Un busto del expresidente Carlos Salinas de Gortari se vendió ayer en 150.000 pesos, durante la tercera subasta de objetos personales del candidato a la presidencia asesinado en 1994 Luis Donaldo Colosio.

El evento se llevó a cabo el día de ayer, en la ciudad de Monterrey, Nuevo León; la Casa de Subastas GIMAU llevó el precio del busto de Carlos Salinas de 5.000 pesos a 150.000.

La pieza de 39 centímetros de altura, realizada en bronce con base de mármol negro, nombrada “Presidente de México”, tuvo 20 potenciales compradores, aunque en la subasta se ofrecieron objetos de mayor costo, el valor histórico fue lo que provocó la disputa entre dos personas

La puja subió de 10.000 en 10.000 pesos. De acuerdo al catálogo, el costo estimado estaba entre los 6.000 y 9.000 pesos, pero el precio creció por la competencia entre un comprador que se encontraba en el sitio de la subasta y otro que estaba vía telefónica, finalmente un comprador anónimo vía telefónica adquirió la pieza en 150 mil pesos.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

La última oferta que se ofreció fue de 160.000 pesos, pero no fue cubierta. Al final, un comprador anónimo vía telefónica adquirió la pieza en 150 mil pesos. Esta fase de la subasta fue la más emocionante de la noche y tuvo el precio más alto pagado por un objeto de la colección.

Gente cercana al grupo de trabajo de Salinas de Gortari acudió a la subasta, aunque se retiró temprano, señalaron asistentes. El busto de Salinas de Gortari es obra del escultor J. Camacho.

El ex presidente de México, Carlos Salinas, demostró sus aspiraciones políticas desde temprana edad. Utilizó vehículos presidenciales cuando aún no era el jefe de la nación y su padre fue calificado como "voraz" e "inmoral" por el centro de inteligencia mexicano a finales de la década de los 70.

La Dirección Federal de Seguridad (DFS) comenzó a espiar al ex mandatario en 1978 cuando se convirtió en subdirector General de Planeación en la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), pero fue hasta 1984 cuando detectaron que el político priísta ya tenía “aspiraciones mayores”.

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

Objetos personales, recuerdos, arte y regalos conformaron la subasta de posesiones de Luis Donaldo Colosio Murrieta y Diana Laura Riojas, la cual recaudó poco más de 300 mil pesos en su primer día.

Una parte de lo recaudado será donada a organizaciones que atienden a personas con cáncer. El motivo de la subasta alude al fallecimiento de Riojas hace 25 años, esposa del político priista y madre de Diana y Luis Donaldo, quien actualmente es diputado local en Nuevo León por Movimiento Ciudadano.

Las pujas comenzaron el lunes, y este martes por la noche se celebrará la última sesión, con la que los organizadores esperan incrementar el monto, pues poseen aún 430 piezas.

A través de redes sociales, GIMAU publicó parte de lo que será vendido: una caja humidificadora para puros, un guante y una pelota de béisbol, una campana con el nombre del desaparecido político, su pasaporte y otras identificaciones.

Por su parte, el diputado local Luis Donaldo señaló en el Congreso local que aún no se ha determinado a qué institución sería entregado el donativo.

“Aquí estaban (en Monterrey) la mayoría de las cosas, queríamos una casa de subastas seria. Mi hermana seleccionó los artículos. No hay una meta, lo que la gente quiera aportar. Yo quise mantenerme al margen. Procuro no apegarme a lo material”, opinó el hijo de Colosio Murrieta, quien fue asesinado en marzo de 1994.

Hace 25 años los mexicanos conocieron el nombre de Mario Aburto. Las autoridades dijeron que él fue quien asesinó a Luis Donaldo Colosio Murrieta, candidato a la presidencia por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), en las elecciones de 1994.

El Caso Colosio consternó a todo un país. Además de que sería el próximo presidente de México (sucesor de Carlos Salinas de Gortari), era muy querido por la gente.

La muerte del presidenciable Colosio cimbró al país... y a los mercados internacionales (Foto: Cuarosocuro)
La muerte del presidenciable Colosio cimbró al país... y a los mercados internacionales (Foto: Cuarosocuro)

Colosio era visto en aquellos años como el único político que podía hacer prosperar al país. Pero fue asesinado. Y Mario Aburto, su asesino.

El 23 de marzo de 1994 Colosio llegó a Tijuana para realizar eventos de proselitismo, y según versiones de periodistas que cubrían la campaña del futuro presidente, el acto en el barrio popular de Lomas Taurinas no estaba en la agenda inicial.

Aproximadamente a las 4 de la tarde, el candidato Colosio estaba llegando a la explanada de la colonia de Lomas Taurinas (la que tres meses más tarde llevaría su nombre), para ofrecer un mitin a más de 4 mil personas. Sin demasiada seguridad, el candidato sonreía, saludaba y se abría paso entre la gente que se amontonaba para entregarle una carta, saludarlo, abrazarlo o simplemente verlo. Una hora 12 minutos más tarde recibía dos disparos, uno de ellos en la cabeza que lo mataría.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: