López Obrador ha dicho en diversas ocasiones que no se meterá en el proceso interno de Morena para elegir al presidente del partido, sin embargo, sí les sugirió aplicar una encuesta (Foto: Cuartoscuro)
López Obrador ha dicho en diversas ocasiones que no se meterá en el proceso interno de Morena para elegir al presidente del partido, sin embargo, sí les sugirió aplicar una encuesta (Foto: Cuartoscuro)

El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que no hay un “partido de Estado” y pidió a los servidores públicos abstenerse de mezclar sus funciones en el gobierno con asuntos partidistas, pero quienes lo hagan, se les pedirá su renuncia al cargo.

También dejó en claro que está prohibido utilizar recursos, programas sociales o cualquier otro bien para promover la imagen de una organización o designarlos en favor de alguien. Así lo expresó el mandatario en un memorándum enviado este martes a los funcionarios del gobierno.

Esta misma indicación se les hizo saber a los coordinadores de programas sociales en todo el país, con quienes se reunió López Obrador este mismo día. Durante su conferencia de prensa matutina trató este mismo asunto, donde dijo que los funcionarios que favorezcan a partidos, candidatos o procesos electorales de los partidos, se les pedirá su renuncia y se les denunciará ante la fiscalía electoral.

La instrucción presidencial se da en medio del proceso interno de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), fundado por López Obrador y con el cual llegó a la presidencia, para elegir al próximo presidente del partido.

Morena tiene conflictos internos para definir a su nuevo dirigente nacional. Se han registrado riñas y desacuerdos entre los militantes, por lo que se ha planteado suspender el proceso. El presidente del partido es elegido entre uno de los 300 consejeros nacionales, quienes a su vez son elegidos en las 3.000 asambleas distritales.

Sin embargo, varias asambleas han sido suspendidas por anomalías. Fue el caso de Iztacalco, donde contiende uno de los aspirantes a la dirigencia nacional de Morena, Mario Delgado, actualmente coordinador del partido en la Cámara de Diputados. En esa alcaldía se presentaron a casi el triple de personas de lo habitual, por lo que detuvieron la junta por considerar que “no había condiciones” para llevarla a cabo.

López Obrador se reunió con los coordinadores de programas sociales de todo el país para darles la indicación de no mezclar sus funciones con la militancia (Foto: Twitter @lopezobrador)
López Obrador se reunió con los coordinadores de programas sociales de todo el país para darles la indicación de no mezclar sus funciones con la militancia (Foto: Twitter @lopezobrador)

Ante esta situación, el mismo Delgado sugirió que el partido debe recuperar el método de la encuesta para elegir al dirigente nacional. En su opinión, las asambleas han despertado dudas respecto el padrón de militantes.

López Obrador se limitó a decir que les había recomendado hacer una encuesta, “afortunadamente no me hicieron caso”. Afirmó que algunos militantes lo han buscado, pero se ha rehusado a intervenir en las problemáticas al interior del partido que fundó. “Cuando alguien quiere tratarme el tema, inmediatamente les digo: no tengo nada que ver, no me importa, no me interesa; tengo otra encomienda”, aseguró.

Mario Delgado es uno de los aspirantes para contender por la dirigencia nacional de Morena (Foto: Cámara de Diputados)
Mario Delgado es uno de los aspirantes para contender por la dirigencia nacional de Morena (Foto: Cámara de Diputados)

En su conferencia de prensa matutina del lunes aseguró que no se metería en asuntos partidistas. Un día después demandó a todos los funcionarios públicos a hacer lo mismo. “Les recuerdo que el fraude electoral, por iniciativa nuestra, ya está tipificado en la Constitución como delito grave”, sentenció en el memorándum que envió este martes.

Tanto en el documento, como en la conferencia de prensa, mencionó que su gobierno emanó de una lucha que se llevó a cabo contra lo que él denominó como un “régimen autoritario y corrupto". En el pasado, “enfrentamos y padecimos fraudes electorales cometidos desde el poder; es decir, sufrimos la injerencia del gobierno y el uso de recursos públicos para favorecer a candidatos y partidos”, por lo que en su administración no actuarían de la misma manera, escribió.

Para el mandatario, en el proceso electorales de cualquier índole no debería haber “amiguismo, influyentismo, sectarismos”. Insistió en separar el partido del gobierno.

MAS SOBRE ESTE TEMA