Más de 51,000 denuncias por delitos sexuales: las cifras que desataron una ola de protestas en México

El abuso y hostigamiento alcanzó números históricos en el país, por lo que las mexicanas exigieron al gobierno estrategias efectivas para disminuir las agresiones

Una protesta pacífica en la Ciudad de México en la que mujeres alzaron las voz en contra de la violencia de genero (Foto: Claudio Cruz/ AFP)
Una protesta pacífica en la Ciudad de México en la que mujeres alzaron las voz en contra de la violencia de genero (Foto: Claudio Cruz/ AFP)

Durante el 2019 los crímenes de violencia sexual en contra de las mujeres aumentaron de manera histórica. Se registraron 51 mil 146 denuncias, lo que representó un aumento de 19.1% con respecto al año anterior y el mayor número registrado desde 1997, cuando se comenzaron a contabilizar estos crímenes. A la par, la población femenina mexicana mostró su hartazgo y enojo en contra de la sociedad y las autoridades, quienes no han implementado estrategias efectivas para erradicar el problema.

Las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), consultadas por Milenio, también muestran que el aumento de la violencia contra las mujeres ha sido sostenido. En 2015 hubo 31 mil 171, el año siguiente 35 mil 102 casos y en 2017 se presentaron 36 mil 933 denuncias.

Estas cifras, que comenzaban a vislumbrarse a mediados de año, desataron una serie de protestas de mujeres que tenían como objetivo visibilizar los crímenes. Algunas de ellas se llevaron a cabo de manera digital, como el movimiento #MeToo, en el que víctimas denunciaron a sus agresores a través de redes sociales.

La movilización #MeToo sucedió en todo el mundo (AFP)
La movilización #MeToo sucedió en todo el mundo (AFP)

Hombres abusadores de los sectores de ciencia, música, cine, literatura, artes, fotografía, academia, empresas, cultura, periodismo, entre otros, fueron expuestos en internet. En algunos casos, grupos e instituciones pudieron confirmar la culpabilidad de los acusados y tomaron medidas. Tal fue el caso del guitarrista Efrén Barón de División Minúscula, quien fue expulsado de la banda por haber sido señalado por al menos seis mujeres de hostigamiento y abuso sexual.

También Leonardo Valero, quien trabajaba cono director de Operaciones Editoriales del periódico mexicano Reforma, fue despedido luego de que la cuenta Periodistas Unidas Mexicanas publicara las denuncias de tres mujeres que trabajaron con él dijeron haber sufrido acoso sexual.

Otras protestas ocurrieron de manera física, principalmente en el centro del país. Algunas de las más comentadas por los medios de comunicación fueron las realizadas durante agosto. El día 16 de ese mes, centenares de mujeres se concentraron en la Glorieta de Insurgentes en donde bloquearon las avenidas e incendiaron la estación del Metrobús por la manera en la que las autoridades locales trataban la denuncia de una menor de edad que dijo ser abusada por policías.

(Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez)
(Foto: REUTERS/Jose Luis Gonzalez)

Ese mismo día, las manifestantes pintaron el Ángel de la Independencia como muestra de enojo por a la violencia contra las mujeres en México, lo que provocó opiniones divididas sobre la manera de protestar. Otro de los motivos por lo que las capitalinas decidieron protestar, fue el número de crímenes de género cometidos en la Ciudad de México. Este año se registraron 6 mil 507 crímenes sexuales, de ellos mil 163 fueron violaciones simples y 290 equiparadas. Lo que se traduce en que cada seis horas una mujer fue violada.

En noviembre del mismo año, en el Zócalo de la Ciudad de México y otros sitios del país, se protestó con la canción “Un violador en tu camino”, interpretada por Las Tesis en las manifestaciones de Chile el 18. Un mes antes de la actuación se dio el mayor número de delitos sexuales en contra las mujeres de todo el 2019. En octubre hubo 4 mil 830 denuncias, seguido de mayo y junio con 4 mil 720 y 4 mil 619 casos respectivamente.

Durante las primeras semanas de 2020, los crímenes contra las mujeres continuaron ocurriendo en México.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

“Cómo chingados no voy a estar enojada”: el grito desesperado de Yesenia, activista, mujer y madre de una hija asesinada

“Me quiero morir, no quiero saber nada”: la vida después del asesinato de Vanessa Ruiz

Objetivo cumplido aseguraron activistas: “Cada cosa que rompíamos fue con la intención de que lo voltearan a ver”




MAS NOTICIAS

Te Recomendamos