El volcán Popocatépetl despertó después de un temblor en Acapulco y el desgajamiento del cerro del Chiquihuite

La coincidencia de fenómenos naturales como el temblor del pasado 7 de septiembre, la llegada del huracán Olaf, y la explosión de “Don Goyo”, causó temor entre los mexicanos

(Foto: Twitter/@PCPueblaCapital)
(Foto: Twitter/@PCPueblaCapital)

El pasado martes 7 de septiembre un temblor de magnitud 7.1 sacudió el centro de México, dejando un fallecido. El jueves por la noche, el huracán Olaf tocó tierra en Baja California Sur, como categoría 2. El viernes, el volcán Popocatépetl (localizado en los límites territoriales de Morelos, Puebla y el Estado de México) registró a las 01:39 horas una fuerte explosión que originó una columna de vapor, gases y bajo contenido de ceniza de mil 200 metros de altura. Además, se observaron fragmentos incandescentes a corta distancia del cráter.

La coincidencia de éstos fenómenos en distintos puntos del país ha iniciado en redes sociales un debate sobre los puntos críticos de la crisis climática.

Este sábado los usuarios en redes sociales hicieron viral el hashtag #DonGoyo en referencia al volcán Popocatépetl, quien en las últimas horas ha reportado actividad moderada. Protección Civil ha informado que el semáforo de alerta se encuentra en Amarillo Fase 2, por lo que las autoridades han pedido a la población que se mantenga alejada del volcán, ante el peligro de que caigan fragmentos debido a la explosión. Los equipos de emergencia se han desplazado hasta las localidades más próximas para descartar posibles daños provocados por el estallido.

El registro del 10 de septiembre es de expulsión de fragmentos incandescentes.

-130 exhalaciones

-769 minutos de tremor

- 1 explosión

El Popocatépetl —que en náhuatl significa montaña que humea—, está vigilado las 24 horas por cuatro cámaras de video que transmiten en directo toda su actividad.

Este volcán inició una fase intensa de actividad a partir de 1964 con emisiones de lava y explosiones de ceniza. Es el segundo más alto de México, con 5 mil 452 metros, un cráter de 900 metros de diámetro y 150 metros de profundidad.

La explosión, que ha venido acompañada de lava, gases y ceniza, ocurrió poco después de que en el Estado de México se registrara el desgajamiento del cerro del Chiquihuite.

La colina, ubicada en Tlalnepantla, en el Edomex se derrumbó sepultando viviendas y dejando al menos dos muertos y una decena a de heridos. El accidente está relacionado con la temporada de lluvias, en las cuales los vecinos han declarado siempre caen piedras.

Debido a lo ocurrido, el gobierno del estado ha habilitado tres albergues temporales para los afectados.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR