Dos Bocas y Deer Park, el hazmerreír de los energéticos: Loret de Mola

Carlos Loret de Mola, calificó como una “tragicomedia trasnochada” donde el proyecto de AMLO se vea confrontado con la compra de una refinería en Texas que tiene la “misma capacidad y cuesta 85% menos”

Refinería de Dos Bocas costará 85% que la compra de Deer Park  (Foto: Cuartoscuro)
Refinería de Dos Bocas costará 85% que la compra de Deer Park (Foto: Cuartoscuro)

Una de las grandes apuestas del sexenio de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) es la extracción petrolera. Un objetivo que el periodista, Carlos Loret de Mola, calificó como una “tragicomedia trasnochada” que convertido a la refinería Dos Bocas en “el hazmerreír de los especialistas energéticos”. En especial, luego de la compra de Deer Park que tiene “la misma capacidad y cuesta 85% menos” que el proyecto del presidente.

El comunicador mexicano destacó en la columna titulada “El rey crudo” que el presidente de México “solo tiene ojos para el pasado”, por lo que habría preferido ignorar que el petróleo ya no es la mejor forma para impulsar el desarrollo económico nacional.

El que AMLO busque impulsar la economía de esta manera es para él “una mala apuesta política y de gobierno”, escribió el comunicador en su columna de El Universal.

Este tema regresó a la esfera pública cuando el presidente dio a conocer que Pemex (Petróleos Mexicanos) adquirió la refinería Deer Park de Houston, Texas, propiedad de Shell. Como resultado de dicha operación, la paraestatal se hizo acreedora del 100% de las acciones, por lo que el mandatario destacó que en 2023 el país será autosuficiente en gasolinas y diésel, sin la necesidad de aumentar el precio de los combustibles.

El que AMLO busque impulsar la economía de esta manera es para él “una mala apuesta política y de gobierno” (Foto: Instagram@carlosloret)
El que AMLO busque impulsar la economía de esta manera es para él “una mala apuesta política y de gobierno” (Foto: Instagram@carlosloret)

Desde antes de esta compra, el gobierno ha enfocado fuertes cantidades de recursos a la construcción de la refinería en Dos Bocas, Tabasco, la cual tendrá un costo de construcción cercano a los 9,000 millones de dólares, aunque, según Loret de Mola, el costo real será mucho más alto.

Inspirado por sus propias intenciones, López Obrador anunció en primera instancia que su meta era producir 2.7 millones de barriles diarios de crudo, pero poco tiempo aceptó que al final de su administración no se llegarían ni a dos millones de barriles diarios, pues se producirán 1.8 millones por día.

El periodista acusó al presidente de “acudir al repetido discurso del nacionalismo: ya no le venderemos al extranjero dijo, porque ahora todo lo vamos a refinar nosotros”, para evitar abordar temas de incapacidad técnica y falta de inversión en exploración y producción.

Sobre todo, Loret de Mola recalcó la compra de la refinería en Texas como parte de otras acciones encaminadas a la autosuficiencia gasolinera en 2023, tal y como sucede con Dos Bocas, otras seis refinerías que ya existen y algunos trenes de refinación en los que invertirá el gobierno.

México compró todas las acciones de Deer Park en Texas (Foto: Reuters/Adrees Latif)
México compró todas las acciones de Deer Park en Texas (Foto: Reuters/Adrees Latif)

Sobre todo, el periodista utilizó su columna para asegurar que “Dos Bocas es el hazmerreír entre los especialistas energéticos de todo el mundo”. La razón se enfoca en que nadie cree en el costo de la obra que anuncian las autoridades, ni consideran que estará lista a tiempo. En especial, el proyecto del presidente quedó en esta posición con la reciente compra de Deer Park, pues esta “tiene la misma capacidad de refinación y sale 85% más barata que la (refinería) que él mismo (AMLO) está construyendo”.

En otra de sus recientes columnas, el periodista también señaló que el conflicto que se desarrolla entre Israel y Palestina podría beneficiar al gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Esto en un panorama donde Pemex no logró aumentar la producción y exportación del crudo, una perspectiva decrépita y las pocas ventas de petróleo a precios moderados.

La guerra disparó el precio del petróleo hasta 40% en el año, ayudando, sin querer, al gobierno mexicano. “Hay veces que la suerte te pone buena cara”, escribió el periodista, pues asegura que en México comenzaba a vislumbrarse un posible aumento de impuestos, recortes de gastos o el dejar de cubrir obligaciones para solventar las carencias de la difícil situación.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR