De Zona del Silencio al Museo de los Duendes: los cinco destinos misteriosos que ofrece México

Algunos sitios son más visitados debido a sus historias míticas y de zozobra

Zona del Silencio. (Foto: Sectur)
Zona del Silencio. (Foto: Sectur)

Un abanico de posibilidades es lo que tiene México para conocer, pues cuenta con innumerables destinos turísticos, desde los más tranquilos, hasta zonas que pueden llegar a elevar tus sentidos como sitios de misterio.

En ese sentido, aquí revelaremos ideas de algunos famosos territorios que han llamado la atención de los turistas, debido a sus cautivantes leyendas, en medio de la zozobra o por sus espectaculares y distintos paisajes.

Zona del Silencio, Durango

Enclavada en el área central de Durango, más específicamente en el Bolsón de Mapimí, una región de extrema naturaleza, donde se unen los estados de Chihuahua, Durango y Coahuila, la Zona del Silencio ofrece uno de los espectáculos más extraordinarios durante la noche con una lluvia de estrellas, que es mayormente apreciada durante los meses de octubre y noviembre.

Además, se ha hecho famosa por extraños fenómenos en sus alrededores, ya que hay gente que ha asegurado haber visto ovnis.

Mapimí, Durango. (Foto: Sectur)
Mapimí, Durango. (Foto: Sectur)

Narra la historia que este sitio era un lecho marino, por lo que aún se han encontrado fósiles en sus inmediaciones.

En el lugar se puede pasear a caballo, acampar, apreciar su firmamento tapizado de estrellas, entre otras actividades.

De acuerdo con la Secretaría de Turismo (Sectur), Mapimí significa “piedra en alto o cerro elevado”y es una las regiones con grandes maravillas naturales e históricas para conocer. Se incorporó al programa de Pueblos Mágicos en 2012.

Museo de los Duendes en Huasca de Ocampo, Hidalgo

Rodeado de pintorescas haciendas e impresionantes vistas panorámicas, Huasca de Ocampo es también un Pueblo Mágico del estado de Hidalgo.

El sitio alberga una casona de pequeños seres míticos. Se trata del Museo de los Duendes, ubicado en el km 2.5 de la carretera Huasca de Ocampo, donde pequeñas figuritas de estos seres mitológicos atraparán su atención desde la entrada.

Museo de los Duendes. (Foto: IG/huascadeocampoturismo)
Museo de los Duendes. (Foto: IG/huascadeocampoturismo)

La entrada al sitio es accesible y cuenta con algunas salas llenas de diminutos personajes como: trolls, elfos, hadas, duendes y hasta chaneques (espíritus traviesos).

Además, cuenta con una sección donde hay un círculo rodeado de piedras y algunos amuletos, que de acuerdo con visitantes tras pararse en el centro de éste, cerrar los ojos y abrir los brazos por unos minutos, observan luces y se sienten mejor, pues según limpia su aura.

Misnebalam, Yucatán

Una las localidades vasta de mitos y terror es Misnebalam, un pueblo fantasma localizado en la carretera de Mérida-Progreso.

Es un sitio deshabitado, pues según las investigaciones, la gente abandonó el área tras la muerte de un poderoso líder conocido como “Don Fidencio”, pues tras su fallecimiento comenzaron a percibirse actividades paranormales.

Hacienda en Misnebalam, Yucatán. (Foto: IG/jclimonv)
Hacienda en Misnebalam, Yucatán. (Foto: IG/jclimonv)

El gobierno del estado ha invitado a los ciudadanos a asistir al sitio, donde se podrán realizar visitas guiadas o conocer el cenote subterráneo de Misnebalam, que hace años era una hacienda.

Cuenta la leyenda que se han visto una diversidad de fantasmas, desde Don Francisco hasta “Juliancito”, un pequeño niño, hijo de uno de los trabajadores de la hacienda, quien murió trágicamente y quien dicen ronda su alma por la zona.

La Isla de las Muñecas, Xochimilco

Este es un sitio más de misterio reconocido por algunos pobladores del emblemático embarcadero de Xochimilco, en la Ciudad de México.

La Isla de las Muñecas (Foto: Archivo)
La Isla de las Muñecas (Foto: Archivo)

Cuenta la leyenda que un residente de este espacio popular por sus góndolas, donde se puede pasear sobre el agua del canal, comenzó a colgar muñecas a lo largo de la isla con el fin de evitar la presencia de una mujer que se ahogó y que según decía, su espíritu lo acechaba día a día.

Sin embargo, todas esas piezas de tela y grandes ojos comenzaron a cobrar vida por las noches y fueron la única compañía del lugareño por muchos años.

Museo de las Momias, Guanajuato

Este espacio de muerte y misterio se abrió al público en 1970, donde las famosas momias siguen atrayendo la atención de miles de paseantes.

La historia relata que desde finales del siglo XIX, se descubrió de una manera terrorífica que los cuerpos enterrados en este lugar se momificaban de forma natural al cabo de un tiempo.

Momias de Guanajuato (Foto: Museo de las momias de Guanajuato)
Momias de Guanajuato (Foto: Museo de las momias de Guanajuato)

Se presume que este inusual fenómeno se debe a la presencia de minerales en la zona, la alta salinidad y a la temperatura.

En aquella época se exhibía a las momias en un corredor creado temporalmente, donde los visitantes realizaban el recorrido con una vela en mano, pero no faltaban aquellos vivos que se llevaban un pedacito de cada momia como manera de recuerdo.

Ante ello, se decidió abrir el museo moderno, que a la fecha alberga a las momias detrás de vitrinas. El costo de la entrada al museo es de 85 pesos adultos y 50 pesos niños. El uso de cámara fotográfica tiene un precio adicional de 30 pesos.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR