“El nivel de violencia familiar va a crecer”: los efectos colaterales de la ‘ley seca’ en el momento más álgido del coronavirus en México

La medida ha desencadenado intoxicaciones y muertes, contrabando, venta de cerveza en sobreprecio y varias detenciones en diferentes partes de México

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

“El nivel de violencia familiar va a crecer; lo único que puede ayudar a disminuir (la restricción del alcohol) es el contagio entre las personas, pero en contraparte crecería la ansiedad y por lo tanto la violencia familiar y otras cosas, como intentos de suicidio”, advierte para Infobae México el Dr. Marco Murueta, presidente de la Asociación Mexicana de Alternativas en Psicología (Amapsi), sobre las medidas de restricción del consumo de alcohol que en algunas partes de México se han implementado ante la contigencia del coronavirus.

Y es que al menos cuatro estados del país –Tabasco, Yucatán, Sinaloa y Puebla– han decretado ‘ley seca’ durante la pandemia por el COVID-19. En municipios de otras 17 entidades también se tomaron estas medidas.

Las razones que argumentan para prohibir o restringir el consumo y compra/venta de alcohol es evitar la violación de medidas de sana distancia, señalando que las bebidas incitan a las reuniones; evitar también casos de violencia; y simplemente el argumento de que no se trata de un producto esencial durante esta emergencia sanitaria.

Vista de un expendio de cerveza en Ciudad de México. (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)
Vista de un expendio de cerveza en Ciudad de México. (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)

Pero para el Dr. Marco Eduardo Murueta, en realidad esta situación representa un arma de doble filo. Y es que si bien señala que la parte favorable es que con la medida, en cierta parte, logran contener la irresponsabilidad de los ciudadanos que decidan reunirse sin respetar la sana distancia, hay otras cuestiones bastante negativas debido a que el alcohol en sí juega un rol psicológico en la vida de muchas personas.

El no consumir alcohol propiciaría un crecimiento de la ansiedad y el estrés, de la irritabilidad y probablemente pudiera generar tensiones entre las familias, entre las personas, posibles reacciones violentas, desesperación, en algunos casos podría haber ideas suicidas por no poder bajar el estrés”, señaló.

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) arrojaron que en marzo –cuando se declaró la emergencia sanitaria por COVID-19 en México– aumentó la cifra de casos de violencia familiar con 20,232 denuncias, respecto a las 17,794 registradas en febrero, un mes antes. Es decir, de un mes a otro la violencia doméstica aumentó en un 13.7%, con 2,438 episodios.

La cerveza, el producto que más escasea ante esta medida

Pese a que la medida incluye tanto la restricción de vinos y licores como de cerveza, es esta el producto que más se ha visto afectado, y el más demandado.

Entrevistado por Infobae México, Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (ANPEC), explicó: “Los inventarios se agotaron, porque al no ser esencial la actividad de la producción cervecera, esas empresas pararon su producción. Ahora, prácticamente está agotada, por lo que se está dando la especulación: aquellos que se pusieron ‘vivales’ ahora están haciendo negocio de manera ilegal vendiéndola hasta en tres veces más de su valor original".

Tienda de abarrotes en Ciudad de México. (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)
Tienda de abarrotes en Ciudad de México. (Foto: EFE/ Sáshenka Gutiérrez)

Rivera aclaró que el problema de desabasto solo lo están viviendo con la cerveza, ya que otro tipo de bebidas alcohólicas se encuentra en situación habitual, y sus ventas se mantienen en niveles normales.

Sin embargo, es precisamente la restricción en la venta de cerveza la que ha propiciado intoxicaciones que han provocado muertes, contrabando del producto, su venta en precios abusivos y ya ha dejado detenidos.

No es para menos: casi la mitad de la población del país, 65 millones de mexicanos, bebe cerveza, con un consumo anual de 68 litros por persona, según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

A principios de abril, la Secretaría de Agricultura sugirió a las cerveceras reactivar su producción para mantener empleados a los cultivadores de cebada; el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell reaccionó enseguida: “La industria cervecera no tiene autorización para restablecer operaciones”

El líder de APEC insiste: “Lo que nosotros pedimos es que garanticen el abasto”, advirtiendo que con las medidas tomadas hasta ahora, además, se provoca que el consumidor se desplace para encontrar el producto, en un momento en el que precisamente se busca que las personas se muevan lo menos posible.

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

Si la idea era persuadir a la población de que no tomara alcohol en esta temporada, pues implementar la ‘ley seca’ es como ir en sentido opuesto. Entonces se debió ser menos estrictos con esta decisión; nosotros lo advertimos pero no nos hicieron mucho caso", indicó

Así que mientras autoridades estatales y municipales de diferentes zonas del país implementan la ‘ley seca’ a fin de contribuir al mejor cumplimiento de las medidas sanitarias implementadas ante la pandemia del COVD-19 –a nivel nacional se contabilizan 24,905 contagios y 2,271 muertes–, más bien se empieza a experimentar un efecto contraproducente.

Lo ideal sería una medida más intermedia, es decir, que no fuera tan drástica esta ‘ley seca’, que hubiera algún margen”, concluye el Dr. Murueta.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

La “Ley seca” por COVID-19 se extendió a 21 estados

“No hay cerveza”: impacta escasez por crisis de coronavirus en México

Fraude a través de WhatsApp promete cerveza gratis

MAS NOTICIAS