En redes sociales circulan las imágenes del agresor (Video: ADN40)

El reportero Juan Manuel Jiménez de la cadena ADN 40 fue agredido por un hombre no identificado mientras narraba los pormenores de la marcha de protesta por la violencia contra la mujer en Ciudad de México.

El individuo se acercó al reportero y con el puño cerrado le dio un golpe en la cara el periodista quien inmediatamente cayó al piso, donde permaneció por varios minutos.

"Un poco impotente me siento en estos momentos porque tú lo sabes, a diario le damos voz a todo mundo y ver cómo se manifiestan las personas legítimamente", dijo el periodista al borde del llanto una vez que se recuperó.

Sin explicación alguna, el hombre le pegó al reportero con el puño cerrado (Fotos: captura de pantalla)
Sin explicación alguna, el hombre le pegó al reportero con el puño cerrado (Fotos: captura de pantalla)

"Hay que decirlo porque la violencia contra la mujer, el abuso sexual, los homicidios, este acoso sexual que a diario se da en el transporte público tiene que parar, por lo cual siempre cubrimos las marchas, también una voz a través de los medios de comunicación. Sin embargo, el día de hoy, la violencia se hace presente", agregó.

La Procuraduria General de Justicia de la Ciudad de México (PGJCDMX) señaló que le brindará asesoría médica, legal y jurídica.

En un primer momento distintos medios de comunicación señalaron que habían sido las manifestantes quienes agredieron al reportero televisivo y a otros periodistas, sin embargo, el video mostró que había sido un hombre de playera beige y gorra azul, de quien se empezó a difundir su fotografía en redes sociales.

La confusión se generó porque durante la marcha se registraron una serie de hechos violentos en los que mujeres y hombres encapuchados destrozaron una estación de Metrobús, prendieron fuego a una estación de policía y vandalizaron autobuses.

El reportero quedó tendido en el piso luego de la agresión (Foto: captura de pantalla)
El reportero quedó tendido en el piso luego de la agresión (Foto: captura de pantalla)

También se colocaron frente a un camión de bomberos para evitar que pasara a sofocar el fuego.

La convocatoria para la manifestación de este viernes pedía llevar diamantina. Desde las 18:00 horas, contingentes feministas comenzaron a llegar a la Glorieta de Insurgentes, en la alcaldía Cuauhtémoc, Ciudad de México, con pancartas en mano, en los que se podía leer "si me matan, si me violan, si me desaparecen, ¡destrúyelo todo!, "nos están matando y tú no haces nada".

En pintas realizadas a su paso se leían palabras como "pinches puercos".

Las manifestantes no permitieron que se acercaran hombres, ni siquiera reporteros o camarógrafos, al contingente. A quienes intentaban aproximarse les aventaban diamantina rosa, el símbolo de las protestas que hasta ahora habían sido pacíficas. El grupo que se había concentrado en la Glorieta de los Insurgentes salió a dar una vuelta alrededor y luego se concentraron frente a la Secretaría de Seguridad Pública, que fue blindada por al tres filas elementos de seguridad mujeres, quienes fueron agredidas en medio de los disturbios.

Esta semana, cientos de mujeres tomaron las calles para exigir un cese a la violencia policial y a la violencia de género. Los últimos casos denunciados, en los que los agentes han sido señalados como los criminales, detonaron las protestas.

Leer: Diamantina rosa: el insospechado objeto que se convirtió en símbolo de las protestas feministas

La última denuncia de una joven que presuntamente fue violada por policías capitalinos terminó con la paciencia de las mujeres, que marcharon hacia la Secretaria de Seguridad Ciudadana (SSC) y hacia la Procuraduría General de Justicia (PGJ); fue en este último punto donde se apropiaron de lo que ahora es un símbolo de la lucha feminista: la diamantina rosa.