Tenochtitlan: qué significa y quién inspiró el nombre de la gran ciudad fundada por los mexicas

Antes de llamarse Tenochtitlan, la ciudad en donde vivían los mexicas llevaba el nombre de Cuauhmixtitlan

Tenochtitlan se fundó en 1525. (Foto: Twitter@Cuauhtemoc_1521)
Tenochtitlan se fundó en 1525. (Foto: Twitter@Cuauhtemoc_1521)

La gran ciudad de Tenochtitlan, fue una de las más impresionantes e importantes que existieron en Mesoamérica. Estaba colocada sobre un islote en medio del gran Lago de Texcoco, y en el se desarrolló la cultura Mexica, que logró dominar a varios pueblos que se encontraban al rededor de su ciudad, y así, lograron tener un gran imperio.

Tenochtitlan fue la ciudad a la que llegaron los españoles, liderados por Hernán Cortés, el 8 de noviembre de 1519, cuando este último se encontró con el tlatoani que lideraba la ciudad Moctezuma. Los europeos quedaron asombrados por la grandeza y la buena organización de la ciudad, además de su limpieza y sus pobladores.

Sin embargo, algo que poco se conoce, es que Tenochtitlan no siempre llevó ese nombre, que significa lugar de Tenoch o Tuna de piedra. Antes de llevar este nombre, el lugar llevaba por nombre Cuauhmixtitlan. Los fundadores de esta fueron los mismos mexicas, quienes venían de la mítica ciudad de Aztlán, que se cree, se encontraba al norte del país, tal vez al sur de Estados Unidos, aunque no se tiene la ubicación exacta de ésta. Se sabe que el significado de Aztlán es Lugar de Garzas.

En el códice Boturini se explica el peregrinaje que pasaron los mexicas, y este mismo se ha vuelto una fuente primaria para estudiar la ruta que siguieron y desde donde partieron. La leyenda cuenta que el año uno-pedernal, que fue el año 1116 en el calendario gregoriano, los aztecas salieron de Aztlán, su lugar de origen, guiados por el Dios de la Guerra Huitzilopochtli, quien les había encargado la misión de encontrar un águila devorando una serpiente mientras estaba sobre un nopal.

La gran ciudad de Tenochtitlan llevaba por nombre Cuauhmixtitlan. Foto: Jesús Medina/INAH
La gran ciudad de Tenochtitlan llevaba por nombre Cuauhmixtitlan. Foto: Jesús Medina/INAH

No obstante, el recorrido se volvió largo y complicado, pues desde que salieron del Lugar de garzas, hasta llegar al punto de fundar la ciudad que sería capital de su imperio transcurrieron 210 años. Durante ese largo tiempo pasaron todo tipo de sucesos, como el hecho de haberse unido a ocho pueblos vecinos y tras eso, el Dios Huitzilopochtli les ordenó seguir solos. Otros hechos fueron que descubrieron el pulque, elaboraron la celebración del fuego nuevo y visitaron diversas ciudades como Tula, Xaltocan, Pantitlán, Popotla y Chapultepec.

La historia en el códice Boturini se interrumpe al llegar a Culhuacan, luego de la guerra contra Xochimilco.

Basado en la crónica de Mexicayótl, se establece que la fundación de la capital del imperio mexica fue el13 de marzo de 1325, año en que los aztecas terminaron su peregrinaje. Al lugar, en un principio, se le llamó Cuauhmixtitlan que en náhuatl significa “águila entre las nubes”. No obstante, aún hay discusión sobre la fecha de fundación, y hay autores e historiadores que pueden llegar a situarla en diferentes años.

Pese al nombre original de la gran ciudad, Cuauhmixtitlan, este fue cambiado por Acamapichtli, quien fue el primer Huey Tlatoani, pues quería honrar la memoria de Tenoch. Él gobernó aproximadamente entre los años 1376 y 1395.

Acamapichtli, el primer tlatoani mexica, decidió cambiarle el nombre a la ciudad en honor a Tenoch.
Acamapichtli, el primer tlatoani mexica, decidió cambiarle el nombre a la ciudad en honor a Tenoch.

Tenoch fue el último Cuauhtlahtoani, que era el puesto predecesor al del Tlatoani, el cual se utilizaba en la época de migración de los mexicas para referirse al líder. Dicha palabra significa “el que habla como águila”.

Acamapichtli decidió dar el nombre de Tenochtitlan a la gran ciudad, cuyo significado es literalmente “lugar de tunas sobre piedra”. El asombro español expresado por los cronistas que conocieron la ciudad en el siglo XVI narran el concierto y el tamaño de la capital mexica y el grado organizativo de las funciones sociales de la misma. Muchos de los soldados de Cortés no conocían hasta entonces una ciudad tan grande. Un vistazo a Tenochtitlan pudo haber mostrado un sinnúmero de canoas (unas 60 000 un día de actividad normal) yendo y viniendo desde el centro hasta las márgenes de los lagos y una ciudad con cerca de cincuenta grandes edificios que destacaban por encima de las casas que por lo general eran de un solo piso.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR