Casi 17 millones de familias vieron afectados sus ingresos por la pandemia de COVID-19: Inegi

Entre los desempleados y quienes no habían ingresado al mercado laboral, se registró un déficit de 15.7 millones de trabajos para personas mayores de 18 años, de acuerdo con el organismo


(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Sólo en el primer mes de la crisis generada por la pandemia de COVID-19, los ingresos de 16.7 millones de hogares en México fueron afectados, debido a que en tres cada 10 viviendas al menos un integrante de la familia perdió su empleo y a reducciones salariales, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De acuerdo con el organismo, entre las personas que perdieron su empleo en abril y no intentaron conseguir uno nuevo en el marco de la pandemia, entre los desempleados y quienes no habían ingresado al mercado laboral, se registró un déficit de 15.7 millones de trabajos para personas mayores de 18 años.

El Inegi lanzó en videoconferencia de prensa tres herramientas adicionales con las que da seguimiento a los efectos del coronavirus en la economía mexicana. Uno de ellos, la Encuesta Telefónica sobre COVID-19 y Mercado Laboral (ECOVID-ML), que es complementaria a la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo, difundida en junio.

Edgar Vielma, director de Estadísticas Sociodemográficas del organismo, detalló que la pérdida de ingresos en esos 16.7 millones de hogares –que representan 65% de los que hay en el país– se tradujo también en que 37.4%, es decir, 6.2 millones de quienes se vieron en esa situación vendiera sus bienes, pidiera prestado o consumiera sus ahorros.

6.2 millones de quienes vieron afectados sus ingresos vendió sus bienes, pidiera prestado o consumiera sus ahorros (Foto: EFE/Jorge Núñez/Archivo)
6.2 millones de quienes vieron afectados sus ingresos vendió sus bienes, pidiera prestado o consumiera sus ahorros (Foto: EFE/Jorge Núñez/Archivo)

Una de las situaciones que caracteriza la condición laboral en el marco de la pandemia son los ausentes temporales, un grupo de 7,200,000 trabajadores que no se consideran desocupados porque siguen manteniendo el vínculo laboral, al menos de palabra o se autoemplean.

Entre los 6.1 millones de ausentes temporales que estaban sujetos a un empleador, 6 de cada 10 vio afectado su ingreso. Sólo 4 de cada 10 recibió sus remuneraciones completas, a 4 le dieron sólo una parcialidad de su pago y en dos casos de cada 10 se asume que la persona volverá a trabajar ahí, pero no se le dio ningún soporte económico.

Otro segmento de los afectados son los trabajadores independientes de los cuales, 4 de cada 10 tuvo una afectación directa por el COVID-19 y 3 de cada 10 resintió la falta de clientes dada la menor movilidad y pérdida de actividad económica. Sin embargo, también dos de cada 10 dijo no tener problemas por la crisis.

Mientras en la suma de los 32,900,000 personas que se asumieron como ocupadas, 23% trabaja desde casa, 42 por ciento disminuyó su jornada de trabajo, 46% bajó su ingreso y sólo 5 por ciento recibió algún apoyo del gobierno.

Cuatro de cada 10 trabajadores independientes resintió la falta de ingresos por la escasez de clientes (FOTO: DAVID POLO/Cuartoscuro)
Cuatro de cada 10 trabajadores independientes resintió la falta de ingresos por la escasez de clientes (FOTO: DAVID POLO/Cuartoscuro)

Además de las presiones ya existentes entre quienes se mantienen vinculados a un trabajo, hay 5 millones de personas más que no tienen trabajo, no buscan uno debido a la circunstancia actual, pero que creen que regresarán a trabajar una vez que termine la contingencia sanitaria.

De ellos, antes de la pandemia 46% eran trabajadores subordinados y remunerados; independientes, 53 por ciento; 22% recibió apoyo de algún familiar para paliar la crisis y 92% no tiene acceso a servicios de salud.

Un efecto más puntual de cómo afecta la pandemia el ingreso y gasto en las familias se expondrá vía la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares que se levantará entre agosto y noviembre de este año, pero se publicará hasta el año siguiente.

Por otra parte, la afectación más frecuente que reportaron las empresas durante la contingencia por COVID-19 fue la disminución de sus ingresos (91.3% del total de empresas); en promedio estimaron que sus ingresos disminuyeron en 56.3%.

MAS SOBRE ESTE TEMA:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS