Esta fue la propuesta de Marcelo Ebrard en la Cumbre Iberoamericana para mejorar la reacción de la región ante el COVID-19

Fortalecer los trabajos en materia sanitaria, impulsar las vacunas propias y establecer vínculos de colaboración por región son algunos de los puntos que trató el canciller mexicano

Marcelo Ebrard habla en Cumbre Iberoamericana respecto al acceso a las vacunas (Video: Twitter / @SRE_mx)

Marcelo Ebrard, canciller de México, participó en la XXVII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, donde manifestó sus inquietudes ante la estructura construida por los países de la región en materia del combate a la pandemia de COVID-19, donde señaló áreas de oportunidad en los mecanismos de cooperación internacional para futuras crisis sanitarias.

Este miércoles 21 de abril, a través de las redes sociales de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), se difundieron fragmentos del discurso del funcionario mexicano, quien señaló los profundos signos de inequidad global en la aplicación de las vacunas contra el nuevo coronavirus y urgió, por este motivo, a un programa de cooperación internacional entre las naciones que conforman a América Latina y el Caribe para cambiar este panorama.

“Se tiene ahora un reto especial en materia de cooperación”, inició con su discurso, para después poner en tela de juicio “toda la arquitectura que hemos construido”, ya que de las 928 millones de vacunas que se han aplicado en todo el planeta, menos de 80 millones han sido en países de la región, lo cual equivale al 8.6% del total de dosis inyectadas.

Marcelo Ebrard explicó su postura ante el COVID-19 desde la perspectiva regional (Foto: Reuters / Henry Romero)
Marcelo Ebrard explicó su postura ante el COVID-19 desde la perspectiva regional (Foto: Reuters / Henry Romero)

Como si esto no fuera motivo de sobresalto, recordó que de las 79.8 millones de vacunas aplicadas en Latam, la gran mayoría han sido en tan sólo cuatro países, México entre uno de ellos, pues de acuerdo con el último informe de la Secretaría de Salud (SSa), se han aplicado poco más de 15 millones de dosis entre personal médico de primera línea, trabajadores de la educación y adultos mayores.

Ante estos datos, cabe recordar que en el territorio que comprende América Latina y del Caribe existen 46 países, lo cual significa que si se resta la cantidad de inoculantes aplicados tan sólo en México, se tiene que repartir 64 millones de dosis entre 45 naciones.

“México tiene 20 millones de dosis, y más que decir si esto es exitoso, reflexiono que mi vecino del norte ha aplicado 200 millones, y que en Iberoamérica, hay casos como Haití donde no se ha aplicado una sola vacuna”, dijo para señalar la disparidad entre países del continente.

Con este panorama en contexto, el egresado del Colegio de México cuestionó “¿Qué podemos esperar de los mecanismos de cooperación?”. Con lo cual resaltó los trabajos de Cuba, Brasil, Argentina, Chile y México en materia de prevención, ya que son los únicos países en América Latina con proyectos de crear vacunas propias.

Actualmente hay cinco países de América Latina y el Caribe que están desarrollando su propia vacuna contra el COVID-19 (Foto: EFE/Orlando Barría)
Actualmente hay cinco países de América Latina y el Caribe que están desarrollando su propia vacuna contra el COVID-19 (Foto: EFE/Orlando Barría)

Al respecto, recordó que Cuba ya cuenta con tres prototipos inoculantes, dos de ellos en Fase 3 y uno en Fase 2. Las dos que están más avanzadas son las Soberana y la Abdala; asimismo, dijo que la Soberana + se encuentra en un estado de avance mayor a cualquiera de sus vecinos de región. Por su cuenta, Brasil y México tienen sus propias versiones del fármaco para prevenir la enfermedad grave de COVID-19 que son la Butanvac y Patria, respectivamente, mismas que han captado la óptica regional para iniciar de manera pronta su distribución.

Finalmente señaló los trabajos en el cono sur del continente, ya que tanto Argentina como Chile tienen sus propios proyectos universitarios que van a entrar en Fase 1 dentro de poco tiempo. Mientras que la Universidad Católica de Chile continúa sus estudios para desarrollar el inmunizante, la Universidad de San Martín hace lo propio en la nación gobernada por Alberto Fernández.

Finalmente, Ebrard Casaubón propuso que una vez terminadas las fases de prueba y aprobación de estos fármacos, los países de la región deberían de “darle preferencia al portafolio de adquisición a esas vacunas para fortalecer” la capacidad de respuesta de América Latina ante esta y otras crisis sanitarias y “nunca más permitir algo como lo que hemos vivido ahora”.

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS