Ninguno de los dos protagonistas ha dado detalles sobre su
Ninguno de los dos protagonistas ha dado detalles sobre su "encuentro" (Foto: Especial)

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, coincidió en un vuelo comercial con Raúl Salinas de Gortari, hermano del ex mandatario Carlos Salinas, rival político del primero, pero ambos se ignoraron.

De acuerdo con la agencia de noticias del estado mexicano Notimex, Raúl Salinas viajó en primera clase del vuelo 175 de Aeromexico, que este domingo salió desde el aeropuerto General Abelardo L. Rodríguez, ubicado en la ciudad fronteriza de Tijuana con destino a la Ciudad de México este domingo.

En el mismo avión, que partió desde el norte de México, también se encontraba el actual presidente del país, aunque en la clase turista, donde López Obrador siempre viaja, en su compromiso de mantener la austeridad gubernamental que ha sido uno de los ejes de su campaña y de su administración.

Raúl Salinas, esperando el resto de su equipaje en el aeropuerto capitalino (Foto: Especial)
Raúl Salinas, esperando el resto de su equipaje en el aeropuerto capitalino (Foto: Especial)

El tabasqueño, por protocolo, viaja siempre en los asientos que se ubican sobre las salidas de emergencia, y es el último tanto en el ingreso de pasajeros como en el descenso.

En el ingreso, López Obrador se cruzó por primera vez con el hermano mayor del ex presidente Salinas, ya que tuvo que pasar por la fila de asientos de primera clase, ubicados en el frente, para poder llegar a su lugar asignado. El vuelo, de acuerdo con el rastreador de vuelos “Flight Aware”, partió a las 11:30 horas (tiempo del Pacífico; 13:30 horas tiempo de la Ciudad de México) y arribó a las 17:00 horas (tiempo de la Ciudad de México).

En total, el viaje duró unas tres horas y media. A su llegada a la capital mexicana, Raúl Salinas y López Obrador volvieron a cruzarse, en esta ocasión en las bandas donde los pasajeros recogen sus respectivos equipajes. En ninguna ocasión, de acuerdo con el relato de Notimex, el presidente y Salinas se saludaron e incluso ni siquiera cruzaron miradas.

López Obrador viaja en vuelos comerciales y en clase turista, para cumplir con la
López Obrador viaja en vuelos comerciales y en clase turista, para cumplir con la "austeridad" que impuso en su administración (Foto: Cuartoscuro)

López Obrador se encontraba en el norte de México ya que, desde el viernes pasado, comenzó una gira, primero por Mazatlán y Guasave, en Sinaloa, y después por Baja California, en donde visitó el hospital rural de San Quintín y luego la ciudad fronteriza, desde donde regresó al centro del país.

Raúl Salinas, popularmente llamado “El hermano incómodo”, debido a una portada de la revista Proceso que lo llamó así en referencia al presidente Carlos Salinas, que gobernó al país entre 1988 y 1994, fue detenido en 1995, acusado entre otras cosas de enriquecimiento ilícito.

Sin embargo, el mayor de los Salinas también fue acusado de ser el autor intelectual del asesinato de José Francisco Ruiz Massieu, ocurrida en septiembre de 1994. El entonces líder nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), que gobernaba al país desde la década de los 30, estaba casado con Adriana Salinas de Gortari, hermana de Carlos y de Raúl.

El mayor de los Salinas de Gortari pasó diez años en la cárcel, pero fue exonerado en 2005 (Foto: Cuartoscuro)
El mayor de los Salinas de Gortari pasó diez años en la cárcel, pero fue exonerado en 2005 (Foto: Cuartoscuro)

Sin embargo, Raúl fue exonerado en 2005 del crimen de lavado de dinero, por lo que recibió todos sus bienes de regreso.

Por su parte, López Obrador y Carlos Salinas han sido rivales políticos desde principios del Siglo XXI. El tabasqueño, que ganó las elecciones presidenciales en 2018 tras dos intentos fallidos (2006 y 2012), aseguraba que Salinas era el líder de lo que llama la “Mafia en el poder”.

En 2003, cuando ocurrieron los llamados videoescándalos, donde funcionarios cercanos a López Obrador fueron captados en actos de corrupción cuando era el jefe de gobierno capitalino, el tabasqueño aseguró que quien orquestó aquel “complot” fue precisamente Salinas, a quien también adjudicó, junto a otros, la victoria de Enrique Peña Nieto en 2012.

Sin embargo, López Obrador ha asegurado que está dispuesto a perdonar a Carlos Salinas y a Enrique Peña Nieto. “No es mi fuerte la venganza. Lo que importa es sacar adelante a México. Yo no odio, no podría vivir así, soy muy feliz, yo no odio a nadie”, declaró en enero de 2018.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS: