La captura de Duarte y la extradición de Lozoya: las piezas que ponen en jaque a Peña Nieto y a Videgaray

Tanto el ex gobernador de Chihuahua como quien fuera titular de Pemex, fueron considerados en su momento, la cara del “nuevo PRI”

(Foto arte: Jovani Pérez Silva)
(Foto arte: Jovani Pérez Silva)

Con la captura del ex gobernador de Chihuahua César Duarte, en Miami, Florida, sobre quien pesaban 21 órdenes de aprehensión por delitos como peculado agravado y enriquecimiento ilícito, se abre un nuevo frente contra el ex mandatario Enrique Peña Nieto y contra el hombre más influyente de su sexenio, Luis Videgaray, quien llegó a ser considerado un “vicepresidente”.

Apenas el pasado 30 de junio, la Fiscalía General de la República (FGR) anunció que Emilio Lozoya, ex director de Pemex acusado de recibir sobornos millonarios de la empresa brasileña Odebrecht, aceptó ser extraditado a México y cooperar con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. 

El otro Duarte -como se le conoce en la esfera política al ex gobernador de Chihuahua-  junto con Emilio Lozoya, son dos personajes claves del sexenio de Peña Nieto, que de acuerdo con especialistas, es uno de los gobiernos más corruptos de los últimos tiempos. La captura y extradición a México de ambos personajes, podrían considerarse como dos knockouts propinados por el gobierno de la Cuarta Transformación contra la administración pasada.

César Duarte, el hombre que llevó a Chihuahua a la bancarrota y desvió millones de pesos a favor de Peña Nieto 

Imagen de Archivo. El ex gobernador del estado Chihuahua, César Duarte. (Foto: REUTERS/Jose Luis González)
Imagen de Archivo. El ex gobernador del estado Chihuahua, César Duarte. (Foto: REUTERS/Jose Luis González)

César Horacio Duarte Jáquez, gobernó Chihuahua de 2010-2016 y fue una de las caras que Enrique Peña Nieto presumió como parte de la generación del “nuevo PRI”.

Durante su administración, dejó al estado en la bancarrota luego de perpetrar el desvío y disposición indebida de 1,200 millones de pesos, además de ser acusado de haber entregado recursos de la nómina del estado a varias campañas del PRI en 2015. 

Aunado a esto, investigaciones periodísticas dieron a conocer los excesos ocurridos durante su mandato. Era afecto a las grandes fiestas y tenía departamentos de lujos y de ranchos con búfalos y otros animales exóticos.

No suficiente con eso, tuvo su propio banco. Y fue apoyado por el, en ese entonces, secretario de Hacienda, Luis Videgaray, quien autorizó que César Duarte fuera el accionista mayoritario del Banco Progreso de Chihuahua.

Junto con uno de sus secretarios de confianza, Jaime Herrera Corral, César Duarte creó un fideicomiso con el que aportaría al menos 65 millones de pesos para “salvar” las finanzas del Banco Unión Progreso en 2012, a través de acciones de Banorte con el que pretendían obtener el 15% de la ganancia con la operación del dinero.

En 2014, se detectaron 342 transferencias del gobierno del estado de Chihuahua hacia el Banco Unión Progreso, donde se contabilizaron al menos 80,000 millones de pesos en pagos que salieron desde la Secretaría de Hacienda.

Al término de su gobierno, Duarte Jáquez se esfumó. 

Luis Videgaray y César Duarte (Foto: especial)
Luis Videgaray y César Duarte (Foto: especial)

Fue al inicio de la administración del actual gobernador Javier Corral, en 2016, que comenzó la investigación contra César Duarte, al denunciar que había un desfalco millonario a las arcas públicas.

En 2017 se emitió una orden de aprehensión contra el ex gobernador, tras detectar una deuda pública por 48 mil millones de pesos, un desfalco al erario de alrededor de 6,000 millones de pesos y el desvío de al menos 250 millones de pesos para campañas electorales del PRI en 2015, lo cual fue conocido como la “Operación Safiro” (con “s”) en el cual seis estados y una delegación del entonces Distrito Federal gobernados por el Revolucionario Institucional desviaron 650 millones de pesos a 12 empresas fantasmas ligadas con ese mismo partido político.

La “Operación Safiro” quedó al descubierto tras una investigación de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad y luego con la captura de Ricardo Yáñez, ex titular de la Secretaría de Educación de Chihuahua, se supieron más detalles. 

Yáñez declaró ante el Ministerio Público que durante una reunión en la sede nacional del PRI, dirigentes de ese partido explicaron que no se tenía que preocupar por las empresas fantasmas pues “estaban blindadas por parte del SAT (apéndice de la SHCP encabezada por Luis Videgaray) y que además Chihuahua no era el único estado en que se había manejado el desvío de fondos, que también había ocurrido en otras entidades con una mecánica similar”. Yáñez Herrera fue sentenciado a sólo cuatro años de prisión por el delito de desvío de recursos.

El 25 de enero de 2019, la Comisión partidaria del PRI decidió expulsarlo de sus filas, pero fue hasta el 12 de junio de ese año que fue confirmado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF).

Duarte Jáquez permaneció prófugo durante más de tres años hasta que este miércoles 8 de julio fue detenido por autoridades estadounidenses en el estado de Florida. Ahora procederá el proceso de extradición para ser juzgado en México. 

Lozoya, el amigo de Videgaray que llegó a la dirección de Pemex 

Imagen de archivo. Emilio Lozoya, exdirector ejecutivo de Petróleos Mexicanos. (Foto: Reuters)
Imagen de archivo. Emilio Lozoya, exdirector ejecutivo de Petróleos Mexicanos. (Foto: Reuters)

Emilio Ricardo Lozoya Austin era amigo personal de Luis Videgaray Caso. Gracias a él, el joven Lozoya se convirtió en parte del equipo cercano de Enrique Peña Nieto cuando el político mexiquense era candidato a la presidencia de la República.

Una vez que Peña Nieto llegó a la silla presidencial y por consejo del llamado “super secretario” (Luis Videgaray), Lozoya Austin fue nombrado director general de Pemex (2012-2016).

Durante su administración al frente de la ahora empresa productiva del Estado, Emilio Lozoya habría recibido sobornos millonarios de la empresa brasileña Odebrecht a cambio de conseguir una licitación de más de 115 millones de dólares para una refinería en Tula, Hidalgo, así lo revelaron medios brasileños. De acuerdo con el gobierno federal, en diciembre de 2013, Lozoya Austin presuntamente recibió sobornos por 5 millones de dólares de ejecutivos de Odebrecht.

Lozoya también está envuelto en la polémica compra que hizo Pemex de la planta de fertilizantes de Agronitrogenados, propiedad de Altos Hornos de México (AHMSA), por la que habría pagado por cerca de 500 millones de dólares cuando estaba valuada en unos 50 millones de dólares, una suma que, según los analistas, estaba drásticamente inflada y provocó pérdidas millonarias a la petrolera.

Después de que se dieron a conocer estos hechos, Emilio Lozoya escapó de México, pero ante el asedio judicial, lanzó serias acusaciones contra el ex presidente Peña Nieto.

Aseguró que el mandatario, el ex secretario de Hacienda Luis Videgaray así como el expresidente del Consejo de Pemex y exsecretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, avalaron la compra de Agronitrogenados. Incluso pidió que el ex presidente fuera citado a declarar como testigo.

infobae-image

De acuerdo con el ese entonces abogado de Emilio Lozoya, Javier Coello, cualquier acto de corrupción en el gobierno de Peña Nieto, debió muy probablemente, pasar por las manos de Videgaray Caso.

En una entrevista otorgada al portal Aristegui Noticias en agosto de 2019, el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera, Santiago Nieto reveló que ya se estaban investigando las cuentas del ex presidente en el sistema financiero nacional e internacional, e incluso, dijo que antes de que terminara ese año tendrían completo el expediente.

Santiago Nieto aseguró que no era posible que el ex mandatario desconociera los actos de corrupción que se llevaban a cabo en su gobierno e incluso reveló que ya se había comenzado a armar un expediente sobre el ex Secretario de Hacienda y de Relaciones Exteriores en el anterior sexenio, Luis Videgaray.

El ex director de Pemex (2012- 2016) fue arrestado el 12 de febrero de 2020 por la Policía Nacional española en la Costa del Sol, región ubicada en la provincia de Málaga, toda vez de que era buscado por la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol), la cual había emitido una ficha roja en 190 naciones para la búsqueda y localización de Lozoya Austin con fines de extradición.

El pasado 30 de junio, el fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, anunció que Lozoya Austin aceptó su extradición a México y cooperar con el gobierno federal.

MÁS DE ESTE TEMA:

La extradición de Emilio Lozoya y el efecto dominó: Peña Nieto y Videgaray podrían ser implicados

Luis Videgaray: se ciernen sombras sobre el arquitecto del polémico sexenio de Peña Nieto

El entramado con el que César Duarte creó un banco con dinero público para beneficio personal

Detención de César Duarte reavivó “Operación Safiro” a través de cual el PRI realizó desvíos millonarios

MAS NOTICIAS