Se registró sismo magnitud 5.6 en Jalisco; no se reportaron afectaciones

Protección Civil de la entidad realizó los protocolos correspondientes para resguardar a la población

Seregistró un temblor de 5.6 (Foto: TW @SoismologicoMX)
Seregistró un temblor de 5.6 (Foto: TW @SoismologicoMX)

Durante la noche de este sábado, el Servicio Sismológico Nacional (SSN) informó que a las 21:44 horas se registró un sismo de magnitud 5.6 al noroeste de Ixtapa, Jalisco.

Ante esto, Protección Civil México (PC) destacó que se habían iniciado los protocolos correspondientes y alertó a la población para que atendiera a todas las recomendaciones para mantenerse a salvo.

“#Sismo, magnitud final: 5.6, a 108 km al noroeste de #Ixtapa, #Jalisco DESPUÉS de un #Sismo Revisa las condiciones de tu casa. No enciendas cerillos o velas hasta asegurarte que no hay fugas de gas. Mantente informado, no propagues rumores”, destacó la institución.

Debido a que el temblor se suscitó cerca de las costas, las autoridades correspondientes también estuvieron al tanto del oleaje por cualquier incidencia que pudiera acontecer posteriormente.

 Protección Civil de Jalisco ahondó en que oficiales de las Comandancias Puerto Vallarta y Cihuatlán realizaron el monitoreo de los municipios aledaños (Foto: Ulises Rodríguez/EFE)
Protección Civil de Jalisco ahondó en que oficiales de las Comandancias Puerto Vallarta y Cihuatlán realizaron el monitoreo de los municipios aledaños (Foto: Ulises Rodríguez/EFE)

“Con base en la información del #Sismo registrado a 108 km al noreste de #Ixtapa, #Jal, a las 21:44:57 horas, el Centro de Alerta de Tsunamis #CAT de Secretaría de Marina (@Semar_mx), notifica que NO se espera la generación de un #tsunami”, añadió.

Por su parte, Protección Civil de Jalisco ahondó en que oficiales de las Comandancias Puerto Vallarta y Cihuatlán realizaron el monitoreo de los municipios aledaños para cerciorarse que no hubiera mayor peligro para la población.

Qué son los terremotos y por qué son frecuentes en México

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) “un terremoto se puede definir como un temblor de la tierra provocado por ondas que se propagan por la corteza terrestre y por debajo de ésta”.

La Tierra está compuesta por cuatro capas, principalmente: la corteza, el manto, el núcleo exterior líquido y el núcleo interior sólido. Los terremotos tienen lugar en la litosfera, la cual se ubica en la parte más exterior de la Tierra, es decir, la parte superior del manto líquido y la corteza terrestre.

Según el sitio space place, de la NASA“un terremoto es el movimiento súbito de la corteza terrestre localizado en la falla”. Al igual que las erupciones volcánicas, los terremotos son fenómenos naturales. Ocurren cuando hay un temblor intenso de la superficie terrestre, el cual es causado por el movimiento brusco de las placas tectónicas. Dichas placas son grandes bloques de rocas que forman parte de la litosfera. Componen un gran rompecabezas y, al estar situadas sobre la superficie viscosa del manto, se encuentran en constante movimiento. La interacción entre ellas causa un estrés persistente. Cuando el movimiento entre placas es de gran estrés, es decir, que sobrepasa la resistencia de la roca, el movimiento puede dar lugar a grandes grietas en la superficie llamadas fallas.

Cuando ocurre un terremoto se ubica el hipocentro o foco, el cual corresponde al punto preciso donde se libera la energía entre las placas (Foto: EFE)
Cuando ocurre un terremoto se ubica el hipocentro o foco, el cual corresponde al punto preciso donde se libera la energía entre las placas (Foto: EFE)

Cuando ocurre un terremoto se ubica el hipocentro o foco, el cual corresponde al punto preciso donde se libera la energía entre las placas; está ubicado al interior de la litosfera. También se localiza el epicentro y se refiere al punto en la superficie ubicado justo encima del foco. Aunque el movimiento más brusco durante un terremoto se experimenta en las cercanías del epicentro, las vibraciones pueden ser perceptibles a cientos o miles de kilómetros de este punto.

Debajo del territorio nacional se encuentran cinco placas tectónicas: Caribe, Norteamérica, Pacífico, Rivera y Cocos. La interacción constante entre estas cinco placas ubican al país en una zona de alta sismicidad. Por su parte, gracias a su cercanía y naturaleza del suelo, la Ciudad de México es un receptor sísmico de los movimientos terrestres con epicentro en la costa del pacífico, principalmente. Por dicha razón los sismos pueden sentirse con mayor intensidad en la Zona del Valle de México.

SEGUIR LEYENDO: