El futuro de la Cuarta Transformación: claves para entender todo lo que se juega AMLO en las Elecciones 2021

Ante el riesgo de no llevarse “el carro completo” en la jornada electoral del próximo 6 de junio, López Obrador se encuentra en una carrera contra el tiempo para aprobar sus iniciativas pendientes

El presidente Andrés Manuel López Obrador se juega su proyecto político en las elecciones del 6 de junio de 2021 (Fotoarte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)
El presidente Andrés Manuel López Obrador se juega su proyecto político en las elecciones del 6 de junio de 2021 (Fotoarte: Jovani Pérez Silva/ Infobae México)

La inconformidad por la imposición de candidatos, aspirantes con dudosa reputación, dos determinaciones cruciales del Instituto Nacional Electoral (INE) que afectan al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), así como una disminución en la popularidad del presidente, tienen a Andrés Manuel López Obrador contra el tiempo para intentar consolidar su proyecto político llamado la “Cuarta Transformación”.

Hasta antes del arranque oficial de las campañas políticas que culminarán con la jornada electoral del 6 de junio, el escenario para el partido del presidente mostraba un panorama alentador, en donde se vislumbraba quedarse con la mayoría de las 15 gubernaturas que estarán en juego, a la par que mantendría una abrumadora mayoría en la Cámara de Diputados, la cual también se renovará en su totalidad.

Pero a medida de que se ha desarrollado el actual proceso electoral, la posibilidad de que el partido creado por López Obrador se lleve “el carro completo” se está desvaneciendo y con ello, la garantía de que el presidente tenga el margen de maniobra necesario para terminar de consolidar su proyecto de gobierno.

Y es que los escándalos de candidatos morenistas como los casos de Félix Salgado Macedonio -acusado de abusar sexualmente de al menos cinco mujeres-, y el de Clara Luz Flores -la priista que se sumó a Morena para contender por la gubernatura de Nuevo León y quien se reunió con el líder de la secta sexual NXIVM-, así como la rebelión al interior de Morena por la imposición de candidatos, ha repercutido en la popularidad del partido.

Imagen de archivo (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO)
Imagen de archivo (FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO)

A eso, también se suma la prolongada situación de la pandemia del COVID-19, la mala estrategia del gobierno federal para combatirla así como la lenta aplicación de la vacuna y su uso electoral, lo que ha afectado la percepción ciudadana de la imagen del gobierno.

Algunas encuestas han revelado la caída en las preferencias de Morena en varios estados que elegirán gobernador, a la par de que la popularidad del mandatario también ha ido en picada.

De acuerdo con el Reporte de Gobernabilidad, realizado por GEA-ISA, la popularidad de Andrés Manuel López Obrador cayó 7%, al pasar de 57% a 50% de noviembre de 2020 a marzo de 2021.

Imagen de archivo. (Foto: REUTERS/ Carlos Jasso)
Imagen de archivo. (Foto: REUTERS/ Carlos Jasso)

Ante la pregunta, en general, ¿usted aprueba o desaprueba la labor realizada por Andrés Manuel López Obrador como Presidente de la República?, el 50% respondió que lo aprueba, cuando en noviembre pasado lo hizo el 57%.

La credibilidad del presidente también tuvo una caída de 17% en el último año. Solo el 13% respondió que “le cree mucho” contra 30% que respondió hacerlo en marzo de 2020.

A un año de iniciada la pandemia de coronavirus, el 45% de los ciudadanos desaprueban la forma en que el mandatario ha manejado los asuntos relacionados con el COVID-19. Además, el 40% de los encuestados consideraron que la pandemia está fuera de control.

AMLO y su carrera contra el tiempo

Imagen de archivo (Foto: Cuartoscuro)
Imagen de archivo (Foto: Cuartoscuro)

A mediados de marzo, el Instituto Nacional Electoral (INE) determinó el mecanismo para la aplicación de la fórmula de asignación de las curules por el principio de Representación Proporcional (RP) en la Cámara de Diputados que correspondan a los partidos políticos nacionales con base en los resultados que obtengan en la jornada electoral del próximo 6 de junio.

El acuerdo aprobado busca evitar la sobrerrepresentación y que se haga efectivo el principio constitucional del artículo 54, que establece que “En ningún caso, un partido político podrá contar con un número de diputados por ambos principios que representen un porcentaje del total de la Cámara que exceda en ocho puntos a su porcentaje de votación nacional emitida”.

Es decir, evita que algunos partidos tengan una sobrerrepresentación en la Cámara, gracias a las coaliciones, mientras que otros están subrepresentados. La determinación causó el enojo de Morena, partido que ha gozado de una sobrerrepresentación en el recinto de San Lázaro desde 2018 y gracias a la cual, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha logrado sacar la mayor parte de sus iniciativas.

Luego vino la cancelación de 60 candidaturas a distintos puestos de elección popular, la mayoría perteneciente a Morena. Entre estas se encuentran la de Félix Salgado Macedonio, quien aspira a gobernar Guerrero, y sobre quien pesan al menos cinco acusaciones de abuso sexual contra mujeres. El Consejo General del INE determinó que los aspirantes no presentaron en tiempo y forma sus gastos de precampaña, tal como lo establece la Ley electoral.

Fue entonces que ocurrió una desbandada de descalificaciones, encabezadas por el propio presidente, quien desde el inicio de su mandato, ha condenado las determinaciones del Instituto, sobre todo, las que afectan a su gobierno o a su partido político.

López Obrador sugirió que hay una estrategia de “los conservadores” para evitar que Morena tenga mayoría en la Cámara de Diputados y una vez más, arremetió contra el INE, al asegurar que son “traidores de la democracia” y el “poder Supremo Conservador” .

Fotos: Cuartoscuro.
Fotos: Cuartoscuro.

Días después de la determinación del Instituto Nacional Electoral respecto a la sobrerrepresentación de los partidos políticos, el 26 de marzo, López Obrador envió al Congreso un proyecto de ley que busca otorgar a Petróleos Mexicanos (Pemex) un mayor control sobre los precios, la distribución, las importaciones y la comercialización del combustible.

La propuesta modificaría la ley de hidrocarburos del país para permitir que la Secretaría de Energía suspenda los permisos “con el objetivo de garantizar los intereses de la nación”, además de que autorizaría a Pemex tomar el control de las instalaciones cuyos permisos habían sido suspendidos.

Es decir, bajo el argumento de seguridad nacional, seguridad energética o para la economía nacional, se suspenderá cualquier permiso otorgado, sobre todo a los particulares que participan en la cadena de producción, procesamiento, transporte, almacenamiento, comercialización, expendio al público y exportación e importación de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos.

Para ello se pretende modificar los artículos 51, 53, 56, 57, 59 y 86 de la Ley de Hidrocarburos.

La propuesta causó reacciones inmediatas, en las que actores políticos y especialistas alertaron que tiene vicios de inconstitucionalidad, viola tratados internacionales -como el T-MEC y el NAFTA-, además de que con las intervenciones temporales podría haber expropiaciones indirectas.

(Foto: Cortesía Cámara de Diputados)
(Foto: Cortesía Cámara de Diputados)

Sin embargo, este 7 de abril, la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados recibió el dictamen, que es idéntico a la iniciativa de contrarreforma del presidente, por lo que decidió citar a sesión ordinaria el próximo miércoles 14 de abril a las 11 de la mañana para debatirlo y en caso de que sea avalado, esa misma tarde sería avalado en el pleno y enviado al Senado de la República para su debate y en su caso, ser aprobado.

A López Obrador le urge la aprobación de esta contrarreforma antes de que pueda perder la sobrerrepresentación en la Cámara baja, sobre todo después de lo sucedido con su Ley de la Industria Eléctrica, la cual se trató de una iniciativa preferente, y que, aunque fue aprobada por el Congreso, ha sido objeto de decenas de amparos y derivado en varias suspensiones definitivas.

De acuerdo con el gobierno de la Cuarta Transformación, el objetivo es “fortalecer” a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y poner “orden” en el sistema eléctrico nacional, evitando abusos a favor de empresas particulares que también están en el mercado eléctrico.

Además, busca establecer un cambio en el esquema de subastas, en las que se elige la oferta más barata y en las cuales, desde la reforma energética de 2013, participan generadores privados, e incluso puede hacerlo la propia CFE.

López Obrador y su partido tienen poco menos de dos meses -antes de la jornada electoral del 6 de junio, catalogada como la elección más grande de la historia- para aprobar sus iniciativas que terminarían consolidando la llamada Cuarta Transformación.

SEGUIR LEYENDO: