Benito Juárez, modelo de AMLO como gobernante, ¿fue presidente vitalicio?

El Benemérito de las Américas permaneció 14 años en la presidencia hasta que murió, de causas naturales, en Palacio Nacional donde vivía y despachaba

Qué hizo Benito Juárez para convertirse en el ejemplo de Andrés Manuel López Obrador (Foto: Museotamayo.org)
Qué hizo Benito Juárez para convertirse en el ejemplo de Andrés Manuel López Obrador (Foto: Museotamayo.org)

El 18 de julio de 1872 el presidente de ese entonces, Benito Pablo Juárez García falleció a los 66 años de edad a consecuencia de un infarto al miocardio dentro del Palacio Nacional en la Ciudad de México.

Para este entonces el político oaxaqueño ya llevaba 14 años en la presidencia, se había enfrentado a los poderes europeos, y había causado una guerra interna en México debido a sus reformas, mismas que han sido una de las bases para la consolidación de la nación como una República.

Estas son las cosas que han hecho que muchos historiadores cataloguen a Juárez como el Benemérito de las Américas, así como un parteaguas en la historia mexicana.

La separación de iglesia y estado

Al principio las Leyes de Reforma eran tres, en las cuales se comenzó a establecer la separación entre Estado e Iglesia; desde 1855 hasta 1874 se fueron sumando más. Estas fueron avanzando en las presidencias de Juan Álvarez, Ignacio Comonfort y, por supuesto, Juárez.

Las Leyes de Reforma fueron: La Ley Juárez, promulgada el 23 de noviembre de 1855; Ley Lerdo, 25 de junio de 1856; Ley de Nacionalización de los Bienes Eclesiásticos, 12 de junio de 1859; Ley del Matrimonio Civil, 23 de julio de 1859; Ley de Creación del Registro Civil, 28 de agosto y la Ley Sobre la Libertad de Cultos, 4 de diciembre de 1860.

El nombre del mandatario oaxaqueño está en los billetes y en 4.500 calles del país (FOTO: ANDREA MURCIA/CUARTOSCURO)
El nombre del mandatario oaxaqueño está en los billetes y en 4.500 calles del país (FOTO: ANDREA MURCIA/CUARTOSCURO)

Además de la separación entre Estado e Iglesia, también se logró la nacionalización de los bienes del clero, la extinción de corporaciones eclesiásticas, la secularización de cementerios y fiestas públicas y la libertad de culto.

Los conservadores del país no estaban de acuerdo con estas nuevas estrategias, por lo que causó un conflicto con los liberales. Esto se denominó como la Guerra de Reforma, o la Guerra de los 3 años.

La guerra que se llevó a cabo de 1858 hasta 1861 culminó con la derrota definitiva de los conservadores, y con Juárez instalado en la capital mexicana. Sin embargo, se tuvo que enfrentar a una deuda que dejó la pelea en ambos lados y esto a su vez ocasionó la suspensión del pago de la deuda extranjera.

Francia, España e Inglaterra no estuvieron de acuerdo con esta suspensión, por lo que del 31 de octubre firmaron un convenio para enviar fuerzas militares a Veracruz con el objetivo de captar recursos económicos mexicanos.

Se enfrentó a poderes europeos (Foto: Archivo)
Se enfrentó a poderes europeos (Foto: Archivo)

Fue esta una oportunidad para los conservadores del país americano, quienes buscaron instalar una monarquía, y con la ayuda del Papa Pío IX, Francia logró instalarse en el país.

Después de que los franceses, por orden de Napoleón III, mandaron muchos recursos para imponerse ante las fuerzas mexicanas, el 10 de junio de 1863 el ejército galo entró a la capital.

Aquí se decidió que México estaría bajo la Monarquía Moderada, hereditaria, con un príncipe católico, que tendría el título de emperador. Esta corona fue ofrecida y aceptada por Fernando Maximiliano, Archiduque de Austria, para sí y sus descendientes, quien llegó al país en 1864.

El emperador ofreció a Juárez trabajar juntos, algo que el mandatario rechazó fervientemente. No obstante, las ideas liberales del emperador lo llevaron a su fin, pues Napoleón III le retiró su apoyo en 1867 y fue fusilado ese mismo año por el gobierno de Juárez.

El mandatario le rindió homenaje en su más reciente viaje (Foto: Presidencia)
El mandatario le rindió homenaje en su más reciente viaje (Foto: Presidencia)

Sus políticas económicas

Además de la suspensión del pago de la deuda por la guerra interna, Juárez trató de desarrollar la economía nacional a través de diversos impuestos y disminución de gastos públicos. Con la nacionalización de los bienes de la iglesia contribuyó a la modernización económica.

De acuerdo con el portal de Imagen, Juárez ordenó al Ministerio de Hacienda a sustituir el impuesto del papel sellado por el de timbre, este amplió la base gravable, lo que buscaba ampliar el objetivo de recaudación de impuestos.

También estimuló la inversión mediante la ratificación de las concesiones otorgadas a la compañía constructora del Ferrocarril de México a Veracruz. Parte de este proyecto fue inaugurado por el mismo mandatario en el año de 1869. Disminuyó los elementos del ejército de 80.000 a 20.000 soldados.

En el año de su muerte, logró formar el Gran Círculo de Obreros de México, el cual era conformado por artesanos y obreros, quienes posteriormente enfrentaron el avance económico de la industria minera y textil.

AMLO ha comparado su lucha contra los conservadores como algo a lo que se enfrentó el oaxaqueño (Foto: REUTERS/Carlos Barria)
AMLO ha comparado su lucha contra los conservadores como algo a lo que se enfrentó el oaxaqueño (Foto: REUTERS/Carlos Barria)

A 148 años del fallecimiento del Benemérito de las Américas, este sigue siendo un ejemplo para el actual mandatario del país, Andrés Manuel López Obrador. En su visita a Washington D.C., el presidente le dedicó un tiempo para honrarlo.

Este sábado, López Obrador encabezó la conmemoración de este aniversario junto con el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez del Real, quien comparó la oposición a la que se enfrentó Juárez con la que la autodenominada “Cuarta Transformación” se enfrenta, pues ambos han batallado contra el conservadurismo.

“Que sepan todos que a pesar de la traición de algunos malos ciudadanos, a pesar de una invasión extranjera, a pesar de la imposición de gobiernos espurios, a pesar de la permanente debacle económica auspiciada por la deshonestidad y la ambición, la enorme mayoría de los mexicanos no perdieron en el siglo XVIII, ni perderemos en el siglo XXI la esperanza. Los mexicanos del pasado y los de hoy podemos defender nuestra independencia, nuestra democracia, nuestra libertad, nuestra soberanía, nuestra cuarta transformación, a fin de hacer de la patria un Estado liberal de justicia y bienestar”, expresó.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

MÁS LEIDAS AMÉRICA