Sonora atrapado en una guerra: sicarios amenazaron a Caro Quintero con “pelearle la plaza”

La presencia de células delictivas en el desierto de Sonora ha comenzado a impactar en la población

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

La crisis desatada por la violencia ha golpeado con fuerza a quienes viven y transitan entre México y Estados Unidos.

En Caborca, Sonora —de unos 59,000 habitantes—, avanza sin freno la crueldad y la agresión de los grupos criminales.

En este lugar, donde el viento recuerda a los visitantes que se han detenido en algún lugar del desierto de Sonora, con una inmensidad espiritual difícil de describir, células delictivas bajo las órdenes de los hijos de Joaquín el “Chapo” Guzmán mantienen una disputa con el Cártel de Caborca, liderado por Rafael Caro Quintero, el “Narco de Narcos”.

En las últimas semanas, los grupos criminales han advertido a través de videos que continuarán con lo ataques.

En redes sociales circulan videos de supuestos sicarios del grupo criminal Los Durangos amenaza a Rafel Caro Quintero, quien desde 2013 vive a salto de mata.

“No nos vamos a ir hasta que quede limpio el pueblo. Todos los que han estado a favor de andarle haciendo mal a la gente que se dedica a hacer las cosas bien, gente que trabaja, así como mataron al futbolista, también cuando han ido a cobrar cuotas y han hecho un cagadero, esa madre está mal. La gente se respeta. Aquí nada más se mata a la gente que de verdad es culpable”

El Cártel de Sinaloa mantiene el control en varios estados del país a través de células delictivas encargadas de hacer frente a los bando contrarios como el Cártel Jalisco Nueva Generación, incluso entre los líderes internos como Ismael el “Mayo” Zambada, Caro Quintero y Los Chapitos.

La presencia de células delictivas en el desierto de Sonora ha comenzado a impactar en la población, las carreteras de Sonoyta-Caborca y Puerto Peñasco-Puerto Lobos se han convertido en vías peligrosas, según un reportaje del periodista Marco Coronel.

Librado Macías, presidente municipal de Caborca aseguró a Noticieros Televisa que la guerra comenzó por la cercanía que tiene esta región con Estados Unidos.

El regreso de un espectro

Supuestos miembros a nombre del Cártel de Caborca sembraron narcomantas acusando vínculos entre las autoridades y el Cártel de Sinaloa  (Foto: Especial)
Supuestos miembros a nombre del Cártel de Caborca sembraron narcomantas acusando vínculos entre las autoridades y el Cártel de Sinaloa (Foto: Especial)

Al norte de México un espectro ha vuelto a la vida: Rafael Caro Quintero, el “Narco de narcos”, tomó las armas y está reagrupando sus fuerzas. Su primer objetivo ha sido disputarle el territorio de Sonora a la facción de los Chapitos, liderada por los hijos de Joaquín el “Chapo” Guzmán.

A sangre y plomo, el fundador del extinto Cártel de Guadalajara, ha hecho sentir sus pasos, atribuyéndosele los últimos hechos de violencia ocurridos en el municipio de Caborca (Sonora), donde la semana pasada, elementos de la Guardia Nacional y presuntos sicarios se enfrentaron dejando al menos 10 lesionados.

En esta zona, montañosa y productora de marihuana, el capo de 68 años no sólo ha empezado a reclutar sicarios, sino que se ha aliado con antiguos operadores del “Chapo” Guzmán y formando el grupo criminal Cártel de Caborca.

El viernes 19 de junio, varios vehículos fueron incendiados en Carboca, Sonora (Foto: Especial)
El viernes 19 de junio, varios vehículos fueron incendiados en Carboca, Sonora (Foto: Especial)

Sonora, dada su ubicación geográfica como estado fronterizo con Estados Unidos, hace crecer el interés de las organizaciones criminales que buscan el control de trasiego de drogas. Entre esos grupos se encuentra la célula delictiva de Los Salazar, identificada como brazo armado del Cártel de Sinaloa, y con quien mantiene una disputa encarnizada por el control del territorio.

Además de la disputa por las rutas de la droga, la cruenta “narco guerra” que actualmente protagonizan ambos grupos criminales, tiene como epicentro el control de un extenso territorio donde se asienta una gran veta de oro que actualmente es propiedad de ejidatarios.

En esa disputa, los criminales tienen como aliados a poderosos políticos de Sonora que también desean quedarse con algunas hectáreas de esas áridas tierras, en su superficie, pero que son poseedoras de una gran riqueza en su subsuelo.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

Los hijos del “Chapo” contra el Cártel Caborca: la incesante disputa por el control del desierto de Sonora

El resurgimiento de Caro Quintero, el “Narco de Narcos”: Cártel de Caborca disputa Sonora a los “Chapitos”

A sangre y fuego: cómo Sonora se convirtió en un mortal campo de batalla de los cárteles del narco

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos