UNAM advirtió sobre fake news de “remedios milagrosos” contra COVID-19 que circulan en redes

Expertos detallan que la difusión masiva en las redes sociales de las falsas soluciones ha provocado diversas consecuencias para combatir la pandemia

La UNAM explica la serie de noticias falsas que se están extendiendo por la red

En un artículo publicado recientemente por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la especialista en virología y miembro del Colegio Nacional Susana López Charretón explica que hasta el momento la única protección efectiva que se tiene contra el SARS-CoV-2 son las vacunas y las medidas sanitarias que se han dado a conocer en múltiples ocasiones como uso de cubrebocas, lavado constante de manos y el distanciamiento social.

La institución educativa advierte sobre los productos milagro que aseguran prevenir la infección. Como ejemplos se menciona el dióxido de cloro, la hidroxicloroquina y la ivermectina, principalmente. Según expertos de la universidad “se ha demostrado que no tienen efecto alguno, pero que incluso algunos médicos siguen recetando”.

Se destaca también que los tés tampoco funcionan para erradicar o evitar contagiarse. Si bien pueden complementar la mejora, no ofrecen una solución mágica. De igual forma se menciona que uno de los factores que influye para que la gente crea que esto es real son las redes sociales, ya que mediante estas plataformas se han viralizado múltiples fake news que “la gente señala son para prevenir, porque piensan que eso va a proteger como si tuvieras un escudo. La realidad es que no, ninguna de esas cosas lo hace. La única protección son las vacunas. Si hubiera uno de esos remedios que funcionara ya tendríamos noticias científicas acerca de ellos”.

Incluso, se recalca que muchas personas se pueden llegar a hacer daño con este tipo de soluciones, específicamente con el dióxido de cloro. Se trata de una “falsa protección” que puede exponer más a la gente que cuidarla.

Luego del confinamiento, las "noticias falsas" aumentaron en un 50%. (foto: ESAN)
Luego del confinamiento, las "noticias falsas" aumentaron en un 50%. (foto: ESAN)

Desde que comenzó la pandemia diversos internautas empezaron a compartir información respecto a supuestas alternativas que funcionaban para no contagiarse de COVID-19 o bien curarse de éste.

Esta situación ha generado múltiples dudas y sobre todo mucha desinformación respecto a las medidas que deben tomar las personas infectadas y las que tienen miedo a contagiarse. Por este motivo, la UNAM destapa los mitos que hay en torno a estos “remedios” para curar este tipo de coronavirus.

Por otro lado, se explica que la noticia que circula respecto a los “dos ácidos de la cannabis que pueden unirse a la proteína espiga del SARS-CoV-2 bloqueando un paso crítico en el proceso que usa el virus, se ha tergiversado, debido a que tal estudio, publicado por el Journal of Natural Products, sigue siendo una investigación en proceso y de igual manera, en el artículo original se aclara que esta cuestión es sólo un “complemento a las vacunas”, lo cual no quiere decir que el consumo de marihuana ayude a prevenir y combatir la COVID-19.

Las vacunas y los cubrebocas han sido uno de los elementos primordiales para combatir la pandemia. (REUTERS/Monicah Mwangi)
Las vacunas y los cubrebocas han sido uno de los elementos primordiales para combatir la pandemia. (REUTERS/Monicah Mwangi)

Otro elemento que se resalta, especialmente desde la aparición de la variante ómicron, es que las vacunas y los cubrebocas no están siendo efectivos para combatir esta nueva cepa. Las razones de los usuarios son que si éstos fueran útiles, no habría tantos contagios.

Por tal motivo la especialista en virología aclara: “Las vacunas están funcionando. La mayor parte de la gente que se infecta y está vacunada tiene síntomas leves. Desde el principio el mensaje ha sido muy claro: no protegen contra la infección, protegen contra la evolución grave de la enfermedad y consecuencias más severas, como la muerte”.

Se hace énfasis en que si ese tipo de remedios funcionaran ya se habrían implementado en todo el mundo para evitar miles de muertes y pérdidas económicas. No obstante, “no tenemos una solución mágica para la pandemia”, aclaró la especialista.

Cabe destacar, que los cubrebocas son una herramienta fundamental para frenar los contagios, sin embargo, hay diversas mascarillas que, aunque son de “tela bonita” no sellan la cara como deberían y por lo tanto, resultan poco eficientes, aunque también resalta: “Uno de tela es mejor que no ponerte nada y si mucha gente no puede acceder a un KN95 puede usar dos quirúrgicos y uno de tela”.

Otro de los mitos se encuentra en la idea de que la pandemia surgió para que las farmacéuticas pudieran beneficiarse. Si bien es un hecho que las empresas que han desarrollado vacunas han obtenido ganancias, es mentira que eso fue provocado para hacer negocio. Se subraya que esta misma industria ha invertido millones de dólares en investigación.

Es importante no creer en falsos remedios, en específico en el dióxido de cloro que puede ser dañino para la salud.
Es importante no creer en falsos remedios, en específico en el dióxido de cloro que puede ser dañino para la salud.

Asimismo, se ha difundido que ómicron es más leve y por lo tanto, no importa si no se respetan las medidas sanitarias. No se trata de que sea más leve, simplemente un gran porcentaje de la población ya se encuentra inmunizada, lo que contribuye a que los escenarios sean menos catastróficos. López Charretón advierte que “sigue siendo una ruleta rusa”.

Finalmente Ricardo Trujillo, académico de la Facultad de Psicología, detalla que las noticias falsas son como los rumores, el problema es que las redes sociales son el ”caldo de cultivo perfecto para que éstas proliferen”. Las noticias falsas funcionan porque tranquilizan la ansiedad de la gente y son una especie de “calmante”.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR