Qué estrategia utiliza Carlos Slim desde niño para administrar su dinero que puede ayudarte a mejorar tus finanzas

El magnate es la persona más rica de México, pues cuenta con una fortuna de USD 55,930 millones

Slim es dueño de empresas como América Móvil y Grupo Carso. EFE/José Méndez/Archivo
Slim es dueño de empresas como América Móvil y Grupo Carso. EFE/José Méndez/Archivo

Carlos Slim es el hombre más acaudalado de México, pues se estima que su fortuna asciende a USD 55,930 millones, esto según la revista estadounidense especializada en temas financieros Forbes.

Y es que Slim es un hombre que ha sabido llevar a sus negocios a lo más alto, pues es dueño de grandes empresas como América Móvil, Grupo Carso y Telmex, entre otras. El magnate, fue considerado incluso la persona con más cantidad de dinero acumulado de 2010 a 2013, con lo que logró superar a empresarios muy importantes como Bill Gates, dueño de Microsoft, quien había tenido ese lugar desde unos años atrás.

Desde muy pequeño, el exitoso empresario aprendió a administrar su dinero gracias a su padre Julián Slim Haddad, quien enseñó tanto a Carlos, como a sus demás hermanos, a llevar consigo una libreta en la que debían anotar cualquier compra o ingreso que tenían para llevar una cuenta impecable de lo que recibían y gastaban.

El reconocido periodista mexicano, Diego Enrique Osorno, escribió una extensa y detallada biografía del empresario, titulada Slim: Biografía política del mexicano más rico del mundo, en la que, basado en una extenuante investigación periodística de varios años, documentos confidenciales y más de 100 entrevistas, entre ellas al mismo Carlos Slim, dio detalles de la niñez del magnate.

Desde que era niño, el padre de Slim le enseñó a administrarse de una manera muy eficaz. EFE/José Méndez
Desde que era niño, el padre de Slim le enseñó a administrarse de una manera muy eficaz. EFE/José Méndez

En ella, cuenta cómo desde los 10 años, Carlos Slim, quien ahora tiene 81 años, además de ir a la escuela, acompañaba a su padre a sus negocios, en el Centro Histórico de la Ciudad de México, para ayudarle. Desde entonces, Julián le contaba el funcionamiento de sus negocios a Carlos.

Julián falleció en 1953, cuando Carlos tenía apenas 13 años, sin embargo, antes de morir, le dejó cimientos muy solidos a sus seis hijos sobre temas financieros. En la biografía escrita por Osorno, se relata que el empresario siempre contó con el apoyo de su familia, el cual no se basaba exclusivamente en lo económico, sino en el ejemplo y la formación. Para finales de 1952, Julián les dio la obligación, a todos sus hijos de llevar una libreta de ahorros, con el objetivo de administrar sus ingresos y egresos. Dicha libreta la revisaba cada semana con ellos para ver en qué estaban gastando y qué dinero recibían. Con esto, Slim, cuenta Osorno, llevó sus finanzas personales durante varios años.

Además, el magnate abrió su primera cuenta de cheques cuando tenía solamente 12 años de edad. En la biografía escrita por Diego Enrique Osorno, cuenta cómo cuando entrevistó a Slim, éste llevaba una libreta vieja con anotaciones con tinta gastada por el tiempo, y como explicó, con emoción, la forma en que administraba sus finanzas.

“Empieza a relatarme eso y saca una vieja libreta en la que se ven anotaciones con tinta ya gastada por el tiempo. Se sumerge así en un monólogo que relata con emoción: —Mira, cuando tenía 16 años mi mamá me regaló 50. Entonces los invertía. Aquí está lo que me pagaban: 200 pesos... Por ejemplo, este es mi primer balance —sigue el magnate, cada vez más animado—. Papá nos daba cinco pesos de domingo en una libretita negra que no encuentro, caray. Es así, negra y chiquita. Yo creo que me la llevé a la casa”, se lee en el libro.

Slim es el hombre más rico de México. Foto: Facebook/Carlos Slim
Slim es el hombre más rico de México. Foto: Facebook/Carlos Slim

También, recuerda en el texto cuando de pequeño vendía dulces y cómo tenía anotadas en la misma libreta las ventas que hacía. “Tenía también una tiendita de dulces y estas son mis ventas. Estos ya son los diarios. Vidrio para el reloj, grasa para los zapatos, camión; teléfono, 20 centavos (¡mira qué caro era!); torta, 65; taco, limón; camión, 25. Dos cajas de canicas para damas chinas, 3.50. Esto era en memoria de mi papá, porque nos hacía llevar esta libretita y nos daba cinco pesos. Pago a compra de acciones, 300 pesos. Son mis primeros balances. Ya luego ni hice balances...”, cuenta en el texto.

Slim actualmente se encuentra en la posición 16 entre las personas más acaudaladas del mundo.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR