Cómo operan el CJNG y el Cártel de Sinaloa en internet, según informe de la Interpol

Debido a que el internet profundo alberga páginas no indexadas, es posible encontrar enlaces relacionados a la venta de drogas por parte de estas organizaciones

El secuestro de tarjetas SIM es más habitual de lo que se cree y se puede utilizar para acceder todas las cuentes que usen el SMS como factor de autenticación (Getty Images)
El secuestro de tarjetas SIM es más habitual de lo que se cree y se puede utilizar para acceder todas las cuentes que usen el SMS como factor de autenticación (Getty Images)

La Deep Web, como lo indica su nombre, es la red profunda u oculta de internet que al no albergar páginas indexadas por buscadores tradicionales que se usan en la ‘superficie’, como Google, Bing y Yahoo, permite que haya cosas ilícitas como venta de armas, drogas, medicamnetos, pornografía infantil, pasaportes y hasta tráfico de personas.

Es por eso que los cárteles mexicanos de la droga han migrado a nuevas tecnologías para distribuir grandes cargamentos de droga y hasta pequeñas dosis.

Debido a la pandemia provocada por el COVID-19, las organizaciones más poderosas de la región, el Cártel de Sinaloa y el de Jalisco Nueva Generación (CJNG), han creado oficinas informáticas dentro de sus estructuras, que a través de apps, páginas falsas y en la llamada dark web realizan acuerdos con cuantiosas ganancias sin dejar rastro.

Un oficial de Cibercrimen en la Oficina Regional de la Interpol para América del Sur confirmó a Milenio que narcotraficantes mexicanos también han visto en la web un medio que los blinda de las autoridades para seguir con sus ilícitos.

Los botnets se emplean para generar ataques masivos en red (Getty Images)
Los botnets se emplean para generar ataques masivos en red (Getty Images)

"Estas organizaciones del narcotráfico tienen gente contratada a especialistas en temas informáticos. No los tomaría como hackers, son especialistas informáticos que causan daños. Está comprobado que organizaciones terroristas han tenido núcleos especialistas en informática y tecnología y captan sus beneficios financieramente, pues también las organizaciones de narcotráfico. Esa realidad nos quita tanto a las agencias de investigación en la aplicación de la ley porque la tecnología debería ser el corazón de las investigaciones”, especificó.

El pasado mes de febrero, durante una operación de búsqueda en Los Ángeles, California, los miembros del Joint Criminal Opioid and Darknet Enforcement, también conocidos como JCODE, encontraron en una vieja casona en Sunland, California (EEUU),más de 45 kilogramos de metanfetamina, miles de píldoras, USD 22 mil en efectivo y paquetes con direcciones.

En el lugar se escondía una organización de tráfico de drogas que utilizaba la página secreta en internet, “Stealthgod”, para vender metanfetamina y MDMA. Dicho sitio digital se encontraba en el mundo nauseabundo de la internet profunda o deep web, el alcantarillado en el que se sumergen actividades rupugnantes que no quieren ser descubiertas.

Las acciones en Los Ángeles, que llevaron al arresto de 121 personas en Estados Unidos, formaron parte de la Operación DisrupTor.

(Foto: FBI)
(Foto: FBI)

En otro operativo, las investigaciones apuntaron a un módem en una pequeña casa en una zona rural de Ohio (EEUU). Ahí se encontraba el servidor de otra página web: “Pill Cosby”, junto con 11 kilos de fentanilo.

En los informes del FBI, las autoridades estadounidenses subrayaron que sólo un grupo del crimen organizado podría ser tan letal al surtir pedidos con la misma eficiencia de las más grandes empresas de telecomunicaciones del mundo: el Cártel Jalisco Nueva Generación.

La deep web o internet profunda ofrece a sus usuarios el anonimato y las criptomonedas, que son el método de pago preferido en este tipo de sitios, brindan formas adicionales de ocultar las transacciones.

“Muchas personas se sienten más cómodas ingresando a su computadora y comprando drogas en tres minutos desde su sofá que yendo a una esquina incompleta”, asegura el agente especial del FBI en Los Ángeles, Christopher Siliciano, quien cree que la facilidad y el ocultamiento que ofrecen estos mercados han hecho que las drogas más accesible.

MÁS SOBRE TEMA:

La ruta del CJNG en la “deep web”: así traficaba drogas una célula del “Mencho” en EEUU

Mapa del narco en México: las cinco “zonas calientes” donde se concentra la violencia extrema

“No los consideramos una amenaza real”: Omar García Harfuch sobre la presencia del CJNG en la CDMX

MAS NOTICIAS