La respuesta de la Fiscalía de Sinaloa tras ataque de sicarios a elementos de la GN en Culiacán

La Fiscalía reconoció que la ola de violencia que aqueja a la capital de la entidad puede derivarse de una pugna interna entre facciones del Cártel de Sinaloa

Sobre el ataque armado que sufrieron elementos de la Guardia Nacional (GN) a cargo de un grupo de sicarios durante el lunes por la tarde en la colonia La Campiña, en la ciudad de Culiacán, la Fiscalía General de Sinaloa aclaró que este hecho no es parte de su competencia y por lo tanto no ha iniciado ninguna investigación al respecto

En conferencia de prensa, a cargo de la Fiscal del estado, Sara Bruna Quiñonez Estrada, dijo desconocer qué cártel podría ser el responsable de esta agresión a los elementos de la GN mientras realizaban labores de patrullaje y se limitó a decir que en el lugar se localizaron casi 70 casquillos de grueso calibre, aunque las pesquisas corrieron a cargo de autoridades ministeriales del gobierno federal.

Sobre las imágenes que se difundieron en redes sociales en las que se aprecia a los alumnos de una escuela tirarse al piso para protegerse mientras se suscitaba la balacera, la Fiscalía aseguró que ningún estudiante estuvo en riesgo debido a que el enfrentamiento ocurrió en un punto lejano al plantel.

Sobre los protocolos de actuación al interior de los planteles educativos durante eventos de esta índole, la fiscalía señaló que es una tarea a cargo de Protección Civil del estado, razón por la que no tiene contacto con autoridades escolares para abordar estos temas, aunque insistió que ningún alumno se vio afectado por este intercambios de disparos sobre la vía pública.

La institución reconoció que la ola de violencia que aqueja a la capital de la entidad tiene las caractéristicas del crimen organizado y no descartó que pueda tratarse de una pugna interna entre facciones del Cártel de Sinaloa, aunque negó que tenga todos los elementos para comprobar esta hipótesis.

La Fiscalía se deslindó así de la investigación debido a que se trata de un delito del orden federal y negó que por el momento ayude en las pesquisas, aunque reconoció que la capital sinaloense puede ser escenario de la lucha interna por el liderazgo del cártel de Sinaloa.

Los primeros datos que se difundieron la tarde del lunes es que un convoy en el que viajaba Nestor Isidro García, El Nini, presunto jefe de escoltas de Los Chapitos, se habría encontrado con los elementos de la Guardia Nacional, por lo que los sicarios abrieron fuego, desatando un enfrentamiento en el que se reportó saldo blanco, pese al uso de armas de grueso calibre.

Fuentes de la Secretaría de Seguridad Pública de Sinaloa (SSP) confirmaron al semanario Riodoce la presencia del jefe de seguridad de los Chapitos en el boulevard Doctor Mora, a un costado de un supermercado, y a escasos metros de un kinder, aunque afortunadamente ningún civil resultó afectado por este choque armado.

De acuerdo con lo informado por las autoridades Sinaloenses, un convoy de cinco camionetas, con personas armadas a bordo, provenía del fraccionamiento Isla Musala de Culiacán y se encontró con las fuerzas federales que realizaban recorridos preventivos por calles de Culiacán.

Quién es el Nini, encargado de la seguridad de hijos de El Chapo

Nestor Isidro García, El Niñi, 09 o Chicken Little ha sido identificado por autoridades mexicanas y estadounidenses como el jefe de seguridad para los Chapitos, hijos de Joaquín El Chapo Guzmán, quienes lideran su propia facción al interior del Cártel de Sinaloa.

El Nini destaca por su rápido avance al interior del cártel a pesar de su corta edad, pues según datos compartidos por las autoridades, el presunto delincuente tiene alrededor de 30 años y ya se ha colocado como uno de los jefes de sicarios más importantes de la organización delictiva.

El líder del brazo de seguridad de los Chapitos comanda la célula de los Ninis, quienes mantendrían una disputa interna en el Cártel de Sinaloa con la banda de los Rusos, comandada por operadores bajo las órdenes de Ismael El Mayo Zambada.

Los Rusos, comandados por Miguel Ángel Gaxiola, se disputan el control de la capital sinaloense con Los Ninis, enfrentamiento que surgió después de la captura de El Chapo, lo cual provocó una lucha interna por comandar la organización criminal, pues tanto El Mayo como Los Chapitos levantaron la mano para ocupar el puesto máximo del Cártel de Sinaloa.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR