El canciller Marcelo Ebrard, acompañado de Jesús Seade, uno de los negociadores del Tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), ofreció este domingo una conferencia de prensa junto al liderazgo del Senado, después de una reunión de consulta para realizar enmiendas al acuerdo.

De acuerdo con el titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), después de poco más de cuatro horas de reunión, se fijaron las llamadas “líneas rojas” que tendrá la postura de México y, que a lo largo de la tarde, serán comunicadas a sus contrapartes estadounidenses y canadienses a través de Seade.

Éstas son: el rechazo a la propuesta de inspecciones laborales en los centros de trabajo mexicanos en Estados Unidos, donde en cambio se ofrece un panel de controversias; se propone un lapso de más de cinco años para que el acero fundido sea 70% de origen norteamericano y se rechaza el mismo parámetro para el aluminio.

Ebrard festejó la seriedad de los senadores en la reunión (Foto: Senado mexicano)
Ebrard festejó la seriedad de los senadores en la reunión (Foto: Senado mexicano)

Además, se aceptan los cambios en materia ambiental porque “México se encuentra más avanzado en ese tema, incluido el Cambio Climático”. En el caso de los biomedicamentos y los tiempos para su protección, México planteo “varias alternativas para que sea más ágil", sin dar más detalles.

Los temas fueron consultados por parte del gobierno federal ante la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Senado. Ebrard también resaltó que “más del 90% del acuerdo no está a discusión”, aunque sí “tendrá un adéndum”.

“Vamos a esperar la reacción de la contraparte”, añadió el canciller mexicano. “Nunca se había hecho una consulta en una negociación en turno de este tamaño con el Senado y todas sus fuerzas políticas. Quiero agradecer el profesionalismo de todos los senadores presentes. La seriedad con la que han actuado nos llena de optimismo”, concluyó.

(Foto: Graciela López/ Cuartoscuro)
(Foto: Graciela López/ Cuartoscuro)

Seade, el principal negociador del gobierno mexicano, no tuvo turno al micrófono, ya que en palabras de Ebrard, “lo pondríamos en un aprieto” si hubiese hablado antes de dirigirse directamente con sus contrapartes en la negociación. El subsecretario y negociador comercial para Norteamérica viajará a los Estados Unidos “de ser necesario” para comunicar la postura de México, indicó el canciller.

Ricardo Monreal, presidente de la Jucopo, señaló por su parte que desde el Senado también había un “optimismo razonado, aunque no exagerado", por la consulta del gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

“En los próximos días puede darse paso al envío del documento formal, con el protocolo de enmiendas”, señaló el también coordinador de Morena en el Senado, ya que Seade apenas informará de la postura, pero se seguirá “el proceso formal legislativo” para que sea el pleno el que apruebe el adéndum.

En Estados Unidos se discute entre la administración de Donald Trump y la Cámara de Representantes la ratificación del T-MEC (Foto: Archivo)
En Estados Unidos se discute entre la administración de Donald Trump y la Cámara de Representantes la ratificación del T-MEC (Foto: Archivo)

“Quiero resaltar que fue muy oportuno y además muy correcto que se haya ratificado el T-MEC por el Senado hace varios meses. Si no hubiese sido así estaríamos discutiendo aspectos torales sin ratificarse. Ahora no, se acotan, sólo se tocarán los temas que comentó el Canciller, los únicos que el Senado autoriza”, agregó Monreal.

“Fue una decisión política acertada”, coincidió Ebrard. “En Estados Unidos se está dando un proceso interno entre la administración federal y la Casa de Representantes, por lo que vamos a fijar una posición con el proceso abierto, no cuando ellos ya terminaron su proceso”, indicó Ebrard.

No aceptaríamos un tratado aprobado en Estados Unidos sin conocimiento previo de México, tanto del Ejecutivo como del Senado”, explicó el Canciller.

En la reunión y en la rueda de prensa también estuvo presente la senadora Mónica Fernández, presidenta del Senado, así como la secretaria de economía, Graciela Márquez.

MÁS SOBRE ESTE TEMA