Familiares realizaron el velorio de los restos de la joven Daniela, quién fue secuestrada luego de tomar un taxi al salir de su trabajo el pasado 18 de mayo. (Foto: Armando Monroy/Cuartoscuro)
Familiares realizaron el velorio de los restos de la joven Daniela, quién fue secuestrada luego de tomar un taxi al salir de su trabajo el pasado 18 de mayo. (Foto: Armando Monroy/Cuartoscuro)

Los padres de Daniela Ramírez Ortiz, la joven que abordó un taxi en Xochimilco y apareció muerta en la zona de Parres, en Tlalpan, recibieron los restos óseos de su hija este martes en el Instituto de Ciencias Forenses.

A las puertas del anfiteatro, los familiares acusaron que si bien ya tenían el cuerpo, no han visto avances en la investigación, pues ya han pasado tres meses desde que la joven de 18 años desapareciera después de haberse subido a un taxi.

Acusaron que la procuraduría no ha logrado detener al conductor que la noche del 19 de mayo llevó a Daniela hacia una zona en despoblado en Parres, en la alacaldía Tlalpan.

Un punto importante en la investigación es el teléfono celular de Daniela, sin embargo, éste no ha aparecido y de acuerdo con información del papá de la chica, el dispositivo es esencial para que la investigación no quede paralizada.

De acuerdo con el padre de Daniela, el teléfono celular es muy importante para continuar la investigación. (Foto: Armando Monroy/Cuartoscuro)
De acuerdo con el padre de Daniela, el teléfono celular es muy importante para continuar la investigación. (Foto: Armando Monroy/Cuartoscuro)

La relevancia del teléfono se debe a que la noche del 19 de mayo, después de que salió de trabajar de una pizzería y abordar un taxi que la llevaría a una fiesta en el pueblo de San Andrés, la joven envió mensajes de auxilio a uno de sus amigos en los que decía que el chofer la estaba llevando hacia el estado de Morelos.

En ellos le decía que el vehículo en el que viajaba había cambiado de dirección y que se alejaba de su destino: "Creo que el taxi me quiere secuestrar. Me está llevando casi a Tres Marías. Ayúdame", escribió Daniela y aunque pidió ayuda en repetidas ocasiones, el receptor de los mensajes no hizo nada.

Después de esa noches, nadie supo del paradero de la joven. Su madre creyó que se había quedado a dormir en casa de sus compañeros después de la fiesta, pero no volvió a tener contacto con ella.

En entrevista con la revista Proceso, el abogado de la familia, Alberto Pérez Rivera, informó que la averiguación sobre el asesinato de la joven continúa con un par de líneas de investigación: "el hallazgo del teléfono celular de Daniela, a través del IMEI y con la línea más obvia que tiene que ver con el o los taxistas involucrados".

La última conversación de Daniela fue con un amigo a quien le pidió ayuda (Foto: Especial)
La última conversación de Daniela fue con un amigo a quien le pidió ayuda (Foto: Especial)

Sobre la línea de investigación del celular se generaron dudas, pues el teléfono había dejado de operar desde el 19 de mayo, que fue el mismo día de la desaparición de Daniela. Sin embargo, el equipo volvió a funcionar a partir del primero de junio, fecha en que aparentemente fue comprado por un taxista a quien ya se interrogó.

"El taxista dice que lo compró el primero de junio en un puesto de tianguis y estamos ahorita buscando a la persona que le vendió el teléfono", explicó Pérez Rivera.

Por otra parte, informó que las autoridades capitalinas analizan si el caso continúa en la Fiscalía Especializada en la Búsqueda, Localización o Investigación de Personas Desaparecidas o si se transfiere a la Fiscalía Centrar de Investigación para el Delito de Homicidio. No obstante, este posible traslado entre dependencias podría rezagar la indagatoria.

El 11 de julio, la familia de Daniela Ramírez identificó el cuerpo de la joven que fue hallado en la alcaldía Tlalpan. Además, el colectivo #NiUnaMenos acompañó a los allegados de la joven y juntos levantaron pancartas en las cuales exigían justicia para Daniela.

Daniela Ramírez, de 18 años, desapareció el pasado 18 de mayo cuando se dirigía a una fiesta (Foto: Especial)
Daniela Ramírez, de 18 años, desapareció el pasado 18 de mayo cuando se dirigía a una fiesta (Foto: Especial)

Peritos de la Procuraduría General de Justicia hallaron dos osamentas en un terreno baldío al sur de la ciudad. La ropa en la que estaban envueltas correspondía a la que usaba Daniela al momento de su desaparición.

Además de las declaraciones de la familia en las que reconocían que la ropa pertenecía a la joven, las autoridades realizaron estudios periciales y de esa forma determinaron que los restos efectivamente correspondían a la muchacha.