La terrible muerte de Ignacio Zaragoza, el gran héroe mexicano del 5 de mayo

El general que llevó a las tropas mexicanas a derrotar a las francesas en 1862 sufrió un agónico deceso pocos meses después de la Batalla de Puebla

Ignacio Zaragoza fue el general que llevó a la victoria al Ejército mexicano durante la Batalla de Puebla el 5 de Mayo de 1862 (Foto: inah)
Ignacio Zaragoza fue el general que llevó a la victoria al Ejército mexicano durante la Batalla de Puebla el 5 de Mayo de 1862 (Foto: inah)

Este miércoles 5 de mayo se conmemoran 159 años de la Batalla de Puebla, una hazaña militar mexicana donde las fuerzas lideradas por Ignacio Zaragoza derrotaron a las tropas francesas lideradas por Charles Ferdinand Latrille, también conocido como el Conde de Lorencez en 1862.

La segunda intervención francesa en México duró cinco años, de 1862 hasta 1867, y terminó con la retirada definitiva de Francia ordenada por Napoleón III, pues existían al menos tres factores determinantes que no le convenían al país europeo.

El primero de ellos fue la diligencia de las tropas mexicanas que implementaron una estrategia de guerra de guerrillas, que con el conocimiento local de las tierras y gente, ofrecieron una resistencia poco esperada ante el Ejército más efectivo de aquellos tiempos.

La Batalla de Puebla se conmemora cada 5 de mayo (Foto: inah)
La Batalla de Puebla se conmemora cada 5 de mayo (Foto: inah)

Aunado a esto, existían factores externos que orillaron al gobierno francés a retirarse. En ese sentido, se debe de tomar en cuenta la presión de Estados Unidos, que había amenazado a Francia de invadir si no se retiraba de México. Del otro lado del Atlántico, el imperio de Prusia se perfilaba como una amenaza latente para Francia, motivo por el cual ese país necesitaba de todas sus fuerzas armadas en su territorio.

Sin embargo, el desempeño destacable de Zaragoza en el campo de batalla trascendió los continentes. En Europa se recibió con asombro de cómo el gran Ejército de Francia fue derrotado por la ex colonia de España que se negaba a pagar la deuda externa. Cabe destacar que Francia no perdía una batalla desde Waterloo, en 1815, y venía de dos campañas de invasión exitosas en Argelia y el territorio que ahora es Vietnam.

El contraste entre los dirigentes también era notable, pues mientras que Zaragoza Seguin había recientemente ascendido como general a cargo de los batallones de Guardia Nacional, Latrille había tenido una formación en la Escuela Militar Especial de Saint-Cyr.

Su primer servicio fue en la invasión a Argelia, para después convertirse en coronel en 1852. Para 1855 fue general de brigada durante la guerra de Crimea, durante la toma de Malakoff. De tal modo que cuando desembarcó en México y marchó rumbo a la capital ya contaba con 10 años de experiencia en invasiones y siete como general.

La pulga de las ratas fue la que transmitió la enfermedad que acabó con la vida del general (Foto: Archivo)
La pulga de las ratas fue la que transmitió la enfermedad que acabó con la vida del general (Foto: Archivo)

No obstante, la estrategia implementada por el general nacido en Goliad, Texas, y el particular desempeño del Sexto Batallón de Guardia Nacional del Estado de Puebla, integrado por habitantes de Zacapoaxtla, Cuetzalan, Nauzontla, Tetela, Xochiapulco y Xochitlán, determinaron la victoria para México.

El nombre del general mexicano alcanzó la fama internacional y hasta la fecha se le reconoce como un gran estratega militar. Su hazaña se recuerda a más de cien años, y en diversas partes del mundo con población mexicana se celebra el 5 de mayo con más énfasis que la misma independencia de México, la cual se celebra el 16 de septiembre; sin embargo, el 8 de septiembre de ese mismo año, el general Ignacio Zaragoza, de 33 años, falleció a causa de fiebre tifoidea, contraída por los niveles de insalubridad en la campaña.

El tifus murino es una forma del tifus exantemático y es transmitido por las pulgas de las ratas que también pueden parasitar en humanos. Los síntomas que desarrolla el paciente son dolores fuertes localizados en diversas partes de la cabeza, fiebre por periodos prolongados, escalofríos, dolores articulares, náuseas, vómito, tos, dolores abdominales y en la columna vertebral. La suma de todos estos síntomas llevaban a los pacientes a morir en poco tiempo, tal y como le ocurrió al general Zaragoza.

SEGUIR LEYENDO: