Pemex avanza en su intento de controlar el mercado con Ley de Hidrocarburos

Por Amy Stillman/Bloomberg

Si se aprueba como se espera, la iniciativa reformaría la Ley de Hidrocarburos del país y ampliaría el control gubernamental sobre la distribución, importación y comercialización de combustibles.  (Foto: Reuters)
Si se aprueba como se espera, la iniciativa reformaría la Ley de Hidrocarburos del país y ampliaría el control gubernamental sobre la distribución, importación y comercialización de combustibles. (Foto: Reuters)

La controvertida iniciativa del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, para reforzar el control sobre el mercado de hidrocarburos del país fue aprobado por la Cámara de Diputados, avanzando un paso más en su objetivo largamente buscado de reanudar el monopolio energético del Estado.

Con 292 legisladores a favor, 153 en contra y 11 abstenciones, la Cámara aprobó en términos generales la propuesta del presidente de otorgar a la petrolera nacional, Petróleos Mexicanos, un mayor control sobre el mercado de combustibles cuya reciente apertura atrajo inversiones de Royal Dutch Shell Plc, BP Plc, Chevron Corp. y Exxon Mobil Corp. Luego de debatir ciertos artículos, el proyecto de ley pasará al Senado, donde el gobernante partido Morena y sus aliados tienen mayoría.

Si se aprueba como se espera, la iniciativa reformaría la Ley de Hidrocarburos del país y ampliaría el control gubernamental sobre la distribución, importación y comercialización de combustibles. La nueva ley permitiría la suspensión de permisos por motivos de seguridad nacional o energética, y también dejaría que Pemex tomara el control de las instalaciones cuyos permisos han sido suspendidos.

La iniciativa es la última propuesta del presidente, comúnmente conocido como AMLO, para tratar de restaurar al productor de petróleo Pemex y a la eléctrica Comisión Federal de Electricidad a su antigua gloria, a medida que su infraestructura envejecida los hace menos competitivos. Desde que llegó al poder en 2018, López Obrador ha luchado contra reformas energéticas históricas que abrieron la industria energética a la inversión del sector privado.

El presidente está utilizando el proyecto de ley para avivar el sentimiento de los votantes nacionalistas antes de la primer prueba electoral de su presidencia: mantener el control del Congreso en las elecciones intermedias de este año. (Foto: Cuartoscuro)
El presidente está utilizando el proyecto de ley para avivar el sentimiento de los votantes nacionalistas antes de la primer prueba electoral de su presidencia: mantener el control del Congreso en las elecciones intermedias de este año. (Foto: Cuartoscuro)

La nueva ley es similar a la “expropiación indirecta” de los activos de los minoristas de combustibles, dijo Oscar López Velarde, profesor de derecho de la Universidad Iberoamericana que se especializa en temas energéticos. Permite al Estado “tomar el control de la administración y operaciones del titular del permiso de manera indefinida por motivos altamente subjetivos, y sin que realmente exista un incumplimiento de sus obligaciones”, dijo este miércoles.

El presidente está utilizando el proyecto de ley para avivar el sentimiento de los votantes nacionalistas antes de la primer prueba electoral de su presidencia: mantener el control del Congreso en las elecciones intermedias de este año.

Incluso si la legislación se lleva a cabo en los tribunales, como un proyecto de ley similar para priorizar a la CFE en el mercado de energía, la medida le da a López Obrador otra oportunidad de cumplir su promesa de campaña electoral de fortalecer a Pemex, uno de los empleadores más grandes del país y un símbolo del orgullo nacional.

En 2016, México permitió a empresas distintas de Pemex importar, distribuir y vender combustibles por primera vez desde que la industria fue nacionalizada en 1938. Desde entonces, las principales empresas energéticas del mundo han invertido agresivamente en México. Las casas comerciales internacionales, incluidas Glencore Plc y Trafigura Group, también construyeron infraestructura de almacenamiento y logística de combustible para traer más barriles al país.

La llegada de la competencia hizo que la participación de Pemex en el mercado de la gasolina y el diésel cayera en dos dígitos, además provocó que los competidores importaron más diésel que el gigante estatal por primera vez en junio del año pasado. Pemex también ha tenido problemas con la carga de su deuda y las caídas de producción a largo plazo.

SEGUIR LEYENDO:

MÁS LEIDAS AMÉRICA