Se incendió la icónica discoteca “Baby’ O” en Acapulco

El centro nocturno abrió sus puertas en 1976 y era uno de los más populares de la zona turística de “Acapulco Dorado”

El siniestro se registró a las 21:30 horas del miércoles; no se reportaron personas en la zona. (Fotos: Twitter @hbdaoficial y @impactomich)
El siniestro se registró a las 21:30 horas del miércoles; no se reportaron personas en la zona. (Fotos: Twitter @hbdaoficial y @impactomich)

En la noche del miércoles, se registró un fuerte incendio en la discoteca Baby’O ubicada en la zona costera de Acapulco, Guerrero.

No se registraron personas heridas ni pérdidas humanas tras el siniestro, únicamente se reportó que el guardia de seguridad presentó crisis nerviosa e intoxicación, por lo que recibió atención paramédica de la Cruz Roja.

A pesar de ello, elementos del H. Cuerpo de Bomberos prevén una pérdida total del inmueble, el cual fue fundado en 1976 y fungía como uno de los centros nocturnos más populares de la zona turística de “Acapulco Dorado”.

El fuego consumió 60% del inmueble, por lo que se prevé una pérdida total de la discoteca. (Foto: Twitter @seunonoticias)
El fuego consumió 60% del inmueble, por lo que se prevé una pérdida total de la discoteca. (Foto: Twitter @seunonoticias)

Testimonios extraoficiales apuntan que el fuego surgió a raíz de un corto circuito, aunque también se señala que fue provocado por dos sujetos armados quienes huyeron del lugar, no obstante, ambas teorías no han sido confirmadas por las autoridades correspondientes.

Luego de la noticia, usuarios en redes sociales lamentaron los daños a la discoteca y rememoraron las experiencias que ésta creó durante sus más de 40 años de existencia.

“Yo iba casi diario cuando viví en Acapulco”, escribió un twittero.

43 años de historia, de encuentros, amaneceres y secretos, guarda uno de los antros más famosos de México”, compartió otro.

“Cuántas historias, salidas hasta el amanecer, despedidas, años nuevos, romances y diversión se van con el incendio en el Baby’O de Acapulco”, lamentó uno más.

Baby’ O: la discoteca “más exclusiva” de Acapulco

Con aforo para 700 personas, el lugar ha resistido el tiempo y en tiempos recientes, el parón por la pandemia (Foto: Instagram/@babyoacapulco)
Con aforo para 700 personas, el lugar ha resistido el tiempo y en tiempos recientes, el parón por la pandemia (Foto: Instagram/@babyoacapulco)

El paradisiaco destino de Acapulco tiene una historia de legendarias fiestas que dan cuenta de la agitada vida nocturna en la que vibraron generaciones quienes hicieron de la costa mexicana un sinónimo de fiesta de alto nivel.

El Baby’O fue fundado en 1976 por Eduardo Cesarman y Rafael Villafañe, cuya visión convirtió a este centro en una de las discotheques más importantes del mundo en aquella época - tales como el Studio 54 en Nueva York, el cual fungía como su principal competencia.

El nombre del inmueble fue inspirado en la canción de Dean Martin, “Baby-O”. Su lema: “Solo hay un Acapulco, sólo hay un Baby’ O”; su política: nadie sale de la fiesta hasta después de las 06:00 de la mañana.

El Baby O’ se consolidó como “la discoteca más exclusiva de México”, tanto así que se impuso un selectivo dress code casual-formal que rompía el tradicional outfit playeros-fiesteros de sandalias, bermudas y playeras.

El lugar fue escenario de juventud para muchas fiestas del cantante (Foto: Instagram/@babyoacapulco)
El lugar fue escenario de juventud para muchas fiestas del cantante (Foto: Instagram/@babyoacapulco)

De esa manera, esta discoteca impuso un concepto único que definió a cierto sector de fiesteros en Acapulco, convirtiéndose también en el escenario donde se dieron cita importantes personajes de la escena mexicana e internacional tales como Bono, Julio Iglesias, Elizabeth Taylor, Michael Jordan o Silvester Stallone.

Asimismo, el Baby’ O fue por excelencia en la segunda casa para el cantante mexicano, Luis Miguel, siempre enamorado de Acapulco; incluso se sabe que “El Sol” tenía camaradería con el personal de meseros y bar tenders del lugar, así como un espacio asignado exclusivamente a él.

De acuerdo a lo que narra el personal del famoso club, a principio de la década de los 80 Luis Rey llevaba a su pequeño hijo, entonces niño Luis Miguel, a sus noches de juerga en el legendario lugar, por lo que al ir creciendo, el intérprete de La media vuelta consideró el inmueble como un espacio tan familiar, que lo sintió como “su segunda casa”, según palabras de Cesarman, el fundador.

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR