores a "perseverar y "seguir defendiendo las conquistas conseguidas hasta hoy". "Nuestra voluntad es continuar trabajando para cumplir los mandatos democráticos y a la vez buscar la máxima estabilidad y tranquilidad, entendiendo las dificultades lógicas que comporta una etapa de esta naturaleza, que nuestro país no ha recorrido nunca", dijo el ex presidente catalán.

A la misma hora en que se emitía esta declaración grabada, el ex presidente catalán almorzaba en un restaurante de la localidad  de Girona, según las imágenes mostradas por La Sexta TV.

El Parlamento regional catalán aprobó ayer una declaración de independencia que llevó al Ejecutivo español, con el apoyo del Senado, a aprobar una serie de medidas para recuperar la legalidad. Entre ellas figura el cese de todo el Gabinete presidido por Carles Puigdemont y la convocatoria de elecciones autonómicas en Cataluña para el 21 de diciembre.

Con el Gabinete Puigdemont cesado, según publicó el Boletín Oficial del Estado esta madrugada, mantener su actividad podría constituir un delito de usurpación de funciones.

De hecho, la Fiscalía General del Estado, por su parte, prepara su querella por un delito de rebelión contra los artífices de la declaración de independencia aprobada por la Cámara catalana, una acción penal que afectará al menos a los miembros del Gobierno autonómico y a los de la Mesa del Parlamento que permitieron la votación, que fue secreta para dificultar eventuales consecuencias.

LEA MÁS: