Los crímenes contra los conductores del transporte público se han convertido en una situación común durante las últimas semanas (Fotos: Cuartoscuro)
Los crímenes contra los conductores del transporte público se han convertido en una situación común durante las últimas semanas (Fotos: Cuartoscuro)

En las regiones más recónditas de México sólo hay una ley. La del narco: si traficas droga, te persiguen, si denuncias, te matan. Así de simple.

Huir de ese mundo opresivo no es fácil, incluso si no se está dentro. En Guerrero, uno de los estados con más pobreza en el país, la situación de inseguridad no disminuye y ahora la disputa por el territorio es muy tensa.

La semana pasada, la violencia se intensificó en la zona de la joya turística de Acapulco, donde hubo detonaciones, vehículos quemados, y balaceras protagonizadas por células criminales locales que pelean por el control del sitio. Por los hechos fueron detenidas 19 personas.

Desde la caída del narco Arturo Beltrán Leyva (1961-2009) y la detención de Édgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”, en 2010, los criminales de Acapulco se asumieron como independientes; sin embargo, no tenían los contactos para traficar droga y se definieron como simples delincuentes sin cabeza, acostumbrados al robo, secuestro y extorsión.

Pese a que las autoridades tienen bien identificados a los líderes de cada sector al servicio de ese cártel y su modus operandi, no han logrado revertir los efectos de la narcoviolencia.

Incendios en Ciudad Juárez, Chihuahua (Foto: Twitter/l4nd3t4)
Incendios en Ciudad Juárez, Chihuahua (Foto: Twitter/l4nd3t4)

El 17 de septiembre, alrededor de las 12:45 horas, se alertó de la presencia de un grupo armado que roció con gasolina una unidad que se encontraba esperando turno de salida.

El chófer, quien se estaba dentro del camión, fue obligado a bajar de éste para incendiarlo. Afortunadamente no había usuarios abordo.

La narcoviolencia sobre incendios provocados también ha pegado a los empresarios, quienes han sufrido pérdidas económicas de hasta 60 por ciento por el daño a sus unidades

Ciudad Juárez, Chihuahua, también ha sido escenario de siniestros. En dicha zona, presuntos integrantes del grupo delictivo Los Mexicles han recurrido al narcoterrorismo como método de intimidación.

Desde el pasado martes hasta la fecha, los criminales de la facción del Cártel de Sinaloa han mantenido en jaque a las autoridades de los tres niveles de gobierno, debido a los incendios provocados en distintas zonas de la ciudad.

Los incendios provocados son un modus sistematizado dentro del grupo delictivo de Los Salazar (Foto: Especial)
Los incendios provocados son un modus sistematizado dentro del grupo delictivo de Los Salazar (Foto: Especial)

Hasta el momento, el fuego ha cobrado la vida de 27 personas y la destrucción total de 23 vehículos que fueron calcinados.

De acuerdo con las autoridades de la localidad, la racha violenta comenzó cuando se pretendía realizar una intervención oficial en el Cereso estatal número 3.

En el área fronteriza de México, un incendio provocado cobró la vida de cinco miembros de la familia LeBarón, que viajaba en una camioneta tipo SUV y fue asaltada por presuntos criminales de La Línea.

De acuerdo con los reportes, el pasado 4 de noviembre, los supuestos sicarios emboscaron tres unidades que viajaban de La Mora, Sonora a Galeana, Chihuahua. Una de las camionetas fue incinerada debido a una bala que perforó el tanque de gasolina.

Pero la versión de la familia indicó que el vehículo fue incendiado por los narcos.

Entre las escisiones del Cártel de Sinaloa, que operan en Sonora, Chihuahua, Baja California y Sinaloa, los incendios y los disparos son un modus sisematizado.

Un caso en particular son los actos de violencia generados por el grupo delictivo de Los Salazar, quienes han activado la alerta roja en la entidad de Sonora.

Los Salazar fueron señalados como presuntos responsables del incendio a una casa donde vivían dos menores de edad y dos adultos.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: